¡Cómo me voy a olvidar de que el Mallorca ganó la Copa!

Foto vía RCDMallorca.blogspot.com

El titular de este artículo es, quizás, uno de los cánticos más coreados en los campos españoles. Da igual que tu equipo juegue en Primera a que lo haga en Regional. Sus gestas se recuerdan con esa canción pegadiza, melódica y que invita a sumarse a todos los que te rodean. Canción, por cierto, puesta de moda por el grupo argentino Los Auténticos Decadentes. En Mallorca no son ajenos a ella y sirve para recordar la gesta de un equipo, cuya alineación se recuerda de carrerilla y que se alzó con el título más importante de su historia, la Copa del Rey de 2003.

Corría el verano de 2002 y tras una temporada convulsa, en la que los bermellones habían salvado la categoría in extremis, la nueva campaña se presentaba con muchos retos. El club, que un año antes había debutado en la Champions League, quedaba exento de competición europea y la Copa se convirtió en el objetivo adicional de los mallorquinistas, además de hacer un buen papel en el campeonato liguero.

Gregorio Manzano desembarcaba en el banquillo. Bernd Krauss, Sergio Kresic y Tomeu Llompart se habían alternado en la dirección la temporada anterior, pero sin lograr un equilibrio sólido. Tan solo el preparador de Inca había dado alegrías a la afición, logrando la salvación a falta de dos jornadas. El austríaco comenzó logrando el pase en la previa de Champions, pero se diluyó en Liga y fue destituido tras caer goleado frente al Schalke 04.

El nuevo técnico llegaba tras su paso por Racing de Santander y Rayo Vallecano. Con los cántabros había descendido a Segunda División, mientras que con los madrileños, logró la ansiada permanencia. La nueva etapa se presentaba con mucha ilusión y contaría con un bloque de gran calidad. Ibagaza, Eto´o, Riera, Pandiani, Leo Franco o Miguel Ángel Nadal formaban la columna vertebral del equipo.

El Mallorca realizaría una gran temporada en el campeonato liguero, venciendo en campos como San Mamés, Camp Nou o Santiago Bernabéu. Sonoro fue el partido frente al conjunto de los entonces llamados “Galácticos”, que aquel día bajaron de su particular nube con el  contundente 1-5 que le endosaron los isleños. Un encuentro mágico en el que el conjunto bermellón remontó el encuentro en la segunda mitad con goles de Pandiani, Riera, Eto´o, Roberto Carlos en propia puerta y Carlitos. El equipo finalizaría en novena posición, pero el gran hito llegaría en la competición de K.O.

Inicio titubeante y final antológico

Los mallorquines arrancaron la competición copera el 11 de septiembre de 2002 ante la Gramenet. En Santa Coloma, el conjunto dirigido por Manzano se encontró con un muro infranqueable. Los mallorquinistas tardaron 90 minutos en perforar la meta rival y gracias a un tanto de Álvaro Novo, la escuadra isleña lograba el pase a la siguiente ronda. Victoria agónica sobre la bocina y un nuevo rival en dieciseisavos, el Hércules.

Frente a los herculinos, tocaría volver a sufrir, pero esta vez con mayor agonía. Ninguno de los dos conjuntos fue capaz de romper la igualada en el tiempo reglamentario, tampoco en la prórroga y se llegó a la lotería de los penaltis. Los bermellones se impusieron por 3-4, después de tener que lanzar 6 penas máximas y tras sufrir ante un conjunto, que fue muy superior en juego. Carlos, Campano, Ibagaza y Miquel Soler transformaron sus lanzamientos y Leo Franco detuvo dos, lo que daba el pase a octavos.

El sorteo deparó un enfrentamiento con el Real Valladolid a doble eliminatoria. La ida se jugó en Son Moix, en donde los blanquivioletas arañaron un empate en los últimos minutos. Harold Lozano había adelantado a los bermellones, pero Xavi Moré ponía la igualada antes del descanso. Pandiani, en la segunda mitad, volvía a poner por delante a los suyos, pero un postrero tanto de Pachón igualaba la contienda y daba ventaja a los pucelanos para el partido de vuelta.

Ibagaza, Eto´o, Riera y Pandiani fueron los principales protagonistas de la Copa del 2003. Foto vía abc.

Ibagaza, Eto´o, Riera y Pandiani fueron los principales protagonistas de la Copa del 2003. Foto vía abc.

