Athletic Club 0 – 1 FC Barcelona: La presión no fue suficiente

Tocaba estreno difícil en La Catedral, que aún sufría los efectos de la resaca por la última noche de fiestas en Bilbao, mas de uno se preguntaba ayer en los prolegómenos del encuentro la causa del horario del partido, en un gris y triste domingo en el cual Bilbao despedía la aste nagusi esperando ya al año que viene, y no la víspera, aún llena de ambiente y que hubiera engalanado San Mamés y sus alrededores como merecía un partido de tales características.

El Athletic recibía al campeón tras un flojo inicio de liga en Gijón y lo hacia dispuesto a dar guerra a un Barcelona que visitaba «el botxo» en muy buenas condiciones para las fechas en las que aún nos encontramos. Los de Valverde comenzaban el encuentro ejerciendo una presión muy exigente, con el equipo situado muy arriba , tratando de dar un lavado de cara a la versión que ofrecieron en la pasada jornada pero el Barça ya conocía el método y pese a verse en algún apuro para sacar el balón, tocaba y tocaba en zona defensiva a fin de encontrar algún espacio por el que conectar con sus hombres mas ofensivos. Pese a la por momentos inquietante presión, los visitantes supieron armar dos contras de gran peligro en los primeros compases del encuentro, que no llegaron a buen puerto por los pelos; lo cierto es que el Athletic acusaba gravemente la falta de efectivos en defensa cuando los blaugrana eran capaces de superar su primera linea de presión, especialmente por las bandas, donde cada subida de Sergi Roberto y Jordi Alba se traducía en superioridad ofensiva y por lo tanto, en hombres libres de marca.

Y fue en una situación de esas cuando una rápida transición culé al área de Iraizoz se tradujo en un preciso centro de Arda Turán a Rakitic que remató solo, llegando desde la segunda linea y cogiéndole la espalda al lateral. El equipo bilbaíno no cambió un ápice el guión trazado por Valverde,  tratando de ahogar la salida de balón barcelonista, que fue dueño de la posesión en todo momento aunque seguía jugándolo muy cerca de Ter Stegen, muy activo ayer en el juego combinativo de su equipo. Pero dicha presión se ejercía en muchas ocasiones con orejeras y con una notable falta de inteligencia lo cual llevaba al desgaste físico de los locales tanto tratando de achicar infructuosamente espacios como bajando a defender cuando el balón penetraba entre sus lineas y el Barça seguía provocando y fallando ocasiones claras de gol. Sin embargo, la presión pudo haber dado sus frutos antes del tanto de haber logrado acertar Beñat el regalo que le hizo Ter Stegen con un pase defectuoso que el de Igorre estampó en la cara, del alemán, víctima de las prisas.

En la segunda parte, los locales bajaron un pistón en la intensidad, victimas del cansancio provocado por el valiente planteamiento de su técnico y de la falta de rodaje de muchos de sus jugadores, entre ellos Iturraspe, que pese a cumplir con una primera parte correcta, comenzó a cometer fallos en las entregas y a llegar tarde a ciertas jugadas, lo cual se tradujo en una tarjeta amarilla por parte del colegiado y en su sustitución por Vesga, minutos después. Los bilbaínos trataron entonces de jugar elaborando desde atrás, pero el Barcelona siguió demostrando la seriedad de su partido, especialmente sin balón, y cada acometida, como algún tímido disparo de Aduriz o internadas por las bandas de Williams, muy activo ayer aunque sobrándole el último regate en muchas ocasiones, y Susaeta, acababan la mayoría en contraataques culés, un dato digno de mención es que todos los disparos que ejecutó el Athletic en la segunda parte se produjeron desde fuera del área.

El Barcelona también respondió en semejanza a esa bajada de intensidad y trato de tocar con mas calma en una zona no tan cercana a su área, aunque seguía llegando con mucho peligro y San Mamés vio como estuvo a punto de marcar el segundo en numerosas ocasiones, los blaugrana se obcecaban en embellecer demasiado su fútbol, tratando de enlazar jugadas imposibles en la cocina rival dignas de un partido de futsal, uno de los motivos, junto con la  falta de puntería, de que no entraran mas goles en la portería de Iraizoz.

Pero si algo hay que reconocer al Athletic es que supo tener esperanza y crearla entre sus aficionados hasta el final del encuentro, el Barcelona no era el rival mas adecuado para tratar de remontar el vuelo en la clasificación, pero si que se vieron cambios positivos en los de Valverde, que de haber señalado Mateu el mas que posible penalty de Rakitic a Muniaín, o hubiera marcado Beñat esa falta al borde del área que paso lamiendo el poste en el último minuto, hubiera podido contar con su primer punto en el casillero. Pese a ello, se echan en falta ciertos automatismos esperables de una escuadra que lleva varios años jugando junta y con el mismo entrenador así como una mayor inteligencia en el juego tanto con como sin balón, además, un cierto punto de agresividad hubiera sido positivo para la consecución del objetivo bilbaino. El Barcelona por su parte sigue demostrando que empieza la temporada en muy buena forma tras las finales y la primera jornada de liga, sacando los 3 puntos de manera merecida de un campo que siempre ha considerado difícil a pesar de las bajas de dos jugadores de gran importancia como son Iniesta y Neymar.

 

 

Ficha Técnica

Athletic Club: Iraizoz, De Marcos, Bóveda, Laporte, Balenziaga, Iturraspe (Min. 62, Vesga), Beñat, Williams, Eraso (Min. 62, Raúl García), Susaeta (Min. 76, Muniain) y Aduriz.

F.C. Barcelona: Ter Stegen, Sergi Roberto, Piqué, Umtiti (Min. 71, Mascherano), Jordi Alba, Sergio Busquets, Rakitic, Denis Suárez (Min. 71, André Gomes), Messi, Luis Suárez y Arda Turan (Min. 84, Rafinha).

Goles: 0-1: Min. 21; Rakitic.

Árbitro: Mateu Lahoz (valenciano). Por el Athletic, mostró tarjeta amarilla a Susaeta, Iturraspe, Eraso y Beñat. Por parte del Barça, amonestó a Umtiti, Busquets, Luis Suárez y Sergi Roberto.

Incidencias: Partido correspondiente a la segunda jornada de la Liga Santander, disputado en San Mamés ante 46.365 espectadores, según datos de la LFP. Se guardó un minuto de silencio en memoria del ex presidente rojiblanco, Pedro Aurtenetxe,con el cual el Athletic ganó sus dos últimas ligas, recientemente fallecido.

Óscar Villada

Comunicador y Productor Audiovisual, de Bilbao, y del Athletic desde que tengo conciencia de mi existencia. Odio eterno al fútbol moderno

También te podría gustar...