Abierta la campaña electoral y la oficina de Josu Urrutia

La carrera a la presidencia del Athletic continúa con la apertura de la oficina electoral del hasta ahora presidente, y por el momento único candidato conocido, Josu Urrutia. El evento, que se desarrolló ayer martes, contó con la asistencia de varios exdirectivos como Silvia Muriel, Yolanda Lazaro, Borja López, Jon Muñoz, Jokin Garatea y el propio Urrutia. Todavía no han aclarado cuales serán los cambios respecto a la última plancha electoral, pero parece que los anteriormente citados repetirán la experiencia de hace cuatro años.

Tras la inauguración del local, el hasta hace una semana presidente, respondió a varias preguntas de los periodistas. Entre lo más destacado, la fecha de las elecciones, que se mantendrá en la propuesta inicial. Para Urrutia, es la mejor época posible, ya que, según él: “se toman mejores decisiones el 1 de abril que el 7 de julio». La reclamación de Fernando García Macua para retrasarlas hasta final de temporada queda rechazada, y si alguien desea presentarse a las elecciones, deberá hacerlo con la mayor brevedad posible, porque el 27 de marzo es la fecha marcada para celebrar los comicios.

Las elecciones al Athletic, esa bestia aletargada que despierta cada cuatro años causando un terremoto que sacude toda Bizkaia. El gran Bill Shankly dijo: «Algunos creen que el fútbol es solo una cuestión de vida o muerte, pero es algo mucho más importante que eso». Y si el fútbol es así de importante, imaginad lo importante que es presidirlo, presidir el Athletic. Las elecciones para lograr el butacón de Ibaigane siempre han sido algo tan rápido, efímero y brutal, como una gran tormenta de verano.

Y esto es lo que sucede en Bilbao cada vez que hay que pasar por las urnas, pero este año no caen en la paz veraniega, y no se trata de política, va mucho más allá de la mera política. Hay una facilidad innata para dividir a la masa social rojiblanca en dos, cual guerra fratricida, en la que todo vale para que gane tu candidato predilecto. Todos los focos están puestos en los presidenciables, toda la actualidad gira entorno a ellos, está en juego el devenir del club para los siguientes cuatro años, y muchas despachos libres en Ibaigane y Lezama.

Por eso es un tanto incomprensible que Urrutia, el mismo que no salía ante la prensa para no descentrar al equipo, ya que era vital que todas las energías se centraran en ayudar a los de Valverde, se haya desdecido, y se coloque delante de los focos en un momento tan delicado para el club. Quizás, durante diciembre, creía que no tendría rival alguno, que sería un paseo triunfal, pero con el devenir del equipo, ellos se han vuelto su rival más duro.

De momento, la plancha de Urrutia renacerá para tratar de afianzar su proyecto, sin un rival que de un paso al frente, y con las ideas aparentemente claras. A estas alturas parece que nadie puede ser capaz de competirles el bastón de mando de Ibaigane, pero la singularidad de las elecciones del Athletic es ya conocida. Por muchos candidatos que se presenten, siempre acaba siendo cosa de dos, de cara o cruz, héroe contra villano, los pro-menganito y los anti-fulanito, un cara a cara demasiado visceral.

Las elecciones tienden a convertirse en una lucha obsesiva entre partidarios y detractores que todo lo enfanga. Veremos como afecta esto al rendimiento del equipo, acostumbrado a verlas desde la distancia y el sosiego que aporta el periodo vacacional. En caso de haber elecciones, y siendo positivos, quizás un paréntesis, y pasar por un rato a un segundo plano a nivel informativo, ayude al equipo a trabajar con mayor tranquilidad.

Deportivamente, es de lo poco bueno que le puede ocurrir al grupo dirigido por Valverde. El baile de nombres que se puede dar respecto a quién ocupará las siguientes temporadas el banquillo de San Mames, los posibles fichajes y los movimientos en Lezama de ninguna manera van a favorecer el correcto funcionamiento de los distintos equipos de la entidad bilbaína.

También te podría gustar...