Albacete Balompié – Deportivo Alavés: El Albacete pone en marcha su ‘Plan C’

Se hace empalagoso tener que afrontar una final en todas y cada una de las jornadas disputadas desde enero. Vivir al borde del acantilado te proporciona ese plus de emoción que, en caso de no tener el resultado esperado, puede derivar en una situación pastelosa, cansina y agobiante. Esa es la sensación vivida por el aficionado manchego durante las dos últimas campañas. Ese es el ahogo, la lenta agonía que ya fue salvada el curso pasado, el hincar de la daga en el costado y el lento desangramiento.

Una vez cumplida la tradición que asegura la victoria en el debut de un nuevo entrenador presentado como salvador, el Albacete Balompié afronta el tercer partido de la ‘era Ferrando’ con un nivel de ansiedad y necesidad máximo. Las jornadas se suceden y con ellas las derrotas potenciadas por el mal azar y la dinámica perdedora de un equipo que, o subasta sus innumerables carencias con rapidez o se volverá a ver paseando por los campos de la división de bronce nacional.

Como si de un espejismo se tratara, como si fuese un engaño cruel y mezquino, la grada del Belmonte vio en la figura de César Ferrando un clavo al que aferrarse para conseguir la salvación, pero los resultados -como era de esperar- no han terminado siendo tan positivos ni tan inmediatos como se presentaron en primera instancia.

Una vez fracasado por primera vez el tardío ‘Plan B’ gestado en las oficinas del estadio albaceteño, se toma verdadera consciencia de la extrema gravedad de la situación, tratando de arengar al público a través de la intervención de ilustres manchegos relacionados con el club, estableciendo un nivel de alerta máximo al que tan solo podría superar una peregrinación a la Virgen de Cortes en busca de ayuda.

Tratando de ahondar en la crisis local aparecerá Alavés de Bordalás, ansioso por confirmar la vuelta de su mejor versión y su firme candidatura al ascenso directo, pudiendo incluso situarse como líder tras el reciente pinchazo insular del Leganés. Muy superior, a priori, y con una trayectoria más que ascendente, el conjunto de Mendizorroza puede sentenciar de forma casi definitiva a un Albacete con pocos recursos técnicos y, sobre todo, psicológicos para revertir esta situación.

Jugadores importantes en el esquema albiazul volverán a estar disponibles para su técnico, como es el caso de Carpio, pero otas figuras destacadas no han podido viajar, como es el caso de Kiko Femenía, ausente por una contusión en el pie sufrida en el último encuentro frente al Córdoba.

También contará con alguna baja destacable el conjunto local, quien no podrá alinear por lesión a Córcoles, lo que provocará la vuelta de Antoñito al lateral derecho y la entrada César Díaz o incluso Samu -ya recuperado- en el mismo extremo.

La suerte ya está echada. El movimiento en las redes durante esta semana ha sido masivo. En Albacete han tomado definitivamente conciencia del asunto. No se trata simplemente de ganar o perder un partido; ni siquiera de la permanencia o el descenso, sino que traspasa los límites de la gravedad, poniéndose de nuevo en entredicho la existencia del club en caso de perder la categoría.

El Albacete necesita esta tarde que la ciudad se vuelque con ellos y así lo ha hecho ver. Es necesidad. De nuevo, necesidad compartida con objetivos muy dispares. La lucha por el ascenso -y el campeonato- y la permanencia, de nuevo, se jugará esta tarde en el Carlos Belmonte.

Posibles alineaciones:

Albacete Balompié: Juan Carlos; Antoñito, Pulido, Gonzalo, Paredes; Adri Gómez, Diego Benito; César Díaz, Portu, Fede Vico; Rubén Cruz o Victor Curto.

Deportivo Alavés: Pacheco; Carpio, Laguardia, Pelegrín, Raúl García; Sergio Mora, Juli, Manu García; Dani Pacheco, Toquero y Barreiro.

También te podría gustar...