In memoriam U. D. Salamanca

Foto vía unionistas.com

Hoy se cumplen tres años desde que una triste mañana los administradores concursales decretaron la liquidación de uno de los clubes históricos del fútbol español, la Unión Deportiva Salamanca (UDS). Las deudas, unidas a la mala gestión y a los intereses de algunas personas, acabaron con la vida de un club con 90 años de historia. Actualmente, Unionistas de Salamanca C.F, entidad fundada tras la disolución de la UDS, es el proyecto que más seguidores aglutina en la capital charra.

La U.D. Salamanca unía a muchas personas, les llenaba de ilusión y exportaba la “marca Salamanca” al resto de España y, en ocasiones, al extranjero. Hasta que se fue, dejando lágrimas, desilusión, y a la a la ciudad dividida en varios proyectos futbolísticos. Por ello, es necesario recordar a los clubes históricos que han desaparecido para que aquellos equipos en apuros reciban el respaldo de sus aficionados, empresas y entidades locales. Las ciudades y pueblos deberían apreciar bien a sus equipos, sea en la categoría que sea. Pero como pasa en muchas ocasiones, no se valora lo que se tiene hasta que nos quedamos sin ello.

El final del Salamanca llegó el 18 de junio de 2013. Años antes, en 2011, el club charro entró en concurso de acreedores, decretado por el Juzgado de lo Mercantil, debido a la incapacidad para hacer frente a una deuda que rondaba los 25 millones de euros. Parecía que bajo el control de los administradores concursales el club iría saneando sus cuentas, pero no fue así y el descenso a la categoría de bronce terminó de complicar la grave situación.

Tras dos años en Segunda B sobreviviendo a duras penas, se esbozó un convenio de acreedores, del cual el Banco Popular, era el principal acreedor con el 50% de la deuda. El convenio, que podía haberse aprobado, puesto que la UDS tenía bienes en propiedad, como el Estadio Helmántico, y la deuda iba a tener una quita de más del 50%, no se aprobó en la junta de acreedores de aquella fatídica mañana de 2013 por falta de quórum, ya que el Banco Popular no se presentó a dicha reunión. Así, el Juzgado de lo Mercantil decretó la disolución de la entidad y el inicio de la fase de liquidación del club. “Hoy se puede decir que la Unión ha muerto”, aseguró aquel día ante los medios de comunicación Máximo Mayoral, uno de los administradores concursales.

Foto vía Twitter

Foto vía Twitter

Semanas antes, Juan José Hidalgo Acera, expresidente del conjunto salmantino en su época dorada y el que parecía que iba a ser una de las esperanzas para hacerse cargo del club, mostró sus intenciones. El empresario charro explicó su intención de dejar morir al histórico Salamanca, habida cuenta de la deuda que arrastraba, para hacer un nuevo club libre de cargas que pudiese invertir todo el presupuesto en una buena plantilla para retornar a Segunda División, y no en pagar deudas del pasado. De esta manera y tras comprar los derechos federativos de la UDS con una empresa llamada Desarrollos y Proyectos Monterrubio S.L, surgió el Salamanca Athletic Club (SAC), una entidad inmersa en pleitos contra la Federación Española de Fútbol y la Liga de Fútbol Profesional porque todavía no está inscrito en las competiciones por diversos problemas burocráticos.

Tras la declaración de intenciones de Hidalgo, el sector más activo de la afición del club blanquinegro se puso manos a la obra y crearon la Plataforma de Aficionados de la Unión (PAU), un colectivo con unos objetivos claros. Así lo reflejó su manifiesto fundacional: “la PAU es totalmente contraria a cualquier proyecto de mal llamada ‘refundación’ del club. Tiene como único objetivo mantener con vida a la Unión Deportiva Salamanca”. Este colectivo se reunió con Hidalgo en Madrid para explicarle que la Unión era viable y que no había que dejarla morir. Hidalgo les ignoró a pesar de que la PAU había conseguido un inversor británico dispuesto a poner 500.000 libras y los administradores concursales habían logrado un convenio inmejorable con una quita del 60% del total de la deuda y una carencia de cuatro años. Hidalgo no atendió a razones y se llegó al fin de una entidad que jugó doce años en Primera División y por la pasaron jugadores importantes como D’Alessandro, Michel Salgado, Taira, Makukula, Pauleta, Stinga, Quique Martín, Miku o Carlos Vela.

