Los no-fichajes del Athletic Club

Athletic Club no es solo un club o una mera marca registrada. Es algo mucho más que eso, es una idea, una filosofía. Jugar con tan solo futbolistas nacidos en Euskal Herria es una verdadera hazaña que en pleno 2014 muchos no acaban de comprender. Todo esto provoca que el mercado al que aspira sea muy reducido, y en sus cotas más altas se encarezca en gran medida. En resumen, poco y caro.

A continuación daremos los nombres de todos los no-fichajes del Athletic:

Illarramendi (Real Madrid)

Con el ‘overbooking’ generado en el centro del campo blanco, se esperaba poder conseguir la cesión del ex realista. La clasificación para Champions exigía refuerzos, y ofrecer al jugador jugar en Europa parecía casi perfecto para conseguir el pase del de Motrico.

Xabi Alonso (Bayern Múnich)

Otro de los casi imposibles pero posibilitado de llegar al Athletic. Su salida del club blanco junto a Ángel Di María ha despresurizado al equipo merengue y ha ocasionado que el citado Illarra tenga el futuro más despejado, pero en tierras madrileñas. El proyecto del Bayern de Múnich, supliendo a Javi Martínez y Thiago, le augura muchos minutos en Alemania.

Monreal (Arsenal)

Desde que se marchó de Osasuna comenzó a apetecer en Bilbao. El lateral del Arsenal sería un gran refuerzo para ayudar a Balenziaga en banda izquierda. Sin embargo, la lesión del defensa ‘gunner’ Kieran Gibbs en su tobillo derecho le dejará más de 5 meses KO, lo que ofrece a Monreal la oportunidad de volver a ser titular.

César Azpilicueta (Chelsea)

Otro pamplonés que se escapó entre los dedos. Su marcha a Francia por unos 7 millones hará tirarse de los pelos a más de un directivo del Athletic. ‘Azpi’ es el futuro lateral derecho de La Roja y uno de los favoritos de Mourinho, que llegó a afirmar que con once como él podrían ganar la Champions. Con el cariño del entrenador y el potencial de su equipo, difícil sacarlo de Londres.

Raúl García (Atlético)

Cuando las llegadas de Mandzukic y Griezmann parecían dejarle casi sin opciones de nuevo en el Atlético, él va y se pone a meter goles a pares. Siendo uno de los mejores del Atleti en pretemporada y convertido en nuevo estandarte del ‘cholismo’, resultaría muy complicado convencerle para que cambie de escudo a pesar de que los colores serían los mismos.

Mikel Arteta (Arsenal)

Uno de los fijos en el esquema de Arsene Wenger. Amo en el centro del campo de los de Holloway. Juega en un equipo con mucho potencial para ganar títulos en Inglaterra y Europa, por lo que tampoco sería fácil de convencer. Igualmente, a sus 32 años llegar a un centro del campo plagado de juventud y lucha puede que le relegara al banquillo.

Fernando Llorente (Juventus)

¿Quién tendría más valor? ¿Fernando Llorente volviendo después de la forma en la que se marchó o el Athletic pagando por un jugador que acabó saliendo gratis del club? Sus goles serían de gran ayuda, aunque Valverde tendría que modificar su estilo de juego para darle acomodo. La vuelta del riojano puede producirse algún año, pero recién comenzada su segunda temporada en la Juve, a priori de confirmación, no es nada probable ver la vuelta del último gran nueve.

Antoine Griezmann (Atlético)

La perla de la Real y de Francia. Antoine ya demostró en el pasado su poca afinidad con la entidad de Urrutia. En San Sebastián le dieron todo lo que tiene y no «traicionaría» a los suyos yendo al máximo rival. Donde sí se ha ido, y por eso es a día de hoy imposible su fichaje, es al Atlético de Madrid. En el Manzanares se le prometen grandes noches, y San Mamés se queda muy lejos de una de las promesas más prometedoras del fútbol.

La realidad del club rojiblanco es esta. El Athletic, como cualquier otro equipo, podría haberse envuelto en la maraña globalizadora del fútbol actual. Podría haber fichado, vendido y jugado bien sus cartas para ser uno de los clubes más potentes a nivel deportivo y económico del mundo. Pero no, decidió recorrer una senda diferente y por la que se destaca del resto, dejando a un lado lo meramente superficial y deportivo.

A buen seguro que si en los años 40 se hubiera abierto al mundo, actualmente tendríamos una gran maquinaria de hacer dinero como los otros dos. Pero no.

Todo un pueblo y sus simpatizantes, sin duda, ven como un triunfo tan grande como el de la Champions es aderezado aun más con esta filosofía que caracteriza, da identidad y hace ser diferente al club. Fichajes van, fichajes vienen, y el Athletic Club se mantiene.

Pedro Almendro

De la mejor tierra y de la mejor filosofía: extremeño y del Athletic. No dejes que una noticia estropee la realidad.

También te podría gustar...