Burgos CF: un ave Fénix que no termina de resurgir

Aficionados del Burgos CF realizan un corteo previo al Playout frente al Linares — Burgos CF

Mañana aciaga en El Plantío. Luce el sol, alcanzándose los 18°C de temperatura en la capital burgalesa. El Burgos CF tiene ante sí la enésima oportunidad de salir del pozo del descenso en la Segunda División B. Un año más. Esta vez, su rival es la UD San Sebastián de los Reyes, tercer clasificado del Grupo I. Una complicada papeleta para un equipo que desde el inicio de temporada lucha por escapar de los puestos de abajo.

Desde su vuelta a las competiciones en 1994, el Burgos CF ha tenido bastantes claroscuros en su nueva andadura deportiva. Tras un ascenso a Segunda División en la temporada 2000/2001 (gracias a un inolvidable gol de Dani Pendín frente al extinto CD Ourense), regresó a la categoría de bronce una campaña después debido a un descenso administrativo por la imposibilidad de convertirse en Sociedad Anónima Deportiva. Desde entonces, los blanquinegros han estado siempre en la cumbre de la tercera categoría española, independientemente del Grupo en el que fuera encuadrado o de los rivales que tenía en frente. Con varias promociones de ascenso en su haber sin éxito ninguno, en 2007 tuvo en sus manos el regreso a Segunda. Tras una gran eliminatoria ante el CD Alcoyano, el Burgos CF estaba a dos partidos de volver al cielo. Dos partidos contra el Sevilla Atlético (con jugadores como Fazio, Diego Capel, Lolo, Pablo Gallardo, Cordero o Salva Sevilla) eran su único obstáculo. La ida, disputada en El Plantío ante más de 10.000 espectadores dejó un frío 0 a 0. Los pupilos de Gonzalo Arconada se la tuvieron que jugar en la vuelta, en la capital hispalense y, para más inri, en el Ramón Sánchez-Pizjuán. Se llegó al final del partido con el resultado inicial, pero en la prórroga, un tanto de Lolo en el 96′ dejó fríos a los más de 800 burgalesistas desplazados a Sevilla que otra vez verían como a su equipo le tocaría volver a remar una campaña más.

Lo que no sabían seguramente fue el fatal desenlace del curso 2007/2008. Tras el desgaste económico de las temporadas anteriores, se construyó una plantilla justa, con futbolistas de mucho menos nivel que la anterior campaña. El resultado fue catastrófico: descenso en la última jornada liguera frente al CF Palencia, quien también acompañó a los burgaleses al pozo de Tercera.

 

Tras dos temporadas en el infierno de Tercera (con sus respectivos Playoffs), en la 2010/2011, el Burgos CF decide apostar fuerte para regresar. Jugadores como Álvar Herrero, César Rodríguez, Jesús Alonso, Sergio Torres, Javi Ramos, Naya, Pablo Álvarez, Hugo Salamanca o Guille aterrizaron en la capital burgalesa. Esto, sumado al regreso de Lobera hacían del club blanquinegro un equipo sólido, capaz de aspirar a luchar sin problemas por el ascenso. Algo que, se acabó consiguiendo con una destitución de por medio (Julio Bañuelos reemplazó a Carlos Tornadijo) y dos fichajes invernales clave: Scifo y Troiteiro. Este último, artífice del logro del liderato tras un golazo frente al Atlético Tordesillas que permitió a los blanquinegros acabar campeones del Grupo VIII de Tercera. En Playoff, el Burgos CF fue emparejado con la UD Lanzarote. Tras la victoria por la mínima de los canarios (2-1), los de la ribera del Arlanzón consiguieron en la vuelta un magnífico 4 a 0 que supuso el regreso a la categoría de bronce.

Hugo Salamanca celebra uno de sus dos tantos frente a la UD Lanzarote — Burgos CF

Con un equipo completamente nuevo, el Burgos CF arrancó la Temporada 2011/2012 en Segunda B, en una de las peores campañas que se recuerdan. Más de 35 jugadores vistieron la zamarra blanquinegra (entre ellos Addison, Rufino, Arkaitz, Yahvé, Elías Molina, Nico Chietino o Kike Tortosa). Unos 22 fichajes entre mercado estival e invernal que no sirvieron para nada, ya que el conjunto cidiano perdió la categoría en la Jornada 32, llevando desde la sexta en puestos de descenso. Con denuncias incluso de jugadores en las que alegaban impagos. La entidad presidida por Juan Carlos Barriocanal pudo incluso ascender en los despachos dos meses después tras haberse puesto a la venta una plaza en la división de bronce, pero el máximo mandatario rehusó a ello y el Burgos CF volvería a Tercera División nuevamente.

