93 años después, el orgullo, el valor y la garra siguen intactos

Foto vía lne.es

Hace exactamente 93 años, un 26 de marzo, mismo día que hoy, nació un club de fútbol. ¿Su nombre? Real Oviedo. Para la ciudad del Principado fue todo un acontecimiento. En Oviedo convivían dos grandes equipos, el Real Stadium Club Ovetense, y el Real Club Deportivo Oviedo. Con la fusión de estos dos clubes se pretendía establecer un único club potente, que representase a la actual capital del Principado como se merece. Desde la fundación de la Liga hasta la temporada 32/33, el club permaneció en Segunda División. En esa temporada el Real Oviedo consiguió el ascenso a Primera, ya con la famosa “delantera eléctrica” en el club.

A partir de ese ascenso el club empezó a vivir su época dorada. En este primer año en la máxima categoría, el club conformó su segunda “delantera eléctrica”, la que todos los oviedistas recuerdan y recitan de memoria. Emilín, Casuco, Gallart, Herrerita e Isidro Lángara eran quienes formaban esta temible delantera. La Guerra Civil dejó muy tocado a este Oviedo, que estaba llamado a cotas muy altas. Pero que después de la Guerra Civil sufrió mucho y tardó varios años en recuperarse.

En las décadas siguientes el Real Oviedo se convirtió en un club ascensor, alternaba campañas en Primera y en Segunda, sin llegar a recuperar el nivel de antes de la guerra. Hasta 1989 el Oviedo no volvió a sentirse grande. Con el ascenso a Primera y con unos fichajes adecuados, el equipo entonces dirigido por Javier Irureta, consiguió clasificarse para la Copa de la UEFA de la temporada 91/92, la primera en la historia del club. En esa competición se enfrentaron al histórico Genoa. En una eliminatoria muy disputada los ovetenses cayeron a cinco minutos del final en el partido disputado en Italia.

Foto vía rocf1926.blogspot.com

Foto vía rocf1926.blogspot.com

En los años siguientes el club se mantuvo en Primera División, no con falta de sufrimiento, como en una promoción disputada ante la UD Las Palmas. Finalmente, en el año 2001, el primero en el Nuevo Carlos Tartiere, el club descendió a Segunda, en lo que sería el inicio de la época más dura en la historia del club.

En el año 2003 se confirmó la debacle. El club descendió a Segunda B por la vía deportiva, y finalmente a Tercera por impagos a sus futbolistas. Categoría que no había pisado en sus 77 años de historia. Aquí comenzó la época negra del club. El Ayuntamiento intentó “matar” al Real Oviedo fundando un nuevo club e inyectó dinero en el mismo. Pero la mayoría de los aficionados no dejaron a su equipo en la estocada y fueron fieles al Real Oviedo, estableciendo record de socios y de espectadores en Tercera División.

En su segunda temporada en Tercera se consiguió el ascenso, pero después de dos temporadas en Segunda B se volvió a Tercera. La crisis en el club era total, la mala gestión de Alberto González condenó al club. Dos años más en Tercera les sirvieron a los ovetenses para dejar atrás esta categoría e intentar el asalto a Segunda. Varios años en la categoría de bronce con alternativas entre buenas y malas temporadas tuvo su punto clave en el año 2012, cuando el Grupo Carso, propiedad de Carlos Slim se hizo con el control del club. Esto fue un punto de inflexión en el club, pero la verdadera alegría llegó en 2015.

Ese año fue el del ascenso a Segunda División, una categoría que no pisaba desde hacía más de una década. El ascenso se consumó en el Ramón de Carranza, gracias a un gol del central madrileño David Fernández. Por fin se había conseguido, el tan ansiado ascenso había llegado, y el objetivo era mayor, volver pronto a Primera. En su vuelta a la Segunda División, los carbayones cosecharon una grandísima primera vuelta, que se truncó con la marcha de Sergio Egea y la llegada de Generelo. La temporada pasada Hierro no cumplió las expectativas y no consiguió entrar en playoff. La ilusión del oviedismo estaba por los suelos. Entonces, llegó Anquela.

El de Jaén ha devuelto el optimismo a una afición que veía cómo su equipo se iba a estancar en Segunda División. Después de un inicio complicado Anquela revirtió la situación y mantuvo al Real Oviedo 10 partidos sin conocer la derrota. Ahora, a tan solo 10 partidos del final, el equipo carbayón está metido de lleno en la bonita pelea por alcanzar el ascenso al final de temporada. Las opciones de conseguirlo son reales, si Anquela lo consigue tendrá un hueco muy importante en la historia del Real Oviedo.

Grandes futbolistas han pasado por Oviedo, pero el principal valor del Real Oviedo es su masa social. No abandonó al club en Tercera, incluso batió récords de asistencia al estadio en tal categoría. La afición se volcó en la salvación del club, no permitieron su desaparición, compraron 2 millones de acciones cuando más lo necesitaba su equipo. Esto es Oviedo, un club diferente, donde el gran valor no reside en sus jugadores, sino que reside en su afición, aquella que pase lo que pase nunca le abandonará.

También te podría gustar...