El Valencia de las Copas de Ferias

Foto vía: valenciacf.com

El pasado 4 de marzo fallecía Vicente Piquer a los 83 años de edad. El que fuera central del Valencia durante 8 temporadas y con 270 partidos a sus espaldas, fue uno de los héroes que formaban parte de una de las plantillas más laureadas del valencianismo. En concreto, de aquel Valencia que a principios de los 60 hizo de la Copa de Ferias su competición fetiche.

La Copa de Ferias (Messestaedts Cup, por su denominación en alemán) fue una competición que se disputó del 1955 al 1971. Pero su origen data del 1950 cuando fue ideada por Ernst B. Thommen, presidente de la Compañia de Loterías y Apuestas Suiza, el dirigente deportivo italiano Ottorino Barrasi y Sir Stanley Rous, secretario general de la Federación Inglesa (FA) y posteriormente presidente de la FIFA.  Así, en abril de 1955 echó a rodar un torneo en el que participaban los equipos con ciudades que organizaban ferias de muestras internacionales.  El Valencia solicitó su inscripción en la Copa de Ferias debido a que, la capital del Turia organizaba desde el 1917 una Feria Muestrario Internacional.

Sin embargo, la década de los 60 no comenzó con buen pie para el club valencianista. Walter Marciano, delantero brasileño y una de las figuras del club, perdió la vida el 21 de junio de 1961 a causa de un accidente de tráfico.  Pero semejante mazazo, no sirvió para otra cosa que hacer más fuerte una entidad que en pocos meses iba a pasar de la tragedia a la gloria.

El equipo dirigido por Domingo Balmanya se enfrentaría en la primera ronda de la Copa de Ferias 1961-62 al Nottingham Forest. El partido de ida ya encarriló la eliminatoria para el conjunto che con un 2-0 gracias a dos goles de Waldo, la nueva apuesta en la delantera.  El partido de vuelta fue más recordado por el pánico que sufrió la expedición valencianista, debido a las turbulencias en su viaje en avión a Inglaterra, que por la goleada del Valencia (1-5).

En octavos de final esperaba el Lausanne suizo, pero esta ronda se disputaría a partido único ya que la nieve impidió que se jugase en el campo del conjunto helvético. Los de Balmanya accedieron a cuartos después de un partido disputado en Mestalla con el resultado de 4-3.  En cuartos, los blanquinegros se enfrentaron con uno de los grandes favoritos a alzarse con el título, el Inter de Milán de Helenio Herrera.  Dos goles del joven Vicente Guillot daban una buena ventaja (2-0) para la vuelta en San Siro en la que un empate a 3 permitía al Valencia acceder a las semifinales.

El MTK de Budapest no fue rival para el Valencia y encajó dos goleadas tanto en la ida como en la vuelta, con un 3-0 en Mestalla y un 3-7 en tierras húngaras (un triplete del delantero uruguayo Héctor Núñez y dobletes de Waldo y Guillot). De esta manera, el Valencia llegaba a una final que se retrasó hasta setiembre a causa del Mundial. 

Foto vía: valenciacf.com

Foto vía: valenciacf.com

Valencia y Barcelona disputaron la final a doble partido en el inicio de una nueva campaña. Este hecho provocó que Domingo Balmanya dejase el equipo al negarse a renovar su contrato. El entrenador argentino Alejandro Scopelli fue su sustituto en los banquillos del equipo naranja.  La final ya quedó decidida en la ida en el feudo valencianista con un marcador de 6-2.  En este histórico partido Guillot anotó un triplete, Nando Yosu dos goles y Héctor Núñez uno más para su cuenta particular. La vuelta en el Camp Nou terminó 1-1 y el Valencia pudo festejar su primer título europeo.

La temporada 1962-63, con Scopelli al mando, le deparó al Valencia hasta tres eliminatorias con equipos escoceses. Primero tocó enfrentarse al Celtic de Glasgow.  El 4-2 de la ida permitía encarar la vuelta en Celtic Park con confianza. Finalmente, el empate a 2 en el histórico campo del Celtic fue suficiente para acceder a octavos. Waldo y Guillot seguían siendo esenciales una temporada más.

Foto vía: thecelticwiki.com

Foto vía: thecelticwiki.com

El Dunfermline fue un rival duro de pelar para los de Scopelli, en los octavos de final. Pese a lo abultado del partido de ida, con un 4-0, el terreno de juego de los escoceses estaba impracticable. Además los locales estaban preparados, con tacos de goma, a diferencia del Valencia que se los puso en la segunda parte cuando ya perdía 5-1; el resultado final fue de 6-2. Se jugó un partido de desempate en Lisboa, que se llevaron los de Scopelli con un tanto del central Manolo Mestre.

Los cuartos se solventaron rápidamente en la ida con un 5-0 al Hibernian (también escocés). La vuelta se perdió 2-1, pero como declaró el presidente del Valencia, Julio de Miguel, ya podían decir que eran »el nuevo campeón escocés».  En semifinales se eliminó a la Roma con un 3-0 en Mestalla y una derrota por la mínima (1-0) en el Estadio Olímpico.

El Valencia tenía una nueva cita con la historia en una nueva final, en esta ocasión ante el Dinamo de Zagreb.  En el estadio Maksimir, los goles de Waldo, de falta directa, y Urtiaga, le daban la vuelta al marcador y permitían encarar la vuelta con una ligera ventaja (1-2).  Finalmente, Mestalla se vistió de gala para una noche mágica. Además iba a ser el último partido de Scopelli como entrenador che. El 2-0, con goles de Mañó y Héctor Núñez, le daba al Valencia su segunda Copa de Ferias consecutiva.

El 26 de Junio de 1963 el Valencia levantó su segunda Copa de Ferias

Foto vía: valenciacf.com

No obstante, el hecho de conseguir dos trofeos en dos participaciones, no bastó al equipo de la capital del Turia que llegaría a la tercera final en tres años. Pero en esta ocasión sucumbieron ante el Real Zaragoza. Aun así, es evidente que en los 16 años en los que se disputó este torneo, el Valencia fue uno de los grandes dominadores. Así pues, Waldo es el máximo goleador histórico de la Copa de Ferias con 31 dianas (11 de ventaja con el segundo), y en octava y décima posición se encuentran Guillot y Núñez, con 16 y 14 goles respectivamente.

Esta fue una de las mejores épocas del valencianismo, pasando por encima de gigantes europeos como el Barça, el Inter de Milán o el Celtic de Glasgow.  Mestalla nunca olvidará a aquellos héroes que pasaron de la tragedia a la gloria.

 

Cristian García Dobón

Estudiante de periodismo. Apasionado del fútbol en todas sus formas y lugares.

También te podría gustar...