El Compostela quiere volver

Llega el tiempo de descuento en el estadio Ruta de la Plata de Zamora. El equipo local juega contra la SD Compostela y el partido está empate a cero. Hay un córner, dudoso. Muy protestado por los jugadores del Zamora, conjunto que lucha por evitar el descenso a Tercera División. Los gallegos sacan desde la esquina, un futbolista visitante toca de cabeza en el primer palo y un central, Portela, remata solo en el segundo. Es gol.

El único tanto que se vio en este encuentro de la jornada 32 del grupo I de 2ºB sirve para que un histórico del fútbol gallego confirme sus aspiraciones a disputar la fase de ascenso. La cuarta plaza, que ocupa la UD Logroñés (no confundir con el histórico y desaparecido CD Logroñés), está todavía lejos, a cinco puntos que son seis por un goal average perdido con el cuadro riojano, pero la confianza del Compostela es infinita. Los blanquiazules van en escalada, remontando desde la zona media de la tabla, y sueñan con alcanzar las posiciones que dan licencia para luchar por un puesto en la categoría de plata del fútbol español.

En la capital de Galicia se ha recobrado la ilusión por el deporte rey. Después de vagar durante años por el fútbol regional gallego, el mítico Compos vuelve a ser una realidad. Así lo fue en los noventa, cuando Santiago se convirtió en ciudad de Primera División.

Fernando Castro Santos era el entrenador, pero el espectáculo lo daba su presidente. El polémico José María Caneda subió a los altares del fútbol español al meter al Compostela en la élite, escalando peldaño a peldaño desde Tercera. Fue en una promoción contra el Rayo Vallecano donde logró el gran éxito el club santiagués. Dos igualadas, una en Vallecas y otra en Santiago, precedieron al partido de desempate en Oviedo. En un Carlos Tartiere abarrotado, el Compos alcanzó el cielo al imponerse por 3 – 1. El sueño se había hecho realidad.

Formación del Compostela que consiguió el ascenso. Arriba, de izquierda a derecha: Bellido, Iru, Fabiano, Ohen, Tocornal y Moure. Abajo: Abadía, Modesto I, Lucas, Bodelón y Modesto II Foto vía: compostela.org

Formación del Compostela que consiguió el ascenso. Arriba, de izquierda a derecha: Bellido, Iru, Fabiano, Ohen, Tocornal y Moure. Abajo: Abadía, Modesto I, Lucas, Bodelón y Modesto II
Foto vía: compostela.org

Cuatro temporadas compitió en Primera División la SD Compostela. La primera fue la 1994/1995. El partido de estreno se jugó ante la Real Sociedad en San Lázaro, su feudo. El Compos perdió (0 – 2). No tardaron en llegar el primer punto, contra el Oviedo (2 – 2), ni la histórica primera victoria, en casa frente al Valladolid (1 – 0), pero la campaña fue, como se esperaba, muy sufrida. El Compostela se salvó en la última fecha del campeonato al vencer como local al Tenerife (2 – 0) y aprovechar el favor de su vecino Deportivo, que goleó por 2 – 8 al Albacete y posibilitó la salvación de los santiagueses, que habían arrancado la jornada final en puestos de promoción de descenso.

 Tras la permanencia vendría la consolidación. Dio para mucho la estancia del Compostela entre los mejores de España. Entre otros hechos, para presumir de ser sub-campeón de invierno. Sucedió en la campaña 95/96. En el banquillo ya no estaba Castro Santos, destituido por Caneda al término del ejercicio anterior, sino un joven y por aquellas desconocido Fernando Vázquez. El técnico de Castrofeito saltó al fútbol de élite en San Lázaro, donde sus carreras por la banda celebrando goles se hicieron famosas.

Foto vía: revistaindiscretos.com

Foto vía: revistaindiscretos.com

En lo meramente futbolístico, el Compostela fue una máquina y su estadio un fortín durante una primera vuelta en la que sólo logró puntuar en Santiago, con un empate, el Salamanca. El único que superaba a los blanquiazules al término de la jornada 21 (aquella temporada había 22 equipos en Primera División) era el Atlético de Madrid, posterior campeón de Liga y Copa.

Empezó la competición como un auténtico tiro al ganar los dos derbis gallegos: por la mínima al Celta en Balaidos (0 – 1) y goleando al Deportivo en San Lázaro (4 – 0). Además, logró imponerse al Barcelona como local (2 – 1) y se lo puso muy complicado al Real Madrid en el Bernabéu (2 – 1). El Compostela soñaba con viajar por Europa el siguiente curso. Sin embargo, los chicos de Fernando Vázquez se desinflaron en la segunda vuelta y tuvieron que conformarse con ser décimos, posición que, a la postre, sería la mejor de la historia del Compos.

