Priscila Borja y Erika Vázquez, la veteranía por bandera

Foto vía: Athletic Club

Foto vía: Athletic Club

En estos últimos años hemos visto como los clubes se interesan cada vez más por jugadoras jóvenes. Su capacidad de proyección, la militancia en categorías inferiores de la selección y la temprana edad que atesoran, son aspectos muy atractivos que actualmente se buscan en el fútbol femenino español. Grandes promesas de nuestro balompié como Rosa Márquez (16) o Maite Oroz (19) son titulares en sus equipos, acumulando cada vez más minutos en la máxima categoría.

Pese a esta tendencia, los clubes saben que sus vestuarios necesitan de referencias que acumulen experiencia y sirvan de guía para el equipo. Allá donde haya una joven promesa debe haber una veterana que aporte calma, es ahí donde entran en juego Priscila Borja y Erika Vázquez. Las delanteras de Betis y Athletic Club llevan cerca de una quincena de temporadas en Primera División, siendo dos de las jugadoras con mayor conocimiento del campeonato.

Priscila milita actualmente en las filas verdiblancas, aunque donde hizo historia fue en el Atlético de Madrid, convirtiéndose en su máxima anotadora con 107 dianas en seis temporadas. La trayectoria de Erika Vázquez es muy similar, consiguiendo con 240 goles en trece campañas ser la máxima goleadora en la historia de las athleticzales.

Foto vía: Atlético de Madrid

Foto vía: Atlético de Madrid

Tras tantos viajes, fútbol y retos, ambas jugadoras siguen al pie del cañón, y sin dejar de ser importantes para sus equipos.

Priscila Borja aterrizó este verano en la C.D. Luis del Sol, donde se ha convertido en una jugadora clave entre los planes de María Pry. Con cuatro dianas en nueve jornadas es la máxima anotadora del equipo, aunque Borja es mucho más que goles. La sevillana es la jugadora más activa en el ataque y la primera en ejercer la presión sobre las rivales. Su capacidad combinativa, su remate y su velocidad, hacen que Priscila siga siendo la amenaza que siempre fue.

Más al norte, Erika Vázquez prolonga su reinado en Lezama. La delantera navarra cumple una nueva temporada con el reto de adaptarse a un nuevo rol sobre el césped. En estas últimas jornadas estamos viendo a una Erika más retrasada de lo que nos acostumbra a ver, ocupando la media punta en un rombo que abarca la zona de medios. La velocidad que aún mantiene dota al Athletic de una salida de balón muy vertical, convirtiéndola en una pieza muy importante dentro del puzle de Aguirre.

Sea en Sevilla o en Bilbao, Prisila y Erika siguen demostrando que esto del fútbol no depende de edades, sino de rendimiento, y la veteranía que acumulan las convierte en dagas para las defensas rivales.

Miki Camino

Estudiante de periodismo enamorado del fútbol en todas sus formas @MikiCamino98

También te podría gustar...