Athletic Club 1 – 1 Espanyol: Los leones sobreviven de milagro en San Mamés

Athletic y Espanyol empataron a uno en la ida de las semifinales de Copa del Rey disputada en San Mamés con goles de Aduriz y Víctor Sánchez. Los leones salieron más enchufados, pero se diluyeron rápidamente y sufrieron para mantener el empate en una segunda mitad en la que los pericos fueron muy superiores.

Ambos equipos afrontaban el partido con múltiples bajas, por lo que el papel de los suplentes sería fundamental para determinar el encuentro de uno u otro lado. Valverde tenía que buscar sustitutos para Laporte, Iturraspe y Balenziaga, y sacó de inicio una zaga de circunstancias con Gurpegi y Etxeitia en el centro de la defensa y Aurtenetxe en el lateral izquierdo. Por su parte, Sergio González se encontraba con un problema difícil de solventar en el pivote. Cañas estaba lesionado, al igual que su sustituto habitual, Abraham. Además, Víctor Sánchez todavía andaba renqueante por la durísima entrada que recibió el pasado fin de semana en Liga. El míster blanquiazul sorprendió apostando por Javi López, lateral, para cubrir el puesto vacante y, por lo visto en el campo, no se equivocó.

El alto ritmo impuesto por el Athletic al inicio fue difícil de contener para el Espanyol, que era incapaz de combinar con el balón y buscaba el área rival a través de desplazamientos largos a los hombres de arriba. Aduriz campó a sus anchas al principio del encuentro, y los pericos sufrían tratando de detenerle. El vasco avisaba cuando apenas se cumplían cinco minutos, al aprovechar un error en el control de Arbilla y marcharse hasta una posición propicia de disparo. El lanzamiento no llevó peligro, y Pau López detuvo sin problemas.

En el minuto 10, las amenazas de Aduriz se materializaron en gol. Susaeta inició un contragolpe de libro poniendo un buen pase largo a De Marcos, que llegó forzado, pero puso la punta de la bota lo justo para que el ‘nueve’ local, que había ganado la espalda a la defensa, se quedara solo frente a Pau. El donostiarra culminó la jugada con mucha clase poniendo una vaselina por encima del guardameta rival.

El gol bloqueó a los pericos, que no lograban zafarse de la fuerte presión de los locales. Por su parte, los de Valverde tenían el balón en el campo rival, pero no combinaban con efectividad. No obstante, a medida que pasaban los minutos las fuerzas se igualaron. El cuadro visitante empezó a controlar más el balón y a pisar zonas cercanas a la portería de Herrerín. El Athletic no volvería a sentirse cómodo en todo el partido.

Parte de culpa tuvo Lucas Vázquez, que se cargó el equipo a sus espaldas y acercó a los suyos al área rival. A medida que el partido se acercaba a la media hora de vida, el juego era más físico, con continuas interrupciones y múltiples disputas por el esférico en el centro del campo. En el minuto 35 se igualarían las fuerzas con un golazo de Víctor Sánchez. El catalán cazó un balón suelto en la frontal y pegó un derechazo de primeras imposible de detener para el portero. Los últimos compases del primer tiempo no trajeron ocasiones destacables, solo una acción individual de Muniain, que se adentró desde la banda hasta la frontal para probar un disparo al palo largo con rosca, pero el balón salió desviado.

Los de Sergio González salieron del vestuario tras el descanso mucho más enteros que los leones, que no gozaron de ninguna ocasión de gol remarcable en toda la segunda mitad. Si Lucas Vázquez fue el principal artífice del peligro perico en la primera parte, tras la reanudación Sergio García tuvo el protagonismo que se merece. El de Bon Pastor probó la vaselina en los primeros instantes del segundo acto, si bien su remate no fue efectivo y Herrerín bloqueó sin problemas. La referencia ofensiva perica no cesó en su intento. Apenas cinco minutos después, le hacía un espectacular caño a Gurpegi en un control orientado y, dentro del área, probó otra vaselina con su pierna izquierda. El balón pasó por encima del guardameta rival, que no estaba adelantado, y golpeó en el larguero. Hubiera sido, sin lugar a dudas, el golazo del campeonato.

