Athletic 1 – 1 R.Madrid: en San Mamés no valen los millones

San Mamés no hace distinciones. Da igual que juegues por el descenso, que te gastes 57 -o 95- millones en un chaval con peinados impactantes o que tengas al jugador «más guapo, más rico y más bueno». La intensidad no cambia, porque los once leones que saltan al césped no sólo tienen hambre de victoria. Saben que viven por y para un público entregado a la causa. Tal vez del País Vasco no salen los jugadores con más calidad, pero a casta no les gana ni el espíritu de Juanito.

El Madrid quiso superar al Athletic con sus propias armas, y casi lo consigue. De hecho en los primeros cinco minutos de partido los de blanco fueron superiores, y Cristiano Ronaldo a punto estuvo de anotar otro de sus goles de Oro tras un error de Iraizoz. Pero hasta ahí duró el dominio del Madrid, lo que tardaron los athleticzales en notar el aliento de los suyos y apretar, luchar a morir cada balón. De Marcos, que ya nos tiene acostumbrados en cada partido a correr como si no hubiese mañana, estuvo en todas partes. Arriba, combinación con Susaeta, otra vez abajo no sea que Cristiano se vaya a quedar sólo para demostrar su potencia de tiro. El luso parecía no entender por qué a un tío con dos Balones de Oro no le dejaban tocar el esférico.

Iturraspe  y Mikel Rico hicieron lo propio en la medular, lanzándose a por cualquiera que intentase cruzar la cal rumbo a la portería de Iraizoz. Los de Ancelotti no se quedaron cortos en intensidad, sabedores de que en un partido así confiarse es morir. Pero los intentos de Xabi Alonso y Modric no sirvieron para evitar que el Athletic se adueñase del partido, y poco a poco el juego se iba acercando al área de Diego López. Un Aduriz motivado como no se había visto antes esta temporada tuvo la ocasión más clara con un remate de zurda que pasó cerca del palo, tras un gran pase de Ander Herrera.  El ex del Zaragoza dejó detalles de calidad exquisitos, mientras De Marcos y Susaeta seguían llevando de cabeza a Marcelo.

El tremendo trabajo a todos los niveles no sirvió para irse con ventaja al descanso, pero sí para que San Mamés diese una sonora despedida a sus guerreros. La idea tras la reanudación era la misma: no dejar respirar ni un segundo a los de blanco, y menos a ese que iba tan bien peinado. La pega de correr tanto es que aunque seas del norte, antes o después te cansas. Medio punto menos de fuerza fue lo que hizo falta para que la lucha en el centro del campo se igualase, dando paso a unos minutos de centrocampismo con poco fútbol. Iturraspe, en su imperial actuación, cometió un único error. Un balón perdido en la zona media que acabó con el cuero en las redes del fondo norte, empujado por Jesé a pase de Cristiano.

El Madrid debió pensar que eso era lo que debía pasar, que por más que el rival hubiese luchado al final no tenía más opción que rendirse a su superioridad. Pero lejos de bajar los brazos el nuevo coliseo rojiblanco levantó la voz, y con ella recargó las pilas de unos gladiadores acostumbrados a luchar contracorriente esta temporada. Llegaron los relevos para refrescar al equipo. Un Muniain gris dejó su sitio a Ibai, y el de Santutxu salió bendecido por San Mamés. En el primer balón que tocó puso un centro al área, Sergio Ramos se la devolvió con un testarazo e Ibai la enganchó con la diestra poniéndola imposible para Diego López.

Si el gol puso patas arriba el partido, la expulsión de Cristiano Ronaldo provocó un estallido de locura. El portugués protestaba -por enésima vez en el partido- una supuesta falta no pitada. Gurpegui le vio nervioso y tiró de veteranía, encarándose con él y provocando que el guapo, rico y bueno añadiese pardillo a su lista de doradas cualidades. Cristiano soltó la mano, Iturraspe se encaró con él, y el luso repitió el movimiento que había hecho con Gurpegui.

Con uno más y una grada rendida, los de Valverde se vinieron arriba. Querían ganar. En el otro lado, un equipo con un presupuesto de cientos de millones, aceptó el empate en San Mamés como un resultado bueno. Por más que el Athletic lo intentó la zaga blanca estuvo muy seria, y sólo Ibai -tras otra asistencia de Ramos– y Aduriz en un córner pusieron en apuros a un Diego López que respondió bien.

El Athletic, a base de hambre, intensidad y espíritu, logró mantener invicto en Liga su nuevo feudo ante un Madrid que se marcha convencido de que no ganó porque le expulsaron a un jugador en el 75′.

Ficha técnica:

Athletic Club: Iraizoz; De Marcos (Iraola 58′), Gurpegui, Laporte, Balenziaga; Iturraspe, Mikel Rico (Beñat 86′); Susaeta, Ander Herrera, Muniain (Ibai 72′); y Aduriz.

Real Madrid: Diego López; Carvajal (Varane 89′), Pepe, Sergio Ramos, Marcelo; Modric, Xabi Alonso, Di María; Jesé(Illarramendi 82′), Benzemá (Morata 86′) y Cristiano Ronaldo.

Goles: 0-1: Jesé (64′), 1-1: Ibai (73′).

Árbitro: Ayza Gamez (colegio valenciano). Amonestó a Iturraspe por el Athletic y a Xabi Alonso por el Madrid. Expulso a Cristiano Ronaldo con roja directa.

Alejandro Galante

Periodista. Co-fundador de futboldesdefrancia.com y anteriormente encargado de la Ligue1 en masliga.com. Fanático del fútbol a todos los niveles.

También te podría gustar...

1 respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *