Enero movido en las oficinas de Ibaigane

Foto vía athletic-club.eus

Foto vía athletic-club.eus

La oficina de Ibaigane ha vivido uno de los inviernos más concurridos de las últimas temporadas. Renovaciones, altas, bajas, rumores… Un sinfín de noticias en las que destacan las renovaciones de jugadores para el futuro de la entidad, así como próximas incorporaciones para próximas temporadas. Desde Iago Herrerín hasta la sorprendente de Kepa Arrizabalaga, dando un vuelco total a lo pensado por todos los aficionados. Laporte siguió con esas sorpresas, con su marcha al City y, con ello, llegó el primer fichaje del Athletic en dos años: Iñigo Martínez.

Poco a poco, el Athletic Club fue atando cabos de cara a futuras temporadas. El primero en hacerlo fue Iago Herrerín. El portero renovó hasta el año 2021, con una cláusula de rescisión de 50 millones. Le siguieron, casi de inmediato, Xabi Etxeita (hasta 2019) e Iñigo Lekue (2023). Las visitas de jugadores al despacho de Urrutia continuaban, pero la más importante para los aficionados aún no llegaba. Sorprendió la renovación de Iñaki Williams, que firma hasta la temporada 2025, comenzando la cláusula de rescisión en 80 millones, que subirá progresivamente hasta los 108.

Lunes, 22 de enero. Saltó la noticia. «El Athletic Club y el jugador Kepa Arrizabalaga han suscrito el acuerdo de renovación por el que el jugador permanecerá en la disciplina rojiblanca hasta el 30 de junio de 2025. La cláusula de rescisión será de 80 millones de euros», rezaba el comunicado web. Sí, la central de rumores del presente año en el club rojiblanco se quedaba en el equipo. Alivio para los aficionados, pues la inmensa mayoría le veía haciendo las maletas para irse de equipo. Dos días y el mercado retumba con nuevos rumores. Ahora es el central Laporte.

Aymeric Laporte tuvo la oferta del City hace varias temporadas, pero lo rechaxó. El City de Guardiola volvió a ponerse en su camino, y esta vez, no pudo decir que no. El francés se marchaba, previo pago de su cláusula de 65 millones de euros. Tocaba mover ficha. Ibaigane no descansaba. Cuando era un alivio para Urrutia la no-salida de Kepa, llega Laporte y se va. La ficha no iba a estar muy lejos. Concretamente, a 112 km dirección San Sebastián desde Bilbao.

A falta de dos días para el cierre, salta la noticia que retumba la Concha e incluso el Guggenheim. Iñigo Martínez, canterano y uno de los capitanes de la Real Sociedad, cambia de banda y se pasa al eterno enemigo por 32 millones de euros. La noticia sorprende tanto en un bando como otro. Las relaciones entre ambos equipos se enfrían más todavía después de esta jugada. El conjunto rojiblanco ve en el central el recambio perfecto para la marcha de Laporte. Su salida duele en Donosti.

Se llegó al mes de febrero, y con él, el final del mercado de fichajes invernal. Urrutia ha movido ficha de cara a las próximas temporadas, algo a lo que estamos poco acostumbrados en el Botxo. Llega el primer fichaje en dos años, y para el próximo mes de junio llegan Ander Capa y Cristian Ganea. En el apartado de salidas, además de la de Laporte, llega la de Eneko Bóveda, defensa que apenas contaba con oportunidades y se marcha al Deportivo.

Alejandro Sánchez

Graduado en Periodismo por la UPV/EHU. Estudiante de un Máster en Comunicación y Periodismo Deportivo. Redactor del CD Mirandés y actualmente en el Athletic Club.

También te podría gustar...