En Zorrilla, se iniciaría el espectáculo balear hacia el título. Un hattrick de Carlos en la primera mitad, dejó el encuentro visto para sentencia. Óscar y Harold Lozano se encargaron de maquear el resultado en la segunda mitad y el duelo terminó con un contundente 1-4. El Valladolid quedaba apeado y nuestros protagonistas se citaban en cuartos con el Real Madrid.

Ante los blancos, volvió a exhibirse el Mallorca, que se convertiría en su bestia negra en los próximos años. El encuentro de ida en tierras capitalinas finalizaba con empate 1-1. Un remate de Miguel Ángel Nadal establecía las tablas en la segunda mitad, pero la exhibición se reservaba para la vuelta. En Son Moix, los baleares tumbaron a los millones blancos. Una encuentro marcado a fuego en la memoria de todos los aficionados bermellones. Fernando Niño abría la lata a los 8 minutos de encuentro, y Samuel Eto´o, con dos tantos antes del descanso, dejaba el partido visto para sentencia. Pandiani, ya en la reanudación, se sumaría a la fiesta y el estadio estallaba de júbilo. Los baleares estaban en semifinales.

Atlético Osasuna, Recreativo de Huelva, Deportivo de la Coruña y RCD Mallorca disputaron aquellas semifinales. Un hito, que a día de hoy, sería complicado de repetir. Los coruñeses, que venían de ganar el título un año antes, tras el famoso Centenariazo, sucumbieron ante el poderío balear en Riazor. Un partido épico, en el que Pandiani abrió la lata y en el que en los últimos 10 minutos, se vieron otros cuatro tantos. El “Rifle” volvería a anotar en el 80 y Eto´o dos minutos después. El Deportivo reaccionó por mediación de Tristán y Makaay, pero ya era tarde y los visitantes se llevaban la victoria por 2-3. En la vuelta, el tanto inicial de Fran dio vida a los coruñeses, que no pudieron marcar más, Ibagaza a falta de 7 minutos terminaba con la ilusión de los blanquiazules de repetir final de Copa.

Los bermellones se metían por tercera vez en su historia en la final de Copa del Rey. Hasta entonces, su título más importante había sido la Supercopa de España lograda en 1998 frente al Barcelona. En las otras dos finales coperas, la suerte había sido adversa. En 1991, un tanto de Santaelena en la prórroga, daba la victoria al Atlético de Madrid, mientras que en 1998, los penaltis frente al Barcelona, privaban a los baleares del título. Llegaba una nueva oportunidad para resarcirse.

Desplazamiento masivo y una final muy de Los Otros 18

Elche fue el lugar escogido para una final histórica entre Recreativo de Huelva y RCD Mallorca. Ninguno de los dos equipos contaba con el trofeo en sus vitrinas, por lo que se esperaba un nuevo campeón. La afición balear acudió al choque en masa. Un desplazamiento de más de 15.000 aficionados, que a día de hoy sigue siendo el mayor movimiento de la masa social de los bermellones.

Los mallorquinistas festejaron por todo lo alto el título más importante de su historia. Foto vía nadaladas.wordpress

Los mallorquinistas festejaron por todo lo alto el título más importante de su historia. Foto vía nadaladas.wordpress

Leo Franco; David Cortés, Nadal, Poli, Fernando Niño, Harold Lozano; Álvaro Novo, Albert Riera, Ibagaza; Pandiani y Eto´o fueron los 11 elegidos de Gregorio Manzano para la empresa. El “Rifle” abrió la veda con un tanto de penalti. El “Caño” puso la magia con sus asistencias, como ya había hecho a lo largo de toda la temporada y un doblete de Eto´o en la segunda mitad tumbaba al Decano.

La fiesta duró hasta altas horas de la madrugada y los futbolistas bermellones lo festejaron por las calles de la isla. Una celebración masiva para un equipo que tocaba su techo y al que a partir de entonces le esperaba una larga agonía, que terminó con los mallorquinistas en Segunda División y sumidos en una grave crisis económica. Eso sí, todavía se verían dos participaciones en la Copa de la UEFA y unas nuevas semifinales de Copa del Rey.

Javier Taboada Valdés

Periodista ourensano, especializado en deporte. Cofundador de Social Media Sports. He pasado por varios medios de comunicación como La Voz de Galicia, RNE, Onda Joven Radio y La Sexta Deportes. Los Otros 18 es uno de mis proyectos más ambiciosos en los últimos tiempos. El objetivo, cambiar la forma de hacer periodismo deportivo en España y dar voz a todos los equipos de forma igualitaria, escapando del terrible duopolio. Inconformista y luchador, trato de abrirme un hueco en este mundillo tan complicado.

También te podría gustar...