¿Y si el Athletic gana la final de Copa?

Parece algo ilógico que el Athletic pueda ganar la final de Copa, ya que se enfrenta uno de los clubes más poderosos del mundo, el F.C. Barcelona. Además, lo hace en campo rival, el Camp Nou. Y enfrente tendrá al considerado como ‘mejor jugador del mundo’. Son muchos los factores que hacen pensar que sería ilógico que los bilbaínos alzaran la Copa, pero, ¿y si sucediera? ¿y si el Athletic gana la final?

Sería ilógico, fuera de toda racionalidad, pero así de ilógico y de irracional resulta hoy en día la supervivencia del un club cuya filosofía se basa en jugar únicamente con chavales de la tierra. Un club que arrastra tras de sí a todo un pueblo, de bilbaínos, vizcaínos y ciudadanos del mundo, porque los de Bilbao nacemos donde queremos. Un club que lucha contra lo establecido, contra un mundo en el que impera el mercantilismo, el dinero, la ganancia y el sálvese quien pueda.

11119113_883958098327765_722634518804505167_o

Sería ilógico, pero el fútbol no es una ciencia exacta, y ocurre que, en ocasiones, el poderoso hinca la rodilla ante la ilusión, las ganas y fuerza de voluntad del teórico rival más débil. Porque ejemplos hay muchos, y con el Athletic de protagonista algunos de ellos.

Ilógico fue lo sucedido el 28 de junio de 1958. Tras una temporada sin brillo, el Athletic alcanzó la final de Copa. Su rival, el Real Madrid campeón de Liga y de Europa. Para más inri, el partido debía jugarse en casa de equipo blanco, Chamartín. El todopoderoso Madrid de Di Stéfano se las prometía muy felices pero el triunfo cayó inesperadamente por 0-2 del lado rojiblanco, y nació la leyenda de los ’11 aldeanos’ que arrollaron en la capital.

 

También fue ilógico lo ocurrido el 5 de mayo de 1984. Aquella final, la última ganada por los ‘leones’, también fue épica. El rival, el Barcelona, llegaba, como el de ahora, con un plantilla cargada de estrellas, entre ellos, también el mejor jugador del mundo, y también argentino: Maradona. Y Migueli, Julio Alberto, Alexanco, Carrasco, Schuster. Los catalanes eran favoritos, lógicamente, pero un gol de Endika Guarrotxena dio el triunfo al Athletic.

0-as8189

Son meros ejemplos de situaciones ilógicas que a veces  suceden en el fútbol. Situaciones conocidas por el Athletic y repetidas a lo largo de su centenaria historia, y que, por qué no, pueden volver a repetirse.

60.000 personas arroparán a los ‘leones’ en Barcelona, haciendo que el Barça se encuentre desubicado al jugar en su estadio pero ante más aficionados rojiblancos que blaugranas. ¿No es ilógico que un club prefiera jugar una final en el campo del rival, siendo éste además campeón de Liga y finalista de la Champions League? Y todo por facilitar que el mayor número de aficionados posible pueda apoyar a los suyos.

aficion

Los suyos, porque es un sentimiento de pertenencia lo que mueve a la afición rojiblanca. Saben que ellos son parte del club y que sus jugadores, muchos de ellos tras haber rechazado suculentas ofertas económicas de otros equipos, decidieron quedarse en Bilbao, porque como dijo Matt Le Tissier: “Jugar en los mejores clubes es un bonito reto, pero hay un reto mucho más difícil: jugar contra ellos y ganarles”.

foto vía deia.com

foto vía deia.com

A eso se dedica y se ha dedicado el Athletic a lo largo de su historia, a superar ese tipo de retos, un caso único en la historia del fútbol, como dijo L’Equipe. Una filosofía que tiene detrás a un pueblo que sueña con volver a escribir una página en la historia, una página ilógica, irracional, que acaba con el paseo de la gabarra por la ría de Bilbao ante centenares de miles de soñadores que saben que, en ocasiones, los sueños se hacen realidad.

Borja Valbuena

Periodista, de Bilbao e hincha del Athletic. Más que pasión, devoción.

También te podría gustar...