Ludmila y Jucinara, las dos nuevas sensaciones del Atlético

El vestuario del Atlético de Madrid tuvo que reinventarse este verano. Las salidas de Pirscila Borja y Mapi León obligaron a la plantilla colchonera a reforzarse en la punta de ataque y la línea defensiva. La dirección deportiva decidió fijar sus ojos en Brasil, de donde llegaron dos de los refuerzos que actualmente mejor han encajado en el equipo. Ludmila Da Silva y Jucinara Soares, procedentes del Sao José Dos Campos y del Corinthias, respectivamente, son las dos nuevas sensaciones atléticas.

Ludmila cuenta con la temprana edad de 22 años, y se encuentra en un envidiable estado de forma. Su velocidad y su fuerza la hicieron internacional con Brasil y hora busca explotar en Europa con el Atlético, donde ya se ha convertido en la nueva protagonista del Cerro del Espino.

La ariete canarinha cuenta con un gran uno contra uno que, sumado a su forma de atacar los espacios, la convierten en una amenaza constante para la retaguardia rival. Sus compañeras saben que cualquier balón en largo es una presa potencial para la brasileña, por lo que para las rojiblancas es una constante opción de ataque. Su movilidad la convierten en un rompecabezas para las defensas contrarias, como ya demostró ante el Athletic, siendo una constante amenaza para Eunate y las centrales. Fue ante las athleticzales cuando estrenó su cuenta goleadora con el Atlético, anotando un doblete y repartiendo una asistencia para su compatriota Jucinara.

Foto vía: Atlético de Madrid

Foto vía: Atlético de Madrid

Por su parte, Soares cumplió 24 años el pasado mes de agosto, cuando firmó con el equipo de Villacampa. La lateral también es internacional con la selección brasileña, y llegó para reforzar el flanco izquierdo. Su constante sacrificio defensivo y proyección en ataque la han convertido en una pieza clave en el entramado defensivo.

Jucinara debutó ante el Santa Teresa en la tercera jornada de Liga. Desde entonces ha sido titular en el resto de partidos, incluyendo el encuentro en Champions ante el Wolfsburgo. Debido a su llegada, Carmen Menayo ha tenido que pasar al centro de la zaga, ya que la brasileña se ha hecho con el lateral izquierdo. Su gran compenetración con la línea de ataque la permiten subir la banda y convertirse en una extremo más, llegando a línea de fondo e incluso viendo puerta, anotando su primer tanto como colchonera ante el Athletic.

Foto vía: Atlético de Madrid

Foto vía: Atlético de Madrid

El jogo bonito ha aterrizado en Majadahonda de la mano de Ludmila y Jucinara, con el que el Atleti espera poder ponerse a la altura de las exigencias de esta nueva temporada.

Miki Camino

Estudiante de periodismo enamorado del fútbol en todas sus formas @MikiCamino98

También te podría gustar...