Nueva temporada en el infierno de Tercera y nueva esperanza para conseguir regresar a Segunda B. Esta vez, con muchos jugadores de la casa y Ramón María Calderé como entrenador. Así, el Burgos CF se reforzó con promesas locales como Saúl Martín, Guti, Turzo o Zurdo y otros futbolistas como Álex Ruiz, Nacho Tomás, Koke, Jesús Muñoz, Héctor, José Ángel, Carralero u otros burgaleses como Gerica, Pacheta y Pekas. Se sumaron a ellos, los futbolistas Sergio Torres, Arkaitz y Chietino, que decidieron quedarse una campaña más en Tercera en la que por supuesto, también estuvieron jugadores tan emblemáticos como Aurreko, Maureta o Lobera. Además, regresó Pablo Álvarez y se contó con tres juveniles: Sergio Esteban, Quique Cerezo y Germán Marijuán. Los burgaleses arrasaron en una temporada donde se hicieron con el campeonato consiguiendo 82 puntos y quedando a 8 del segundo y tercer clasificado (Cultural y Arandina). En el sorteo celebrado en Las Rozas fueron emparejados con el CD El Palo, club malagueño del barrio homónimo. Tras una encerrona en la ida del conjunto andaluz, el Burgos CF supo escapar vivo de allí con un 0 a 0. La vuelta prometía ser una fiesta, la ciudad se tiñó de blanco y negro y más de 12.000 espectadores se dieron cita en El Plantío. En un partido muy sufrido, los blanquinegros consiguieron vencer por 3 goles a 2 (luego de ver como El Palo remontó dos veces la eliminatoria) y regresar una vez más a la división de bronce. Arkaitz fue el héroe de la tarde, con un gol de cabeza que supuso el resultado definitivo.

Arkaitz remata a la red y consigue el gol del ascenso — Jesús Javier Matías

La temporada 2013/2014 se inició con uno de los fichajes más sonados del Burgos CF en los últimos años: Galder Cerrajería. El mediocentro vizcaíno se unió al conjunto blanquinegro junto a otros como Dani Guillén, Moke, Abdón Prats, Yurrebaso, Pablo Gallardo o Joaqui. También fue notoria la vuelta de dos hijos pródigos: el actual capitán Andrés González y el mediapunta Gabri. En un gran inicio de campaña, los pupilos de Calderé (que renovó por una temporada) acabaron la primera vuelta en séptima posición, pero un comienzo discreto en el segundo tramo y 8 partidos sin ganar en las últimas jornadas, propiciaron que los burgaleses finalizaran en 10ª posición.

En la 2014/2015, el Burgos CF tuvo que reconstruir una plantilla prácticamente de cero. Así, aterrizaron en la capital burgalesa Julen Itxaso, Manu Torres, Carlos Quesada, Beñat Alemán, Álex Cruz, Antón De Vicente, Jorge Sáez, Cristian López y Gabri Gómez. Fede Castaños fue el elegido para dirigir la batuta tras no llegar a un acuerdo de renovación con Ramón María Calderé. En un primer tramo donde se coqueteó con el descenso y la falta de fluidez era visible, Castaños fue relevado de su puesto, siendo sustituido por Gonzalo Arconada, el técnico que tantas alegrías dio en la 2006/2007. Finalmente, el equipo burgalés conseguiría la salvación acabando en la duodécima posición con 13 goles de su delantero Cristian, uno de los pocos salvables aquella temporada junto al refuerzo invernal Fernando Llorente, clave en varios encuentros.

Temporada 2015/2016, la mejor de las últimas diez. La llegada de Ángel Viadero supuso un nuevo cambio de rumbo. Con una plantilla totalmente nueva (salvo Aurreko, Andrés, Carlos Quesada y Sergio Esteban), el Burgos CF arrancaría una nueva campaña en Segunda B. Toni Lechuga, Odei Onaindia, José Manuel Pérez, Aitor Granados, Álex Verdes, Iván Zarandona, Rodri, Pepe Delgado, Prosi, Luis Ángel, José Fran, Sergio Cortés, Fito Miranda y Jonatan Valle fueron los fichajes en esta campaña.

