Athletic 3 – 1 Sevilla: Solo un equipo estuvo en San Mamés

Hoy el partido en San Mamés tenía tintes de final, porque se jugaba ni más ni menos que el cuarto puesto, el que permite jugar la previa de la Champions League (aunque todavía quedaban tres partidos más). Pero solo el equipo de Ernesto Valverde se tomó el partido como tal y, sin hacer un gran encuentro, se llevó el gato al agua. Se puede decir que los de Unai Emery perdieron por incomparecencia.

No aparecieron los hispalenses, que se plantaron en Bilbao pensando en el importantísimo partido de semifinales de Europa League en Valencia, reservando a Rakitic, Mbia, Vitolo o Reyes y con un Bacca que no hizo nada reseñable, errando mucho en el pase o unos suplentes que no dieron la talla (una vez más), especialmente nombres como Diogo Figueiras y Piotr Trochowski.

El partido comenzó con un tempranero gol de Susaeta que derribó todo el plan inicial sevillista de salir jugando a la contra y repeler las embestidas de los leones. Un córner ajustado al palo que se acaba colando por un mal posicionamiento de Beto, que se la comió con patatas. Tocaba remontar, pero faltaba conexión con la dupla formada por Bacca-Gameiro, que solo podían intentar hacer un «yo me lo guiso, yo me lo como» o bajar un pelotazo ante la nula creación de Iborra-Carriço-Trocho y la poca llegada de los laterales.

Ante esto, al Athletic le sobró con mantener la posición gracias al pivote de Rico e Iturraspe y aprovechar las entradas por banda de Muniain y Susaeta, bandas por las que llegaron los otros dos goles, obras del mismo Muniain y de Ánder Herrera. El único peligro que sufrieron los defensas del Athletic fueron dos buenas ocasiones de Gameiro, que erró por irse el control algo largo en una y por no llegar a la pelota en otra. Pero el equipo sevillano, si algo tiene, es una pegada brutal. Cosa que demostró Gameiro, marcando el tanto de la dignidad, cuando el Sevilla ya estaba con 10 por la roja directa a Diogo al decirle «loco» al árbitro. Muy tarjetero estuvo el catalán Álvarez Izquierdo, demasiado para un partido que tampoco fue tan agresivo.

Con este resultado, el Athletic está clasificado para jugar la previa de la Champions en agosto salvo debacle, tras una temporada muy regular de los pupilos de Valverde, que consigue entrar en esta competición tras quedarse fuera el año pasado de ella con el Valencia (precisamente tras perder contra el Sevilla). Por su parte, los sevillistas ya tienen la cabeza en ganar el jueves en Mestalla y pasar a la final en Turín de la Europa League, partido en el que ya pensaban ante y durante el partido en San Mamés.

Ficha técnica:

Athletic de Bilbao: Iraizoz, Iraola, San José, Laporte, Balenziaga, Iturraspe, Mikel Rico (Morán, m.89), Susaeta, Ander Herrera, Muniain (De Marcos, m.83) y Aduriz (Toquero, m.88).

Sevilla FC: Beto; Coke, Pareja, Fazio, Alberto Moreno; Diogo, Carriço (Rakitic, m.65), Iborra, Trochowski (Vitolo, m.65); Gameiro y Bacca (Jairo, m.74).

Árbitro: Álvarez Izquierdo, catalán. Expulsó por doble amarilla a Diogo. Amarillas para Pareja, Iborra, Carriço, Muniain y Toquero.

Goles: 1-0, m.4: Susaeta; 2-0, m.53: Muniain; 3-0, m.73: Ander Herrera; 3-1, m.79: Gameiro.

 

 

Juan Ignacio Borrallo

Técnico superior en imagen audiovisual. Licenciado en periodismo. Amante del fútbol justo y de un Periodismo de calidad.

También te podría gustar...