Atlético de Madrid – Athletic Club: Tarde de pasión y sentimentalismo en el Calderón

El encuentro va más allá de lo normalmente establecido y como tal, mis reflexiones previas deben seguir su camino. Más allá de los noventa minutos, de los tres puntos en juego y de la aparente obligación de sumar una nueva victoria para seguir en la carrera de sendos objetivos, la tarde de hoy se presenta realmente especial.

Será una tarde de sentimientos encontrados. La grada deberá sumar a su estado de euforia habitual la nueva oportunidad de asalto al liderato que, sin predicción alguna, se ha presentado hoy, pero esta alegría que inunda al seguidor rojiblanco desde su vuelta al éxito contará con un componente nostálgico y melancólico innegable. El aficionado se volcará de nuevo con los suyos, de forma merecida, pero lo hará también, con mayor justificación si cabe, con el que ha sido fiel representante de la filosofía atlética, pieza fundamental, en la sombra, de los logros conseguidos y símbolo de la pasión para la parroquia rojiblanca.

Raul García volverá a pisar, en calidad de visitante, el césped del Vicente Calderón ajeno, según afirmo en rueda de prensa, al carácter sentimentalista de la tarde. Profesional, como acostumbra a ser, el futbolista navarro será testigo del homenaje que la afición atlética le espera rendir desde el mismo día de su marcha en la más estricta seriedad, dotando de mayor importancia, a pesar de su agradecimiento y motivación, al encuentro en si.

Lejos de la sensibilidad y la ofrenda, donde se sentirá más cómodo el propio Raul, el carácter competitivo del duelo también se muestra, cuanto menos, estimulante para todo aficionado al fútbol. Los hombres de Simeone cuentan, sin haberlo esperado, con la primera oportunidad del curso para hacerse con el (co)liderato tras el empate, más que destacable, del Deportivo de la Coruña en el Camp Nou.

Simeone tratará, como afirmó en rueda de prensa, de interpretar este momento de la Liga y trasmitir con hechos lo que busca el conjunto, un objetivo compartido que hoy, a pesar de maquillado como siempre, hoy se muestra más visible que nunca. La trayectoria ascendente y la regularidad mostrada por los rojiblancos frente a la debilidad rival en la actualidad llaman al optimismo, siempre medido y regulado por un discurso moderado, aunque exitoso, al que desde el club se vuelven a aferrar.

Gabi volverá a ejercer de «cinco» en el primer encuentro como locales tras la baja de Tiago. El capitán, que ya hizo las veces de director entre semana en Lisboa, se presenta cómodo y servicial ante la nueva oportunidad del técnico argentino, quien vuelve a dar importancia en el terreno de juego a una de las principales figuras del plantel, formando un centro del campo sólido en defensa sumando a Koke y Saul.

Ante la regularidad en el resto del once, donde vuelve Giménez al centro de la zaga, debemos destacar la presencia de Fernando Torres, escoltado en la punta de ataque por Carrasco y Griezmann, quien aportará todavía más pasión al atardecer en caso de anotar su gol centenario vestido como rojiblanco.

El (co)liderato, el tanto histórico de Fernando y el jolgorio formado por el merecido homenaje a Raul serán puestos seriamente en duda por el Athletic Club. Los vascos esperan, al igual que el técnico local, un partido abierto e intenso. Ante las distintos recursos de los atléticos, quienes podrán, según Valverde, mostrar un fútbol de contras o una apuesta más elaborada, el conjunto visitante hará de su defensa, potenciada por la falta de acierto local, el mejor de sus ataques, aprovechando más tarde la participación de un Aritz Aduriz inconmensurable y mejorado, según Simeone, por la presencia del propio Raul García.

Valverde plantea el encuentro como «una prueba de fuego». A tan solo un punto de entrar en competiciones europeas, los leones tratarán de ofrecer la mejor de sus imágenes lejos de San Mamés, aunque se mantienen prudentes y tranquilos frente a la posibilidad de conseguir participación continental a día de hoy. El técnico vasco puso un punto de cordura y paciencia al afirmar que «estar en la jornada 18 o en la 25 en puestos europeos es lo mismo, lo que interesa es la 38. Cuantos más puntos sumes tienes cierto margen. Lo que intentamos es sumar, pero sabemos que nada es definitivo»

La disputa es innegable. El sentimiento, más todavía. La tarde promete, como poco, emoción. La fecha estaba señalada por todo aficionado local y parece que no defraudará.

Posibles alineaciones:

Atlético de Madrid: Oblak; Juanfran, Giménez, Godín, Filipe; Koke, Gabi, Saul; Griezmann, Carrasco y Torres.

Athletic Club: Iraizor; De Marcos, Etxeita, Laporte, Balenziaga; Iturraspe, Beñat; Sabin Merino, Iñaki Williams, Raul García; Aduriz.

También te podría gustar...