En un gran comienzo de campaña con varios triunfos consecutivos, un frenazo de siete partidos seguidos sin conocer la victoria colocó al Burgos CF en posiciones de descenso, pero 14 puntos de 21 posibles en los últimos enfrentamientos antes de acabar la primera vuelta, relegaron a los de Viadero a la 11ª posición. Los fichajes invernales de Carlos Gutiérrez, Julen Castañeda y Camochu surtieron el efecto deseado y en un espectacular segundo tramo de campaña, los burgaleses acabaron en 5ª posición, en una campaña donde muchos aficionados aún siguen pensando que se pudo haber alcanzado la promoción de ascenso si no fuera porque el técnico cántabro tiró por la borda varios encuentros donde el equipo, yendo ganando, no supo rematar la faena, sino que se dedicó a encerrarse atrás.

Once inicial del Burgos CF frente al Racing en la 2015/2016 — Román Casado

La temporada 2016/2017 siempre será inolvidable para muchos de los aficionados burgalesistas. Comenzó de manera extraña: Viadero se marchó al Racing tras haber renovado y con la campaña casi iniciada. El Burgos CF se vio en la obligación de denunciar al técnico cántabro y más tarde, contratar al exracinguista Paco Fernández para poder conseguir los puestos de Playoff. Dani Gómez, Jorge García, Ramiro Mayor, Uxío, Javi Duro, Cusidor, Carlos Ramos, Jorge Fernández, Armiche, Álvaro Antón, Diego Suárez y Álvaro Montero sumado a la vuelta de Álvaro Del Val fueron los refuerzos estivales en esta campaña.

En el peor inicio de la historia del club en Segunda B (sólo se consiguió 1 punto de 18 posibles), la Junta Directiva destituyó a Paco Fernández y contrató al experimentado técnico eibarrés “Manix” Mandiola. Los blanquinegros, que marchaban últimos, acabaron la primera vuelta en 18ª posición. A su vez, se celebraron las elecciones a la Junta Directiva y José Luis García sustituyó a Juan Carlos Barriocanal como presidente del Burgos CF tras vencer con amplia claridad a la candidatura de Félix Sancho y Angélica Basurto. El equipo de la ribera del Arlanzón consiguió remontar de manera increíble durante el primer tramo de la segunda vuelta, llegando a estar en 13ª posición, pero la igualdad entre otros clubes y la dependencia de equipos como el CD Lealtad, la UD Mutilvera, el CD Boiro o el CA Osasuna Promesas, inquietaron mucho y, finalmente, tras dos derrotas consecutivas, Mandiola fue relevado de su puesto y el director deportivo, Nacho Fernández sería el encargado de ocuparse del banquillo a falta de 3 partidos: UD Somozas, Coruxo FC y CD Boiro fueron los rivales a batir en el último tramo de una temporada muy tediosa.

Los dos primeros partidos fueron solventados por el Burgos CF con dos sendas victorias, pero en el último encuentro de temporada donde se decidía si el club se salvaba o se iba al Playout, los blanquinegros fueron derrotados en un sonrojante 5 a 1 y fueron relegados a la promoción de descenso, mientras que el CD Boiro consiguió quedarse en la categoría de bronce. UD San Sebastián de los Reyes, Levante “B” y Linares Deportivo eran los clubes que ese día de Mayo de 2017, esperaban al Burgos CF como rivales en el bombo de la supervivencia. Finalmente, la bolita que tocó fue la del Linares. Los de Nacho Fernández se jugaron la temporada a doble vuelta.

Con un espectacular ambiente en la capital burgalesa y banderas blanquinegras en casi todos los balcones de la ciudad, el Burgos CF jugó la ida frente al Linares Deportivo en El Plantío. El partido acabó 0 a 0 y la ciudad jiennense sería quien dictara sentencia. Más de 400 aficionados burgaleses cruzaron la península para darse cita en el Municipal de Linarejos el 28 de mayo de 2017. Se adelantaron los visitantes con un gol de Diego Suárez, pero en el 80′ de encuentro, Chus Hevia igualó el marcador (que no la eliminatoria). En el minuto 89′, finalmente Álvaro Montero puso el definitivo 1 a 2, resultado que supuso la salvación en una temporada inimaginable para cualquier aficionado al fútbol.

