La inolvidable hazaña de la RSD Alcalá en Segunda B

Patrimonio de la Humanidad, lugar de nacimiento de Miguel de Cervantes, poseedora de una de las mejores universidades del mundo y de fundación prerromana. Así es la ciudad española de Alcalá de Henares, uno de los lugares más emblemáticos de la región madrileña. Una ciudad que, desde 1929 tiene el lujo de contar con un club de fútbol: la RSD Alcalá.

El conjunto madrileño es el resultado de la fusión de dos clubes: Deportiva Obrera Alcalaína (fundado por Ángel Gómez) y el Alcalá FC (fundado por Eusebio Gómez De Miguel) consiguiendo su título de Real en diciembre de 1929 gracias a, por aquel entonces, presidente de la entidad, Fernando Presas.

En los primeros años del equipo alcalaíno destacó un subcampeonato en Tercera División en la temporada 1940/1941. No sería hasta casi 30 años después, en la campaña 1979/1980 cuando consiguieron por fin ascender a la categoría de bronce del fútbol español.

Sus primeros pasos en Segunda División B datan de 1980, siendo rivales su primer año en la categoría de clubes de la talla del RC Celta, el RC Deportivo (ambos acabaron ascendiendo), CD Logroñés, SD Compostela o Racing de Ferrol. La RSD Alcalá, dirigida por Segura, acabó en la 14ª posición, evitando así el descenso.

Durante toda esa década, el conjunto complutense se mantuvo firme y luchó en muchas ocasiones por no bajar, destacando por aquel entonces un jovencísimo Pepe Mel, quien se proclamó pichichi absoluto de Segunda B en la temporada 1984/1985 con la friolera de 30 goles, lo que le sirvió para acabar en el filial del Real Madrid. Otros futbolistas destacados en aquellos años fueron Jesús Polo, Alberto Bernardo, Pedro Valdominos, Pedro Carrasco, Joaquín Robles o Chuti. También comenzó a emerger Gabi Moya, ex jugador de Atlético, Valencia CF o Sevilla FC entre otros clubes.

Los rojillos se mantuvieron hasta la campaña 1985/1986 donde acabaron sucumbiendo, pero volvieron a subir la temporada siguiente de la mano del mismo entrenador con el que debutaron y consiguiendo permanecer en dicha categoría hasta que, primero en 1991 y luego en 1993, acabaron por bajar a Tercera División, donde luchó durante la década de los ’90 por volver a su sitio.

En el curso futbolístico 2000/2001, la RSD Alcalá regresó nuevamente a la Segunda División B con jugadores con una media de edad bastante baja. La ambición fue la pieza fundamental de los madrileños en esta nueva década donde en su primer año de vuelta obtuvo una meritoria undécima plaza.

La campaña 2002/2003 volvió a conseguir la salvación en un año donde empezó a asomar un joven Tito (actual jugador del Rayo Vallecano) con 17 años y mucho recorrido. Con un cambio de técnico y sustentado por los goles de Montero y Dani Calvo, los alcalaínos acabaron décimos.

No todo iba a ser un camino de rosas para el Alcalá en su enésima vuelta a la división de bronce y es por eso que en la 2003/2004 acabaron manteniéndose en el Playoff de permanencia tras una campaña con muchos altibajos y en la que se quedó, con 44 puntos, a 9 del descenso directo. Su rival fue el Real Betis «B», al que pudieron doblegar en un global de 4 a 1 (resultado de 1 a 2 en la ida y de 0 a 2 en la vuelta) con un imperial Quini (ex de AD Alcorcón, CD Leganés y Real Racing Club entre otros), quien conseguiría dar la vuelta en el resultado de Ida el tanto del exalbinegro y exracinguista Arana.

La mejor campaña de la historia de la RSD Alcalá fue en la 2004/2005, donde llegaron a clasificarse para el playoff de ascenso, acabando la liga regular en cuarta posición. Su rendimiento fue bastante notable a pesar de que fueron el séptimo equipo menos goleador del Grupo I junto con el Sanse. A pesar de ello, pudo disfrutar de jugar una promoción gracias a tener el goal average ganado con el CD Leganés, privando a estos de conseguir su objetivo.

 

Once de la RSD Alcalá en la 2004/2005 — Don Balón

 

Poniendo en contexto la temporada, los dirigentes apostaron por el técnico serbio Josip Visnjic con el objetivo de quedar en media tabla y tener un proyecto viable en 2 años. La cosa no comenzó muy bien para los rojillos ya que hasta la J6 no consiguieron su primera victoria (fue por 0 a 1 ante el CD Ourense), cuajando una primera vuelta en la que solamente contaron con seis triunfos, condicionada por hasta ocho empates. El poco bagaje goleador empezó a ser un problema.

Sin embargo, en la segunda vuelta todo cambió, ya que únicamente perdieron cinco encuentros y su magnífica racha desde la J32 hasta la J38 con un total de siete partidos sin conocer la derrota y consiguiendo 15 puntos sobre 21 posibles propició la clasificación a playoff de manera in extremis en la última jornada del campeonato gracias a su empate frente al Rayo Vallecano en El Val.

En el sorteo de playoff su primer rival fue la SD Ponferradina, club que terminó segundo en el Grupo II y que contaba con futbolistas muy experimentados en la categoría (muchos de ellos ascenderían la temporada siguiente). El partido de ida se jugó en El Val y acabó con 1 a 1. Resultado difícil de revertir, puesto que los blanquiazules se habían mostrado intratables en su campo en liga regular. Entonces apareció el milagro. Un milagro llamado Esaú Gómez que, con su gol en el 91′, clasificó a los rojillos para la segunda ronda y eliminando a toda una Ponfe.

Su segundo rival no se hizo esperar y fue aún más temible que el anterior: el Hércules CF, quien había quedado también en segunda posición, sólo por detrás de uno de sus rivales: el Alicante CF y que previamente había arrollado a la AD Ceuta en un global de 3 a 0. La ida se jugó en el campo del Alcalá y el resultado no pudo ser peor: los rojillos cayeron derrotados por 1 a 3. Kiko Ratón, Nano y Álvaro Cámara despertaron del sueño a los pupilos de Josip Visnjic a quienes sólo les valía una utopía para pasar de ronda. Esa utopía no se cumplió y los alcalaínos acabaron empatando a 1 el partido de vuelta en el Rico Pérez, consiguiendo de esa manera el ascenso el conjunto herculano.

 

Esta es una de las mayores hazañas, no sólo de la RSD Alcalá, sino del fútbol modesto madrileño en general. El año que, un club con el objetivo de no pasar apuros, se quedó a tan sólo 90 minutos de celebrar un ascenso a Segunda División.

Actualmente, los rojillos se encuentran en Tercera División. Su última andadura en la categoría de bronce fue en la 2012/2013 (una campaña antes, Visnjic regresó para salvar del descenso al club). Desde entonces han participado únicamente en una fase de ascenso. Fue en la 2017/2018, siendo eliminados por la Cultural de Durango tras apear previamente a la AD San Juan.

Tras el comunicado oficial de la RFEF y, tras la suspensión de la temporada de Tercera a causa del Covid-19, los alcalaínos volverán esta campaña a jugar un playoff a Segunda B (si Sanidad aprueba las medidas impuestas por la RFEF). Lo harán frente al líder de su grupo, el CDA Navalcarnero, tras una temporada con bastantes altibajos.

Víctor Polo

Abajas (Burgos), 1992. Redactor en Los Otros 18.

También te podría gustar...