Torino FC – Athletic Club: Vuelta a un infierno europeo

El 4 de mayo de 1977 el Athletic Club caía derrotado 1-0 ante la Juventus de Turín. Aquella noche,  Iribar y los suyos perdieron la ida de la final de la antigua Copa de la UEFA. Dos semanas más tarde, un 2-1 en San Mamés daba el pase a los italianos. El partido se disputó en el Estadio Olímpico de Turín, precisamente donde este jueves el Athletic Club volverá a pisar el césped parar enfrentarse al Torino.

Una cita con la historia que conectará como si un agujero en el tiempo atravesara ambos encuentros. En aquella ocasión se trataba de una final y en este de unos dieciseisavos, pero las sensaciones seguro que serán encontradas.

Además de lo emotivo del encuentro, los leones se enfrentarán a un importante partido o a una buena faena. Se puede mirar desde dos puntos de vista: faena porque en el momento y la situación que atraviesa el Athletic Club lo menos recomendable es irse de ‘picos pardos’ por Italia, y mucho menos sin Aritz Aduriz, máximo artillero. Y faena por otro lado también la que tendrán que hacer los leones contra los toros de Turín si quieren traer un buen resultado a San Mamés.

Inmersos en esa semifinal de Copa, latente en el horizonte, y con los deberes en Liga muy retrasados, lo que parece menos afortunado es involucrarse en estas aventuras.

Pero esto es Europa, es la Europa League, y los buenos recuerdos impregnan una competición que le debe dos al Athletic. Los chicos de Valverde no lo tendrán fácil, se enfrentan al Torino en uno de sus mejores momentos de la temporada.

Los turineses llevan sin perder en Serie A desde finales de noviembre, cuando cayeron derrotados 2-1 contra el Inter. Hasta este fin de semana su balance es de cinco victorias y cinco empates en la Serie A, aunque de los últimos cinco han ganado cuatro. Si bien en Copa cayeron derrotados 1-3 por la Lazio en octavos de final el pasado 14 de enero, por lo que la carga de partidos ha sido menor.

El Torino se encuentra a cinco puntos de Europa, empatado con el Inter y dos puntos por encima del Milan. No solo ha detenido la sangría que sufría en la primera fase del campeonato, sino que ahora mismo es uno de los equipos más en forma del Calcio. Los refuerzos en el mercado invernal también han sido de gran ayuda: Maxi López, Castellazzi y Alexander Farnerud son algunas de las nuevas caras que presentan ‘los toros’.

La delantera suma goles a la par que experiencia: Amauri y Quagliarella con 32 y 34 primaveras respectivamente le aportan veteranía a un equipo que falta no le hace, ya que promedian más de 28 años de edad.

Para pararlos, Valverde no contará ni con Aduriz, ni Susaeta ni Balenziaga. El Txingurri da mayor importancia al enfrentamiento del próximo domingo frente al Rayo y no arriesgará con sus efecticos. A la convocatoria han vuelto hombres como Kike Sola, que junto a Williams y Viguera se jugarán las posiciones de ataque. Lo más probable es que el joven Williams sea la punta de lanza junto a Muniain y Unai López. En el lateral izquiero, Aurtenetxe volverá a ocupar el puesto de Balenziaga junto a Etxeita, Laporte e Iraola, por lo que De Marcos jugaría más adelantado.

Ida de unos 1/16 de final que casi marean viendo el largo camino que aún habría que recorrer hasta la gran final. Pero si algo positivo puede sacarse de Turín es ilusión y refuerzo. Hasta ahora las cosas no han marchado como se esperaba en la temporada, pero en Europa League se puede conseguir un punto de inflexión y quién sabe qué puede pasar. No lo tendrán fácil, pero el Torino tampoco. La faena está a punto de comenzar.

Ficha técnica:

Torino:  Padelli; Bovo, Glik, Moretti; Peres, Benassi, Gazzi, Farnerud, Darmian; Quagliarella y Martínez.

Athletic Club: Iraizoz; Iraola, Etxeita, Laporte, Aurtenetxe; Rico, De Marcos, San José; Unai López, Muniain, Williams.

Árbitro: Michael Koukoulakis (Griego)

Estadio: Olímpico de Turín, capacidad para 28.140 espectadores.

Pedro Almendro

De la mejor tierra y de la mejor filosofía: extremeño y del Athletic. No dejes que una noticia estropee la realidad.

También te podría gustar...