Con la nueva directiva ya presente y la conversión a SAD prácticamente completada arrancó la campaña 17/18. Se realizó un proyecto fuerte para intentar acabar en los cuatro puestos de arriba. La llegada de Patxi Salinas como nuevo Entrenador, el cambio de Grupo (del I al II) y los fichajes de jugadores diferenciales como Mikel Saizar, Julio Rico, Aritz Borda, Beobide, Adrián Cruz, Abel Suárez, David Martín o Carlos Álvarez sumados a los de Diego García, Eneko Zabaleta, Javi Cantero, Ayoze Placeres, Ramón Blázquez, David Manzano o Iker Hernández, hacía preveer una temporada llena de alegrías.

En un arranque de temporada de ensueño, el Burgos CF se colocó líder en la sexta jornada con 16 de 18 puntos posibles. El “efecto Salinas” estaba dando sus frutos, pero tras dos empates ante Gernika y Real Unión y otro ante el Arenas, comenzaron a repercutir en la plantilla. En el derbi frente al CD Mirandés, los aficionados blanquinegros realizaron el mayor desplazamiento de la historia del Burgos CF, llegando a haber más de 1.200 espectadores en Anduva. Un empate con gol de Cervero privó a los blanquinegros de un nuevo triunfo que, sumado al del Real Sporting B en El Plantío (no exento de polémica) empezó a poner nervioso a la entidad. El cúmulo de equipos en la parte de arriba y los continuos tropiezos, propiciaron que los blanquinegros acabaran la primera vuelta en novena posición, a 3 puntos (eso sí) del Playoff. Un arranque competente de segunda vuelta empañado por dos derrotas consecutivas, le costó a Patxi Salinas su puesto, siendo reemplazado (a pesar de estar a 4 puntos del Playoff) primero por Nacho Fernández (dos jornadas) y luego por Alejandro Menéndez, un técnico con una metodología de fútbol muy exquisita y con amplios conocimientos tácticos. Sin embargo, el cambio de cromos no surtió el efecto deseado, ya que sólo se consiguieron 12 puntos de 39 posibles y el Burgos CF terminó la campaña en la undécima posición.

Aficionados del Burgos CF en Anduva la temporada 2017/2018 — José Egurrola

Para esta temporada, el Burgos CF intentó retener a varios de sus futbolistas, pero muchos optaron por marcharse, incluido el entrenador Alejandro Menéndez y el director deportivo Nacho Fernández (a quien el club le reclaman unos 45.000€ más intereses), que fue sustituido por Endika Gabiña. Los blanquinegros. que contrataron a José Manuel Mateo como nuevo técnico, se reforzaron en verano con Benjamin Machini, Aitor Aldalur, Antxón Jaso, Luis Acosta, Kevin García, Eneko Undabarrena, Asier Goti, Elliot Gómez, Machuca, Gabri Salazar, Héctor Figueroa y Toni Rojano. Además, después de terminar el mercado estival, llegaron Yaw Annor y uno de los fichajes más flamantes en los últimos años, el delantero ovetense Diego Cervero.

En un comienzo paupérrimo (otro año más) donde sólo se consiguieron 8 puntos de 27 posibles, la directiva optó por destituir a Mateo y firmar a Fernando Estévez como nuevo entrenador. El técnico granadino ha conseguido una ligera mejoría, pero siguen sin llegar los resultados esperados, el club sigue negado de cara a gol y se encuentra en puestos de descenso. Los refuerzos invernales de Borja Sánchez, Fer Ruiz y Mayor y el regreso del capitán Andrés tras una lesión de larga duración están siendo influyentes, pero no lo suficiente para enderezar el rumbo del equipo.

Hoy, a pesar de lucir el sol y haber habido una buena entrada en El Plantío, los de Fernando Estévez no han podido siquiera puntuar. El objetivo para esta temporada sigue siendo la salvación y tanto jugadores como cuerpo técnico siguen buscando la tecla que busque poner fin a este continuo purgatorio y por fin ver la luz para conseguir, al menos, poder luchar un día por ascender a Segunda División. El Burgos CF sigue siendo el ave Fénix, pero nunca termina de resurgir por completo.

Víctor Polo

Abajas (Burgos), 1992. Redactor en Los Otros 18.

También te podría gustar...