La sombra del ‘Txopo’ es alargada

Foto vía athleticzales.foro-phpbb.es

Cuando el 12 de diciembre de 1979 José Ángel Iribar decide colgar los guantes en San Mamés tras un partido de Copa frente al Club Deportivo Getxo, una profunda desazón se apodera de la familia rojiblanca. Después de 18 temporadas consecutivas bajo los tres palos de la meta bilbaína, no hay un sucesor claro.

El ‘Txopo’ se retira del fútbol activo, aquejado de problemas de espalda y cintura. Por detrás deja una estela de 614 partidos oficiales con el número “1” del Athletic Club a la espalda; 49 con la selección española; dos títulos de Copa; tres subcampeonatos de Copa; uno de Liga; uno de Copa de la UEFA en la temporada 76-77; y un Trofeo Zamora en la campaña 69-70. El mítico Iribar se marcha, y con él se va la leyenda.

El puesto de portero en el Athletic Club no es especial. Es sagrado. Históricamente, y debido a la fructífera cantera vasca en esta demarcación, su dueño y la labor que realice son meticulosamente observados con lupa por la ‘cátedra’ de San Mamés. La parroquia rojiblanca, a cambio de admiración y devoción, exige sobriedad, seguridad y longevidad. No en vano, entre 1942 y 1979 sólo tres porteros se suceden, salvo esporádicas ausencias, en la meta bilbaína: Raimundo Pérez Lezama, Carmelo Cedrún y el propio José Ángel Iribar. Un periodo de casi 40 temporadas en los ya 118 largos años de historia del Club. Lo dice todo.

El relevo

Zaldua, Agirreoa, Andoni Cedrún, hijo del mítico Carmelo, y Carlos Meléndez intentan cubrir el profundo hueco dejado en la portería del Athletic Club tras la despedida del ‘Txopo’. En la mayoría de los casos, no superan el inexorable juicio al que San Mamés les somete jornada tras jornada. El legado del Iribar pesaba demasiado, no se encontraba al heredero adecuado y la meta rojiblanca parecía quedarse en una situación de orfandad irremediable.

Tampoco lo tuvo mucho más fácil Andoni Zubizarreta, el siguiente en aparecer en escena. El meta de Aretxabaleta aterrizaba en Bilbao en el año 1981 procedente del Deportivo Alavés; y solo el aval del propio Iribar, por entonces ya entrenador de porteros en Lezama, le dio el beneplácito de la grada. ‘Zubi’ fue el dueño durante cinco campañas del número “1” del equipo bilbaíno, consiguiendo dos Ligas, una Copa y otro subcampeonato en el torneo del KO. En 1986 fichó por el equipo blaugrana de la Ciudad Condal.

A Zubizarreta le sucede Vicente Biurrun (173 partidos oficiales como rojiblanco) fichado de Osasuna; posteriormente toma el relevo el canterano Patxi Iru (77). Luego llegó Kike Burgos (22 encuentros). Más tarde, es el turno de Juanjo Valencia (195); Imanol Etxeberria (120); Jorge Aizkorreta (8); Iñaki Lafuente (151); Dani Aranzubia (189); Armando Ribeiro… nadie parecía ser lo suficientemente bueno y el mejor siempre estaba por llegar en la siguiente hornada de cachorros de Lezama. A la espera de la aparición bajo palos del nuevo Mesías, San Mamés devora guardametas a una velocidad vertiginosa. En resumen: 36 años después de la marcha de José Ángel Iribar, más de 15 porteros han intentado, con más sombras que luces, hacer olvidar a la afición el legado del ‘Txopo’. Justo lo contrario que la estabilidad vivida en la portería rojiblanca en las casi cuatro décadas precedentes.

Nueve temporadas de estabilidad

En la temporada 2007/08 llega, procedente del RCD Espanyol, Gorka Iraizoz. El meta navarro, que ya había militado anteriormente en el Bilbao Athletic y CD Baskonia, segundo filial rojiblanco, viene de cuajar una notable campaña con el conjunto perico. Iraizoz regresa al ‘botxo’ después de lo que la afición rojiblanca denomina ‘bienio negro’, dos temporadas nefastas, las que van de 2005 a 2007, en las que el equipo está muy cerca de descender a Segunda División. Lo hace de la mano del, por aquel entonces, recién elegido nuevo presidente Fernando Macua y con Joaquín Caparrós de entrenador. A partir de entonces, el club vive una época de estabilidad institucional y deportiva que también tiene su reflejo en la portería del Athletic Club: Gorka Iraizoz suma ya nueve campañas en Bilbao, con 352 partidos oficiales disputados, todo un récord, si tenemos en cuenta los antecedentes expuestos con anterioridad.

