Trece años de la última gran alegría bética

Foto vía sevilla.abc.es

¿Qué aficionado al fútbol no ha utilizado YouTube como baúl de recuerdos? De esa forma es posible recordar aquella gran victoria, revivir las mejores jugadas y goles, volver a vestir con los colores de tu equipo a esa estrella que tanto te emocionaba o sonreír pensando en qué hacías y en qué pensabas el día en que tu club favorito ganó su último título.

Recurramos a YouTube para trasladarnos diez años atrás: 11 de junio de 2005. Ciudad: Madrid. Lugar: Estadio Vicente Calderón.

El del vídeo es el gol que dio al Betis una de sus últimas grandes alegrías. La segunda Copa del Rey llegó tras una final agónica y muy disputada contra el aguerrido Osasuna de Javier Aguirre. El tanto de la victoria lo marcó un canterano que había comenzado el 2005 tumbado en cama por una grave lesión. Fue en el minuto 9 de la segunda parte de la prórroga. El delantero de Triana hizo enloquecer a los verdiblancos y completó una temporada de ensueño.

Semanas antes, los béticos ya habían recibido un chute de adrenalina gracias a un gran gol de falta directa de Assunçao en Mallorca, que posiblitó el punto que llevó al Betis a la previa de la Champions. La Copa fue la gran guinda. El título que se le había escapado a Lorenzo Serra Ferrer contra el Barcelona en 1997, durante su primera etapa como entrenador en Heliópolis. El técnico balear volvió para la campaña 2004/2005 al lugar que le vio triunfar en los noventa. Segundas partes nunca fueron buenas, salvo la de El Padrino y la de Serra Ferrer en el Benito Villamarín.

Serra Ferrer (a la derecha en la imagen), junto a Alexis, su ayudante en su segunda etapa en el Betis Foto vía videosdelbetis.com

Serra Ferrer (a la derecha en la imagen) junto a Alexis, su ayudante en su segunda etapa en el Betis
Foto vía videosdelbetis.com

El Betis fue quemando etapas poco a poco y sin hacer ruido hasta plantarse en la final del torneo del K.O. En primera ronda cayó el Alcalá, por penaltis. Luego fue el turno del Cádiz, al que los heliopolitanos derrotaron por 0 – 2 en el Ramón de Carranza. A continuación, ya a doble partido, se eliminó al Mirandés. En cuartos de final, el rival fue la sorprendente Gramanet, que venía de cargarse a todo un Barcelona y también al Levante. A un gol se quedaron los catalanes de unas semifinales que medirían al Betis y al Athletic. Tras empatar a cero en Sevilla y repetir resultado en San Mamés, la tanda desde el punto fatídico dio el pase a los béticos.

La final ya era una realidad para el Betis, un equipo temible a balón parado debido al gran especialista Assunçao, con mucha calidad en las bandas -gran temporada de Joaquín y Edu- y que contaba en punta con un Ricardo Oliveira hambriento de goles. Serra Ferrer construyó un equipo dinámico y muy veloz al contragolpe. Le gustaba ser dominado para salir rápido y pegar el zarpazo cuando menos se lo esperaba su oponente.

Foto vía: videosdelbetis.com

Foto vía: videosdelbetis.com

Enfrente estaba Osasuna. Los rojillos eran un conjunto muy sólido, duro y peleón. Su garra les convertía en un adversario muy difícil de vencer. Fútbol directo, mucho músculo en la medular y dos luchadores como el «Chengue» Morales y Webó arriba. Esas eran las peligrosas armas usadas por Javier Aguirre con los de Pamplona.

En un Vicente Calderón abarrotado, el Betis salió con el siguiente once: Doblas; Melli, Juanito, Rivas, Luis Fernández; Arzu, Assunçao; Joaquín, Fernando, Edu; y Oliveira. Por su parte, Osasuna utilizó de inicio a: Elia; Expósito, Cruchaga, Josetxo, Clavero; Valdo, Pablo García, Puñal, Delporte; Webó y Morales. 

Después de una primera parte con mucho respeto y poco fútbol, la segunda se animó. El Betis se adelantó con un gol oportunista de Oliveira, que aprovechó un malentendido entre Cruchaga y Elia para marcar. Poco tardó Osasuna en empatar. Lo hizo con un remate de cabeza del australiano Aloisi, que había entrado por Webó. Nadie fue capaz de ganar en noventa minutos. Para los de Heliópolis quedaba todavía lo mejor, el éxtasis.

Dani celebra el segundo gol a Osasuna en la final de Copa Foto vía: sevilla.abc.es

Dani celebra el segundo gol a Osasuna en la final de Copa
Foto vía sevilla.abc.es

Dani entró por Edu antes de la prórroga. Nunca una decisión técnica fue tan aplaudida como la de Serra Ferrer, que apostó por el trianero para tener más profundidad y llegada a área. Cualquier bético sabrá narrar de memoria la jugada del segundo gol. El Betis recupera el balón en campo propio y Fernando inicia un contragolpe que se fue gestando a fuego muy lento. Tras hacer la pared con Oliveira, el mediapunta malagueño le da el esférico a Varela y este realiza una larga conducción hasta cerca de la frontal. Dani se desmarca y recibe el pase para chutar cruzado con la zurda y poner la pelota lejos del alcance de Elia.

Lo que vino después fue una locura verdiblanca a orillas del Manzanares. El final de la prórroga se le hizo eterno a los aficionados del Betis, pero Cañas terminó levantando la segunda Copa para su equipo. Una década después, los heliopolitanos siguen soñando con repetir una gesta como la del Calderón, donde un canterano que había empezado el año lesionado marcó uno de los goles más importantes de la historia del Betis. Por supuesto, repetido hasta la saciedad en YouTube.

Miguel Piñeiro

Adicto al fútbol en sus tres estados: verlo, jugarlo y contarlo. Deporte y periodismo, mezclados pero no agitados.

También te podría gustar...