Foto vía desdemigradavieja.blogspot.com.es

Foto vía desdemigradavieja.blogspot.com.es

NACIMIENTO DEL UNIONISTAS DE SALAMANCA C.F

Ajenos a las aberraciones del fútbol moderno y con dolor que les dejó la pérdida de la Unión Deportiva Salamanca, un grupo de aficionados blanquinegros fundó el Unionistas de Salamanca C.F, un club formado para honrar la memoria de la extinta UDS y para agradecer lo que esta entidad dio a la ciudad y provincia charra durante sus 90 años de vida. Tal y como se puede ver en el apartado de identidad y objetivos expuestos en la página web del club, el cometido primordial de Unionistas es homenajear y recordar a la Unión, empezando a competir desde la categoría más baja (Primera Provincial) y recordándola constantemente sin intentar suplantar su identidad.

Unionistas quiere que el recuerdo a la Unión se mantenga en todos los detalles, pero siempre desde el respeto y sin engañar a la gente haciéndole creer que se trata del mismo equipo. Estas ideas están garantizadas por sus estatutos fundacionales. Por ejemplo, el Club utilizará en su indumentaria habitual los colores blanco y negro, pero nunca podrá llevar la combinación de camiseta blanca y pantalón negro, ni el escudo, o imitación del escudo de la UDS, ni su himno de manera oficial. Ni tampoco, en caso de cambio de nombre, ninguna de las palabras que lo formen podrá ser “Unión”, o de forma más general no podrá ser un nombre que desemboque en que al club se le denomine “La Unión” o “El Salamanca” llevando a equívocos entre su identidad y la de la institución histórica a la que honra.

En sus estatutos también se encuentran otros artículos interesantes como los referidos a la responsabilidad de los directivos y socios. “Los directivos del Club responderán ante la entidad, ante los socios y ante terceros por los daños causados y las deudas contraídas por actos dolosos, culposos o negligentes”, reza el artículo 38.1. Y, como no podía ser de otra manera, Unionistas fomenta el espíritu democrático y se rige bajo la modalidad de un socio, un voto. Los aficionados del club ya han participado en la elección del escudo, himno e indumentaria, entre otros asuntos.

Foto vía unionistascf.com

Foto vía unionistascf.com

Unionistas empezó su andadura de la mejor manera posible: pese a fundarse en junio de 2013, decretó un año de luto en recuerdo de la UDS, y no comenzó a competir hasta el curso actual, el 2014/2015. Un año casi inmejorable a nivel deportivo, ya que además del ascenso del primer equipo a Regional de manera brillante, también han logrado subir de categoría los equipos Juvenil, Cadete, Alevín y Benjamín, cerrando así su primera temporada de manera exitosa con cinco ascensos de siete posibles. Pero el éxito no solo ha llegado en el ámbito deportivo, también al económico e institucional. El novedoso y ambicioso proyecto charro ha terminado el año respaldado por más de 2.500 socios, y en apenas quince días de campaña ya se han conseguido más de 400 socios para la siguiente temporada.

Pinta bien el nuevo club y, conscientes de que no hay atajo hacia las estrellas, desde Unionistas seguirán trabajando para mantener vivo el recuerdo de la Unión. No será tarea fácil. Va por ti, Unión Deportiva Salamanca, sigues en cada uno de nuestros corazones.

Iván Herrero

Periodista deportivo en ciernes. Realista y Unionista. Su máxima: lo bueno, si breve, dos veces bueno.

También te podría gustar...