El último EuroPucela

Edu, Álvaro Gutiérrez, Santamaría, Fernando, César, Peña, Quevedo; Soto, Torres Gómez, Peternac y Víctor (1996-97)

El Real Valladolid no está viviendo, ni mucho menos, una época idílica deportiva y económicamente hablando. Asume su cuarta temporada consecutiva en Segunda División con más pena que gloria, pues a pesar de ser siempre uno de los candidatos y equipos a batir, desde que se instalase la promoción de ascenso tan solo ha jugado los playoffs en dos ocasiones (con un 50% de efectividad, un ascenso en 2011-12 y una eliminación en semifinales, 2014-15). Una crisis institucional de la que se está saliendo, pero que poco o nada se parece a otras gestas vividas con grandes finales felices, como la última vez que el club castellano se asomó a la puerta de Europa para hacer historia con un ‘equipazo’ que siempre será recordado por Pucela.

Fue en la temporada 1996-1997, cuando la liga española afrontaba su segundo y último curso de 22 equipos y el Real Valladolid vivía su temporada número 30 en Primera División. El presidente Marcos Fernández tuvo que contar con la vuelta de Vicente Cantatore en la temporada anterior como revulsivo para mantener la categoría, objetivo que se cumplió con creces para así, confiar en el chileno desde el principio de temporada con un proyecto nuevo. Para comenzar desde cero, el Pucela hizo una revolución en sus filas con muchas bajas y altas en el verano de 1996. Se fueron grandes nombres y promesas como Iván Campo o Baraja, pero en cambio llegaron a orillas del Pisuerga reemplazos que cubrieron los huecos dejados con éxito como el delantero Víctor, que procedía del Toledo en Segunda División, o el colombiano Harold Lozano. A esos jugadores se les unía Peternac, Peña, César, Benjamín y Marcos.

Una temporada especial de principio a fin

El club empezó la temporada con grandes cambios extradeportivos, pues culminó la remodelación del estadio José Zorrilla, que pasó de 33.000 localidades (repartidos en sitios de pie y de asientos) a las actuales 26.512 (todos son asientos); y, como todos los clubes españoles, cedió sus derechos audiovisuales con un gran contrato televisivo. Un paso de gigante para el club en una temporada que sería histórica.

En lo deportivo, el Real Valladolid comenzó la temporada de manera irregular con dos victorias, dos empates y dos derrotas, pero una racha de cinco victorias (ante Tenerife, Compostela, Logroñés, Valencia y Sporting) en seis partidos catapultó a los vallisoletanos en la zona alta de la clasificación. A pesar de esto, una derrota abultada contra el Barcelona en el Camp Nou por 6-1 bajó del cielo a los de Cantatore, ¿o no?

El Valladolid vivió tardes de gloria en 1997

Quevedo y Fernando celebran un gol contra el Valencia (4-1) en el partido 1000 del Real Valladolid en Primera (1997)

El equipo acabó el año con cinco partidos sin ganar, augurando un hipotético bajón de juego ante una liga tan larga de 42 jornadas con equipos muy brillantes en esa época. A los equipos de siempre les sumaba el Athletic Club de Luis Fernández, el temible Atlético de Madrid de Futre y Kiko, el grandioso Betis de la mejor época de Lopera o el ‘SuperDépor’. Unos equipos muy competitivos que tenían más recursos económicos que este Valladolid que dio muchas sorpresas y muchos disgustos a sus rivales.

En un buen comienzo de año con victorias ante el Celta, Rayo Vallecano o Espanyol, el Pucela se proclamó el conjunto revelación de la temporada luchando definitivamente por los puestos europeos, sobre todo en los meses de marzo y abril, que fue cuando el equipo encadenó seis partidos consecutivos sin ver la derrota incluyendo una magnífica victoria ante el Barcelona por 3-1 con doblete de Víctor, el máximo goleador del equipo en aquella temporada con 16 goles. También se vivió con máxima alegría la jornada 32 de liga, pues el Valladolid celebró con victoria su partido número 1000 en Primera División, con un gran triunfo sobre el Valencia por 4-1 en el José Zorrilla.

Fue en la penúltima jornada de la temporada cuando el equipo se clasificó matemáticamente para jugar la Copa de la UEFA tras ganar 1-0 al Hércules con gol de Quevedo de penalti, sin tener que esperar lo que hacía la Real Sociedad en su partido. En aquella temporada, el séptimo clasificado tenía el premio de poder jugar también competición europea, cosa que aprovechó el equipo vallisoletano de manera magnífica al sumar la friolera de 64 puntos con 18 victorias en su haber, récord histórico de partidos ganados del club en Primera División que aún no ha podido superar.

Peternac es uno de los jugadores más recordados por Pucela

Peternac es el máximo goleador de la historia del Real Valladolid con 55 tantos

Sin duda, un magnífico e histórico curso, con mención especial para el tridente ofensivo protagonizado por Víctor (16 goles), Fernando (11 goles) y Quevedo (10 goles), que juntos sumaron 37 goles en total. Esta campaña, Peternac sufrió varias lesiones y apenas pudo ayudar a sus compañeros en los registros anotadores, pero en la temporada 1995-96 ya había dejado su impronta goleadora con 23 tantos, entre ellos cinco que marcó al Real Oviedo (3-8 en el Carlos Tartiere) en un mismo partido.

Dos rondas en la Copa de la UEFA

Para afrontar la temporada en la Copa de la UEFA, el club apostó por la vuelta de uno de los estandartes de la historia del club como es Eusebio Sacristán, que tras sus pasos en el Atlético de Madrid, Barcelona y Celta, volvió a su casa para jugar en Europa. También se sumaron fichajes como de Juan Carlos y García Calvo, o unos jóvenes Heinze y Pablo García. La temporada empezó muy mal. Tal es así que llegó la destitución de Cantatore al perder los tres primeros partidos de liga.

Con Antonio Santos como entrenador interino, el equipo jugó su primer partido en la UEFA siete años después de su última andadura en Europa, lo hizo ante el letonio Skonto por 2-0 con goles de Edu Manga y Juan Carlos en un Zorrilla a rebosar. En el partido de vuelta, el equipo sufrió para pasar al perder por 1-0 desde el minuto 5, pero supo mantener el tipo consiguiendo el pase a los dieciseisavos de final, donde se enfrentaría al Spartak de Moscú ya con Sergio Kresic en el banquillo pucelano. El conjunto blanquivioleta no pudo pasar de eliminatoria tras perder los dos partidos; cayó 2-0 en el Lokomotiv Stadium y perdió 1-2 ante su afición para despedirse con pena su última participación europea y para centrarse en la liga, donde por cierto, mantuvo la categoría con creces.

Plantilla del Real Valladolid (1996-97) que acabó 7ª en la tabla y se clasificó para UEFA

Plantilla del Real Valladolid (1996-97) que acabó 7ª en la tabla y se clasificó para UEFA

Una historia añorada por los pucelanos, que tienen la esperanza de volver a sentir a un equipo ganador tanto en Primera División como en Europa. Atrás quedan jugadores míticos de la entidad como Víctor, César Sánchez, Peña, Torres Gómez, Santamaría, Eusebio, Hierro, Cuáhtemoc Blanco, Caminero, Alberto Marcos….

También te podría gustar...