No obstante, la exhibición del ‘nueve’ perico no había hecho más que comenzar. Más tarde recibía otro balón en largo y volvía a zafarse de su marcador dentro del área. Esta vez vio a Stuani solo, que remató sin acierto lo que podría haber sido una clara ocasión de gol.

A partir de este momento, el dominio del Espanyol se fue diluyendo, si bien los locales no eran capaces de acercarse a la portería de Pau, que no tuvo apenas trabajo. Viguera y Artetxe entraron por Susaeta y Muniain, ambos desaparecidos. Los cambios ideados por Valverde no surgieron el efecto deseado, y el partido continuó con el mismo guión.

El conjunto blanquiazul no flaqueó y lanzó otra ofensiva cuando se acercaba el final. En estos momentos tuvo sus ocasiones más claras para meter un pie y medio en la final con el 1-2. Caicedo, que había entrado por Stuani, tuvo la más clara al regatear al portero en el uno contra uno, pero en el ‘dribling’ se le fue demasiado largo y apareció un Etxeita providencial para quitar el esférico de los pies al delantero con Herrerín ya batido. La corpulencia y velocidad del ecuatoriano daban un nuevo dolor de cabeza a los locales, pues a partir de su salida al terreno de juego el cuadro perico empezó a recibir balones en largo en posiciones avanzadas, hasta entonces neutralizados sin problemas por la zaga rival.

No obstante, el sufrimiento de los vascos no terminaría aquí. Apenas dos minutos después, Lucas Vázquez se hizo con un balón muerto en el lateral derecho del área, se desplazó hacia la línea de fondo y puso un balón excelso en el segundo palo a Víctor Álvarez, que libre de marca y con todo a favor estrelló su cabezazo en la madera.

Los últimos minutos fueron de dominio estéril por parte de los locales, que buscaban colgar balones para que remataran sus torres. No obstante, ninguno de los intentos puso en aprietos al joven guardameta visitante.

Así, el Espanyol vuelve a casa con un resultado que, pese a ser más que satisfactorio, sabe a poco vista su superioridad en el segundo tiempo. Los leones, por su parte, salen vivos de un partido al que perdieron la cara cuando apenas se habían cumplido quince minutos de partido. La vuelta, en Cornellà la primera semana de marzo, decidirá el finalista.

Ficha técnica:

Athletic Club: Herrerín; Iraola (Ibai Gómez, ’79), Gurpegi, Etxeita; Aurtenetxe, San José, Beñat, Susaeta (Viguera, ’66), De Marcos, Muniain (Aketxe, ’66); y Aduriz.

Espanyol: Pau López; Fuentes, Héctor Moreno, Colotto, Arbilla; Víctor Sánchez, Javi López (Salva Sevilla, ‘87), Víctor Álvarez (Montañés, ‘89), Lucas Vázquez; Stuani (Caicedo, ‘68) y Sergio García

Árbitro: Del Cerro Grande, Colegio Madrileño; amonestó con tarjeta amarilla a Gurpegi (’40), Aurtenetxe (’76) y Herrerín (’86) por el Athletic; y a Montañés (’91) por parte del Espanyol

Incidencias: Prácticamente lleno en San Mamés, con presencia de unos 700 aficionados pericos. Hinchas blanquiazules fueron retenidos por la Ertxaintza a su llegada a Bilbao, permaneciendo controlados hasta poco antes de empezar el encuentro. Un pequeño grupo de aficionados al Athletic lanzó objetos contra el autobús del equipo rival a su llegada al estadio, si bien ambos conjuntos restaron importancia al asunto.

También te podría gustar...