Foto vía 100x100fan.com

Foto vía 100x100fan.com

De cualquier forma, quien piense que lo suyo ha sido un camino de rosas, se equivoca. El meta navarro también ha estado en el punto de mira de los aficionados rojiblancos. Y es justo reconocer que ha tenido sus altibajos en este largo recorrido, como cualquier otro jugador. Pero, al menos, ha habido dos intentos de derrocamiento de su reinado bajo los tres palos. El primero en intentarlo fue Marcelo Bielsa, concediendo galones de titular a Raúl Fernández-Cavada, actual guardameta del CD Mirandés. Ernesto Valverde, en la primera campaña de su segunda etapa en Bilbao, arriesgó con Iago Herrerín nada más arrancar la competición, aprovechando una lesión del navarro. Ambos experimentos fracasaron e Iraizoz ha recuperado siempre su sitio como meta titular del Athletic Club. Finaliza contrato en junio de este año, aunque en el mismo se establece una claúsula de prórroga por una temporada más. En 2017 también termina su vinculación con la entidad bilbaína Iago Herrerín.

El futuro

Dos son los nombres propios que durante estas semanas acaparan la atención en las tertulias y corrillos de los aficionados rojiblancos: Kepa Arrizabalaga y Álex Remiro.

El ondarrutarra Kepa Arrizabalaga ingresó en Lezama como alevín y se ha recorrido todo el escalafón de categorías de la cantera rojiblanca. Con 17 años dio su salto al CD Baskonia, segundo filial del Athletic Club; y en la campaña 2013/14 Ernesto Valverde lo reclutó para hacer la pretemporada con el primer equipo, convirtiéndose en el tercer guardameta de la plantilla. Además, ha sido internacional sub-17, sub-19, sub-20 y sub-21, consiguiendo el Campeonato de Europa sub-19 en 2012 con una actuación muy destacada. En el mercado de invierno del año pasado, marcha en calidad de cedido a la SD Ponferradina, donde es titular indiscutible. En verano de 2015, Kepa acepta volver a hacer las maletas y esta vez elige como destino el Real Valladolid, donde sigue dando muestras de su sobriedad y seguridad.

Foto vía athleticbilbaohooligans.files.wordpress.com

Foto vía athleticbilbaohooligans.files.wordpress.com

Kepa está llamado a ser el guardameta de futuro del Athletic Club. Durante estas pasadas temporadas, no le han faltado ‘pretendientes’ de primera fila tanto en la Liga BBVA como en la Premier, pero él siempre ha mostrado el deseo de alcanzar su sueño de defender la portería del Athletic Club. Cualidades le sobran a raudales y está muy cerquita de conseguirlo.

Pero mucho ojo con Álex Remiro. El guardameta de Cascante ha ido justo un pasito por detrás de Kepa en Lezama desde que llegó en edad cadete e incluso es suplente del actual jugador del Real Valladolid en las convocatorias de las distintas selecciones españolas de categorías inferiores. La temporada pasada, con la cesión de Kepa a la Ponferradina, se hizo cargo de la meta del Bilbao Athletic y con sus destacadas actuaciones contribuyó, al igual que el resto de compañeros, al retorno del equipo cachorro a Segunda División A diecinueve años después de su descenso. Esta campaña está siendo un auténtico valladar en el equipo de ‘Cuco’ Ziganda. Tal es así que ha sido designado como mejor portero del pasado mes de noviembre en la Liga Adelante y es uno de los integrantes del once revelación de la primera vuelta en dicha competición, teniendo en cuenta que nos estamos refiriendo al guardameta del equipo colista de la categoría.

Lo cierto es que los técnicos y responsables de Lezama y del Athletic Club no van a poder aplazar por mucho más tiempo una decisión firme sobre el futuro de Kepa Arrizabalaga y Álex Remiro. Ambos crecen deportivamente y muestran sus credenciales, jornada tras jornada, como porteros de grandísimo futuro. Difícil papeleta, la verdad. Pero, 36 años después de la marcha de Iribar, la entidad bilbaína tiene ante sí el reto de volver a engrandecer la leyenda de la portería de La Catedral con estos dos candidatos. La historia y afición rojiblanca esperan a su nuevo ídolo.

También te podría gustar...