RCD Espanyol 0 – 0 Athletic Club: Empate insulso en un partido espeso

Reparto de puntos tras 90 minutos repletos de imprecisiones por parte de ambos conjuntos, más preocupados por mantener el orden táctico y defensivo que por buscar la meta contraria. Sin un referente que diera un paso adelante para impulsar a su equipo, tanto locales como visitantes han tenido que conformarse con unas tablas que, aunque otorgan a los dos contendientes una situación tranquila de cara al parón liguero, deja en el aficionado la sensación de que el partido podría haber sido algo más dulce.

No comenzaba bien la tarde para los leones y es que poco después del pitido inicial Mikel Balenziaga tuvo que ser atendido por un corte en la ceja, producto de un choque contra la cabeza de Víctor Sánchez. No hubo problemas para el capitán periquito pero el lateral rojiblanco abandonó el campo ligeramente conmocionado. Por suerte, pudo regresar al terreno de juego minutos más tarde.

Tras un tímido intento de sobreponerse por parte de los de Valverde, los blanquiazules se hicieron con el dominio de la pelota. Las ocasiones, por tanto, se forjaban por parte del Espanyol, pese a que lo hicieran con cuentagotas. Y en una de esas limitadas oportunidades, Hernán Pérez erró al no lograr conectar de volea un magnífico centro cuando se encontraba libre de marca en el área rival. El mismo futbolista paraguayo fue el receptor de un pase en profundidad que, aunque la jugada estaba invalidada por fuera de juego, obligó a Etxeita a lanzarse al suelo para bloquear el disparo, recibiendo un golpe en el muslo debido al cual tuvo que ser sustituido.

Durante el primer periodo, Diego López se mantuvo como un espectador más, sin intervenir directamente en el juego salvo algún saque de puerta. El Athletic se encontraba incómodo a la hora de trenzar las jugadas, sin fluidez y viéndose incapaz de inquietar a la defensa local. Por contra, a la hora de impedir que los de Quique Sánchez Flores perforasen la meta de Kepa, los bilbaínos se mostraron bastante correctos. No obstante, no lograron evitar algunos acercamientos como el disparo que Gerard Moreno efectuó con pierna izquierda y que pasó por encima del travesaño poco antes de llegar al descanso.

Una vez reanudado el encuentro, la banda conformada por De Marcos y Williams parecía sacar a relucir el ímpetu que poseen mediante un par de buenas internadas hasta línea de fondo. Aún así, los anfitriones se jactaron una y otra vez de obstaculizar los centros desde los laterales para que Aduriz no recibiera ningún balón en condiciones. Lo que no pudieron interceptar fue un gran pase de Mikel Rico a la espalda de los centrales que el veterano ariete acomodó con el pecho, pero cuando ya tenía toda la ventaja su disparo terminó en las gradas.

A medida que avanzaban los minutos y si bien Raúl García acababa de entrar en el campo, los del Txingurri fueron disminuyendo la intensidad ofensiva. Los anfitriones aceptaron el papel de protagonistas buscando los costados para surtir de centros al recién incorporado Caicedo. Los leones se vieron encerrados en su campo con Yeray ejerciendo una vez más como mariscal de la defensa; concentrado, aseado y sin errores.

Al final de la contienda la balanza pudo haberse decantado para cualquier lado. Primero, Muniain no llegó por poco a un pase que a punto estuvo de empujar casi en la línea de gol. Después, Gerard Moreno se llevó las manos a la cabeza cuando observó que su testarazo tras un milimétrico centro de Reyes, finalizaba descansando entre las manos del portero rojiblanco.

Duelo descafeinado y bastante espeso por parte de dos conjuntos que no pusieron todo para llevarse la victoria. Los blanquiazules siguen sin ganar en casa tras 5 jornadas como local. Los bilbaínos, con una alineación inicial más que inusual, alargan su mala racha en el feudo perico y además pierden a Xabier Etxeita por lesión. En definitiva, nadie se va demasiado satisfecho de un partido con poco fútbol y que deja a todos deseosos de un mejor sabor de boca.

Ficha técnica:

RCD Espanyol: Diego López; Víctor Sánchez, David López, Diego Reyes, Aaron Martín; Hernán Pérez, Javi Fuego, Jurado, Piatti (Caicedo, min.63); Gerard Moreno, Leo Baptistao (Reyes, min. 84).

Athletic Club: Kepa; Bóveda, Etxeita (De Marcos, min. 37), Yeray, Balenziaga; Vesga, Mikel Rico, Williams, Eraso, Sabin Merino (Muniain, min. 70); Aduriz (Raúl García, min. 60).

Árbitro: Trujillo Suárez. Amonestó a Javi Fuego por parte del RCD Espanyol y a Eraso y Mikel Rico en el caso del Athletic Club.

Incidencias: 22.835 espectadores acudieron al RCDE Stadium. Como es habitual, durante el minuto 21 se ovacionó con aplausos a Dani Jarque.

Jon Izquierdo Coca

Estudiante de Medicina en la UPV/EHU. Aficionado al buen fútbol e incondicional del Athletic Club.

También te podría gustar...