Por las viejas y hermosas calles del casco histórico de Santiago todavía se recuerda con nostalgia a aquella plantilla sub-campeona de invierno, en la que destacaban jugadores como Ohen, Fabiano, Christensen, Passi, Lekumberri, Nacho o Sion. Un equipo al que, además, era muy bonito ver jugar, pues desenvolvía un fútbol alegre, dinámico y ofensivo.

Mientras, José María Caneda también se hacía su particular hueco entre los presidentes de los equipos más importantes de España. Era una época en la que no estaba de moda guardar las formas. Los inquilinos del palco presidencial jugaban su propio encuentro. Y entre los más excéntricos estaba Jesús Gil. El propietario del Atlético protagonizó con Caneda uno de los actos más lamentables de la historia del fútbol español. A las puertas de la sede de la LFP, el hambre y las ganas de comer se juntaron y la cara del gerente del Compos lo pagó. Gil y Caneda se dijeron absolutamente de todo tras el puñetazo del primero a José González Fidalgo. Las imágenes dieron la vuelta al mundo.

Foto vía: es.paperblog.com

Foto vía: es.paperblog.com

En el terreno de juego, el Compos seguía dando que hablar, para bien o para mal. San Lázaro fue testigo, por ejemplo, de uno de los mejores goles de la historia de la Liga. Lo marcó Ronaldo con el Barça, un 12 de octubre de 1996. La jugada habla por sí misma.

Sonada fue también la historia de Nacho. El lateral zurdo del Compostela recibió la llamada de Javier Clemente para jugar con la selección española. Para la sorpresa general, este rechazó la posibilidad. El motivo no fue otro que su ideología, próxima al nacionalismo gallego. Nacho no se sentía identificado con España y no le interesaba representarla. Para algunos un error, para otros (entre los que se incluye el autor de este artículo) un ejercicio de coherencia. El caso es que Clemente lo entendió y, para ahorrarle una sanción al jugador, decidió no convocarle.

Foto vía: todocoleccion.net

Foto vía: todocoleccion.net

Pero no todo es para siempre. Tampoco la aventura del Compostela en Primera. Fernando Vázquez salió del club a mitad de la temporada 97/98 y Gabriel Leis, su segundo, le sustituyó. Los blanquiazules jugaron la promoción contra el Villarreal. 0 – 0 en El Madrigal y 1 – 1 en San Lázaro. El valor doble de los goles fuera de casa devolvió a Segunda al Compos.

Para Caneda, aquel tropezón debió suponer sólo un año de transición, un punto y aparte, y echó el resto para regresar cuanto antes a la máxima categoría. Por desgracia para los aficionados compostelanos no fue así. El Compostela no consiguió abandonar la Segunda División y las deudas lo ahogaron. El punto y aparte bien pudo ser final. De hecho, en el verano previo al ejercicio 2004/2005 el club descendió de manera administrativa a Regional Preferente, pese a que deportivamente tendría que haber competido en Tercera División.

José María Caneda fue el presidente del Compostela en su etapa en Primera Foto vía: diariodeleon.es

José María Caneda fue el presidente del Compostela en su etapa en Primera
Foto vía: diariodeleon.es

Aquel año se aprueba la liquidación del Compostela al tiempo que se crea la entidad ‘Campus Stellae’, que hereda los derechos deportivos del Compos. A su vez, Caneda recupera en subasta pública la marca ‘SD Compostela’ y vuelve a ocupar la presidencia, intentando un regreso a la élite que llegó hasta 2ºB. Otra vez los impagos llevaron al refundado conjunto blanquiazul a Preferente, pero esta vez el asunto terminó con el polémico presidente fuera de la entidad. Una directiva totalmente nueva recupera el nombre ‘SD Compostela’ para competir y devuelve al equipo a Tercera y a 2ºB, categoría en la que compite hoy en día.

Y en 2ºB ha recuperado la ilusión su hinchada. Después de un sinfín de descensos, impagos y deudas, parece que en San Lázaro se ha instalado la estabilidad. Volver al fútbol profesional es la gran ilusión. Antonio Quinteiro es ahora el presidente e Iñaki Alonso su entrenador. Será difícil en la vigente temporada, pero el nuevo proyecto es ambicioso. Si hay un equipo en España al que se puede considerar ave fénix, ese es la SD Compostela, que parece estar de vuelta.

Miguel Piñeiro

Adicto al fútbol en sus tres estados: verlo, jugarlo y contarlo. Deporte y periodismo, mezclados pero no agitados.

También te podría gustar...