Athletic Club 1 – 2 Real Madrid: El Athletic sucumbe en un partido que no mereció perder

El horario no acompañaba, pero el contexto si. El líder visitaba San Mamés, y lo hacía en un momento de la temporada en el que el aficionado del Athletic más lo necesitaba. La reciente eliminación europea, añadida a la caída en Copa ante el Barcelona a principios de año, hace que se presente un final de temporada con un solo objetivo para los rojiblancos, repetir clasificación europea un año más. Y el cometido no es baladí, no son pocos los equipos que quieren hacerse con las codiciadas plazas de Europa League, pero la pasada victoria a domicilio en el derbi, rompiendo al fin con una racha de 9 partidos sin conocer la victoria a domicilio, añadida a los satisfactorios resultados conseguidos anteriormente como locales, y a la vuelta de Aduriz, hacían presagiar el comienzo de una racha positiva para los de Lezama.

Por ello, San Mamés se vistió con sus mejores galas, la mejor entrada registrada en dos años, pese a a ser día del club (el socio debía pagar una parte de la entrada para asistir), anticipaba un partido intenso y dificil para el conjunto de la capital. Pero aunque así lo fue en determinadas fases del partido, los de Valverde no lograron alcanzar el grado de contundencia y fluidez necesarios para vencer a un rival de tal entidad.

Empezó fuerte el Athletic, despliegue ofensivo con internadas por las bandas que llevaron cierto peligro a los dominios de Navas, acompañado de la característica presión adelantada de los bilbainos en las citas importantes.  Williams gozaba de la primera ocasión clara a los pocos minutos, pero no fue capaz de rematar un centro certero de Lekue, sorpresa en la alineación en detrimento de Muniaín, haciendo ver  el perfil conservador del planteamiento inicial del Txingurri. Pese a ello, las llegadas locales se repetían, teniendo como principal valedor de ellas a Williams, muy activo ayer hasta que se apagó victima del cansancio, y que sorprendió a Marcelo, desbordando con aparente facilidad en varias ocasiones por el carril derecho.

Seguían agobiando los rojiblancos, Raúl García remataba muy apurado un balón de Aduriz, que Lekue podría haber aprovechado mejor al entrar por el segundo palo y carente de marca, pudiendo obtener probablemente algo más que el córner que arañó el navarro,  minutos después Yeray tuvo una de las ocasiones mas claras del partido, pero no fue capaz de colocar entre los tres palos un muy buen pase al hueco por arriba del propio Raúl García, lo que propició el despertar madridista. A los pocos minutos, los de Zidane comenzaban a carburar, Benzema bajó a devolver un buen pase de Carvajal, que terminó con gol anulado de Ronaldo, en claro fuera de juego. El portugués no tuvo su mejor día ayer pero pese a ello, minutos después fue capaz de obligar a Kepa a realizar una gran parada tras un buen disparo raso cruzado, y de asistir a su compañero francés en una contra posterior,  para que hiciera, libre de marca, el primero de la tarde.

El Madrid tan solo había necesitado unos minutos de intensidad para ponerse por delante, y de nuevo, cedió la batuta del juego a un Athletic que no supo aprovecharlo. Beñat, muy lento y carente de ideas, no fue capaz de protagonizar el juego de su equipo en ninguna fase del encuentro. Las salidas con el balón jugado se antojaban cada vez mas difíciles,  y los de arriba trataban infructuosamente de alcanzar una buena peinada para llevar peligro al área visitante. Los de blanco tenían claro lo que querían y pese a conceder ciertas oportunidades a los locales, eran ellos los que mas peligro llevaban al área visitante a través de contraataques eléctricos iniciados siempre a través de pases largos de admirable precisión teniendo a Kroos y Casemiro como  directores de orquesta.

Así se llegaba al descanso, añadiendo como destacable una trifulca entre varios jugadores con Carvajal y Aduriz como principales protagonistas,  saldándose con sendas tarjetas amarillas para los susodichos que no fue la única durante el partido, en el que los visitantes no pararon de protestar tanto las acciones locales como las arbitrales en ningún momento.

