UE Llagostera 3 – 1 Deportivo Alavés: Naufragio albiazul en la Costa Brava

Tres errores garrafales del guardameta alavesista Manu Fernández, con ayuda de su defensa en el segundo, sentencian al equipo gasteiztarra, que solamente reaccionó en el último tramo del partido gracias al tanto de Juanma.

Llegaba el Glorioso a Palamós con la intención de ganar a domicilio, algo que no ocurre desde el 23 de noviembre del pasado año,  y salió trasquilado ante una UE Llagostera en pleno estado de gracia (cuatro victorias en los últimos cinco partidos). Alberto López apostó por Juli en detrimento de Juanma para el once del cuadro vasco, acompañado en ataque por Barreiro; Lanza y Toti. Y no le salió mal, al menos durante el primer cuarto de hora de juego. Lanzarote dispuso de la ocasión más clara durante los primeros coletazos del choque, pero su disparo fue desviado a córner por René.

Las llegadas de los alavesistas no se materializaron y, en el minuto 17, un disparo aparentemente inofensivo de los catalanes es mal rechazado por Manu Fernández para que Imaz, el más listo de la clase, empujase a puerta sin oposición. Primer fallo, primer gol de los locales. Tan sólo dos minutos después, en el 19, un balón en largo de los locales dejó en evidencia la palpable lentitud de los centrales babazorros (Jarosik y Migue). El atacante local Sergio León aprovechó la situación para filtrarse a las espaldas de la zaga rival y, tras eludir con un simple toque a Manu Fernández, que había salido a tumba abierta en busca de evitar el gol, transformó el segundo tanto para los de la Costa Brava.

Con dos errores monumentales en tan sólo dos minutos, el partido ya estaba medio finiquitado. A partir de este momento, el partido se volvió loco con un Alavés desdibujado y temerato en defensa. Imaz pudo marcar el tercero para el Llagostera pero su remate a bocajarro se marchó por encima del travesaño. Cada ataque de los locales parecía definitivo, el Alavés había perdido toda la confianza en 19 minutos de partido. Corría el minuto 36 cuando, para cerrar la serie de catastróficas desdichas albiazules, otro balón largo aparentemente inofensivo se acaba convirtiendo en el tercer gol de los catalanes gracias a la confusión de Manu Fernández y Raúl García, quien fue atropellado por el portero asturiano, quedando el esférico en botas de Querol para que éste empujase a puerta vacía. Así se llegó al entretiempo.

La segunda parte comenzó con cambios en el cuadro vasco: Sangalli y Vélez saltaron al campo para buscar el milagro. Pero el milagro no apareció, la Llagostera contemporizó el juego y sólo un arreón final de los alavesistas, previo gol del andaluz Juanma, puso algo de tensión a lo que quedaba de choque. Juanma cerca estuvo de marcar su segundo tanto instantes después, obligando a una gran intervención al guardameta René.

Los tres puntos se quedaron en Palamós y el equipo catalán pone mucho espacio respecto a los puestos de descenso. La increíble racha de los recién ascendidos le otorga el privilegio de poder mirar hacia arriba en la tabla clasificatoria. Muy diferente es la situación que atraviesa el Deportivo alavés, que pierde su segundo partido consecutivo y empieza a notar muy cerca el furgón de cola.

Ficha técnica:

Llagostera: René; Masó, Ruyman, Alcalá, Samu; Pitu (Barnils, min.78), Jordi López, Querol, Ríos, Imaz (Eloy Gila, min.74); y Sergio León (Arturo, min.66).

Alavés: Manu Fernández; Medina, Migue, Jaro, Raúl García; Toribio (Juanma, min.77), Rafa García, Toti, Juli (Ion Vélez, min.45), Lanza (Sangalli, min.45); y Barreiro.

Goles: 1-0: Imaz, min.17. 2-0: Sergio León, min.19. 3-0: Querol, min.36. 3-1: Juanman, min.80.
Árbitro: David Pérez Pallás (Comité gallego). Amonestó a los locales Querol y Barnils y a los visitantes Migue, Toribio y Barreiro.

Incidencias: Partido de la vigésimo octava jornada de la Liga Adelante, disputado en el Municipal de Palamós-Costa Brava, ante 2.021 espectadores.

Toni Caballero

Periodista deportivo. Nacido en Vitoria-Gasteiz y natural de Miranda de Ebro. Uno más que lloró por la final de Dortmund en 2001, por el gol de Toni Moral en 2008 y por el milagro de Jaén en 2013. Siempre Glorioso.

También te podría gustar...