Athletic Club 1 – 1 Olympique Marsella: Un león sonríe desde el cielo

Al final de la retransmisión del partido nuestro compañero de Bein Sports, Jaime Ugarte, dejaba una frase sublime:

Tenemos influencias en el cielo… del Athletic

Desde ayer una más, Rafa Iriondo. A él seguro irá dedicada esta victoria pasada por empate frente el Olympique de Marsella.

Un partido que como se preveía iba a tener muchas más dificultades que el de la ida. El equipo de Míchel muestra su mejor versión a domicilio, y no fue una excepción. Los galos aprovecharon la ausencia de Beñat por sanción y supieron desconectar el centro del campo del Athletic. El equipo de Valverde apenas generó fútbol y mostró una imagen muy inferior a la del Vélodrome.

Uno tras otro se sucedían los acercamientos del Marsella al área bilbaína como una cuenta atrás hacía el gol, incluso Nkoudou llegó a rematar al palo tras intentar una vaselina sobre Herrerín en un nuevo desajuste defensivo. El codo del delantero de Versalles también llegó a toparse con la nariz de Aritz Aduriz, al que dejo ensangrentado a la par que enfadado al descanso. Cinco minutos antes de la retirada a vestuarios, Batshuayi anotaba el 0-1  que empataba la eliminatoria.

Un escalofrío recorrió San Mamés. En el recuerdo, la eliminación en dieciseisavos del pasado año contra el Torino tras caer en Champions. Los bocadillos del descanso se hicieron hueco entre los nudos de las gargantas athleticzales, y con la intensa lluvia del segundo tiempo, se vio la mejor versión de los rojiblancos.

Raúl García sería el encargado de llevar las acciones con más peligro a la meta de Mandanda. Primero con un cabezazo que se marchó a centímetros de la portería, y más tarde con un disparo desde la esquina del área interceptado por la mano de Rekik. No fue sancionado con penalti, pero afortunadamente no haría falta.

El bajón físico de los franceses ayudó a que el Athletic recuperará el control del juego y pudiera animarse a crear, así llegaría el empate. Un gran pase en profundidad de Óscar De Marcos para Susaeta, que centra a Sabin Merino. El de Urduliz no deja de correr hacía el balón y remata en plancha y de cabeza el esférico. Un tanto parecido al que consiguió frente al Real Madrid, también en San Mamés, pero de mucha mayor transcendencia.

Con el 1-1 se respiraba algo mejor, pero el alivio no era completo. Las acometidas del Marsella se sucedían, y rechace tras rechace del equipo vasco, se consiguió que los segundos corrieran hasta completar los noventa y otros cuatro minutos de descuento para cerrar el pase.

Los leones ocuparán una de las bolas del sorteo de octavos de final que se celebrará mañana a las 13:00 de la tarde. La final de Basilea en el horizonte, quedan seis partidos por delante. Seguro que Rafa Iriondo disfrutará y ayudará lo que pueda, allá donde esté en el cielo del Athletic.

Ficha técnica:

Athletic Club: Herrerín; De Marcos, Etxeita, Laporte, Balenziaga; Iturraspe, San José, Susaeta, Raúl García, Lekue y Aduriz

O. Marsella: Mandanda; Manquillo, Nkoulou, Rekik, Mendy; Diarra; Isla, Cabella, Nkoudou; Fletcher y Batshuayi.

Goles: 0-1 Nkoudou (40′), 1-1 Sabin (80′)

Árbitro: Aleksei Kulbakov (Bielorruso) amonestó con tarjeta amarilla a Aduriz y San José por parte del Athletic, y a Nkoulou, Mendy, Diarra y Nkoulou por parte del O. de Marsella.

Estadio: San Mamés, 48.000 espectadores

Pedro Almendro

De la mejor tierra y de la mejor filosofía: extremeño y del Athletic. No dejes que una noticia estropee la realidad.

También te podría gustar...