Tras la reanudación, el juego local volvió a contar con la intensidad del inicio del envite, lo que provocó ocasiones para que Laporte rematara peligrosamente provocando córner, e Iturraspe estampara en Navas un balón ante la salida del costarricense. Un malentendido posterior entre el portero y Ramos en un balón dividido también aumentaba el volumen de los decibelios en La Catedral. El Madrid seguía relajado, confiando en las opciones que creaba a la contra para meter el segundo, pero Williams seguía haciendo de las suyas, y tras un pase largo de Balenziaga, colocaba un balón certero en la cabeza de Raúl García que entraba por el segundo palo, para que asistiera a Aduriz, que también con la cabeza, empujaba el empate en el marcador de San Mamés.

Poco duró la alegría en casa del pobre, y a los 3 minutos los visitantes, esta vez de córner, pero con la misma fragilidad defensiva de su contrincante como protagonista, se adelantaban de nuevo. Era Ronaldo de nuevo, quien peinaba en el vértice del área chica el centro de Kroos para que Casemiro, solo, marcara el segundo y a la postre definitivo gol en la cuenta visitante. De nuevo apatía en el juego visitante, pero el Athletic no encontraba el camino de la remontada. La entrada de Lucas Vazquez por Modric, configurando un 442 en la alineación visitante, hizo que el Madrid ganara en posesión pero perdiera salida en balones largos.  Pudo incluso meter el tercero el Madrid tras una internada de Benzema, pero Marcelo mandó el rechace a las nubes.

La tranquilidad visitante se hizo evidente cuando Isco daba relevo a Ronaldo en el minuto 79, sorprendiendo al portugués, poco acostumbrado a abandonar el terreno de juego antes del pitido final.  El Athletic lo intentó hasta el final, pero Williams desapareció allá por el minuto 70, dejando de anchar el campo con sus desmarques por la banda, y ocultándose paulatinamente a la sombra de Aduriz, facilitándoles el trabajo tanto a Ramos como a Marcelo. El cambio de R.García por Susaeta no arregló las cosas, puesto que los balones a la olla que puso el de Eibar tras su entrada en el campo perdieron un receptor de peligro como es el exjugador de Osasuna y Atlético de Madrid, dejando a Aduriz como único cabeceador en el área visitante, al que se sumo Laporte en los últimos minutos.

No pudo el Athletic, aunque lo intentó y gozó de buenas ocasiones para ello. Derrota que frena a los bilbaínos, pero que de momento coservaránimo la séptima plaza una semana más.

Ficha Técnica

Athletic Club: Kepa; De Marcos, Yeray, Laporte, Balenziaga; Iturraspe, Beñat (Mikel Rico, m.79); Williams, Raúl García (Susaeta, m.85), Lekue (Muniain, m.59); y Aduriz

Real Madrid: Keylor Navas; Carvajal, Sergio Ramos, Nacho, Marcelo; Casemiro, Kroos, Modric (Lucas Vázquez, m.61); Bale, Cristiano Ronaldo (Isco, m.79) y Benzema (Morata, m.85).

Goles: 0-1, m.24: Benzema. 1-1, m.65: Aduriz. 1-2, m.68: Casemiro.

Árbitro: Jaime Latre (Comité Aragonés). Mostró tarjeta amarilla al local Aduriz (m.28), y a los visitantes Carvajal (m.28), Casemiro (m.31), Kroos (m.70) y Keylor Navas (m.92).

Incidencias: Partido correspondiente a la vigésimo octava jornada de LaLiga Santander, disputado en un San Mamés vestido de partido importante gracias a los 49.095 espectadores, según datos de LaLiga. Medio millar de ellos aficionados del Madrid. La mejor entrada de la temporada en La Catedral.

 

 

Óscar Villada

Comunicador y Productor Audiovisual, de Bilbao, y del Athletic desde que tengo conciencia de mi existencia. Odio eterno al fútbol moderno

También te podría gustar...