España 1 – 2 Estados Unidos: Adiós al Mundial al caer de pie y por penaltis ante las mejores

Foto vía: FIFA

Ni por ser la primera vez en unos octavos de final ni por enfrentarse a la actual campeona del mundo España se iba a arrugar. Con nada que perder Vilda planteó un encuentro práctico, alejado de especulaciones y miedos. Así pudo verse en un once inicial con Corredera en el lateral y un mediocampo superpoblado. Estados Unidos, que se declaró favorita en repetidas ocasiones e incluso alardeó de ello, tuvo que imponerse a la decimotercera selección en el Ranking FIFA mediante dos penaltis -uno más que discutible-. Las jugadoras de Jorge Vilda se despiden en Reims del sueño mundialista, pero no sin dar la cara y declararle al planeta fútbol de lo que son capaces.

El partido arrancó con una disputa entre ambos equipos por hacerse con la posesión del esférico. La selección española mostraba un bloque sólido que pretendía frenar los envites estadounidenses, pero en la primera llegada de Heath por banda la colegiada señaló penalti de Mapi León. Rapinoe convirtió la pena máxima para adelantar a las americanas en el 5´ de juego.

España supo reponerse de este duro golpe. Lucía Córdoba robó en la frontal del área un balón que Jennifer Hermoso acabó introduciendo entre los tres palos. La madrileña hizo el cuarto tanto de la selección en este Mundial y el primero que Estados Unidos recibía en contra.

Las norteamericanas desplegaron todo su potencial ofensivo con el 1-1 en el marcador. Las conducciones de Lavelle y la profundidad de Heath y Rapinoe generaban muchos problemas en el repliegue español.

Estados Unidos se hizo con el control del encuentro al hacerse con la hegemonía de la posesión. Las de Vilda eran incapaces de mantener largas posesiones debido a la presión de las rivales, pero con el correr de los minutos España volvió a amenazar la portería de Naeher.

Lucía Córdoba realizó un gran despliegue físico a la hora de lanzar la presión. La delantera del Athletic estuvo muy cerca de robar el esférico en área rival en varias ocasiones, inquietando a la zaga de Jill Elis.

A la media hora de juego Vicky Losada tuvo que ser sustituida debido a un golpe en el ojo que le impedía ver con claridad. En su lugar entró Nahikari, que pasó a ocupar la punta de ataque.

La mejora de España con el correr de los minutos era notable. Esto se veía ejemplificado en el marcaje de Corredera sobre Rapinoe, a la que cada vez le costaba más irse de la lateral del Levante.

En el tramo final del primer tiempo las españolas se desplegaron con mayor claridad sobre campo rival. Los ataques estáticos eran bastante más profundos que en los partidos anteriores, dando una sensación de amenaza muy positiva. Lo más beneficioso de esta situación fue que el ataque americano se vio anulado.

La primera mitad concluyó con superioridad de las estadounidenses en el despliegue y en la iniciativa del juego, pero sin terminar de imponerse a España de manera total. En los primeros 45 minutos se vio una de las mejores versiones de la selección, aguantando en defensa y siendo muy efectiva en los últimos metros.

Foto vía: FIFA

En el inicio del segundo tiempo Estados Unidos volvió a desplegarse con superioridad. Sin embargo, el planteamiento de España fue mucho más vertical que en el primer tiempo. En cuanto las de Vilda recuperaban la posesión buscaban a las delanteras en campo rival con la intención de hacer daño a la contra.

Aún con el correr de los minutos Estados Unidos no pudo superar de manera clara la retaguardia española, mientras que el cuadro de Jorge Vilda aguantaba sin renunciar a desplegarse.

El peligro de las estadounidenses se concentraba en las conducciones en mediocampo. Virginia Torrecilla y Patri Guijarro no conseguían frenar las internadas de Mewis, que rompía constantemente entre líneas.

A España le costó volver a entrar al partido. Durante los primeros 15 minutos del segundo tiempo el cuadro nacional no consiguió mantener ninguna posesión larga de balón, pero superada la hora de juego la situación cambió.

La primera ocasión clara del segundo tiempo estuvo en las botas de Patri Guijarro. La de Baleares tuvo en un centro que estuvo a puntos de envenenarse la ocasión de hacer el 2-1. Solo dos minutos después Mewis devolvió el susto con un disparo cruzado que se marchó por muy poco.

A falta de 20 minutos para el final la colegiada húngara señaló el segundo penalti a favor de las estadounidenses. En esta ocasión la acción no fue tan clara, obligando a la árbitra a consultar en varias ocasiones el VAR. Al igual que en la primera mitad Rapinoe volvió a transformar el disparo desde los 11 metros.

Jorge Vilda no tuvo más remedio que intentar revolucionar el partido introduciendo a Andrea Falcón y Mariona Caldentey, que ocuparon el lugar de Alexia Putellas y Virginia Torrecilla, respectivamente.

En el último tramo del partido España se volcó sobre campo rival, lo que permitía a Estados Unidos desplegarse con muchos espacios. El cuadro nacional no tenía más remedio que intentar igualar el encuentro para forzar la prórroga.

El ímpetu de las españolas se impuso al orden, lo que provocó que muchos de los ataques se desperdiciaran por imprecisiones.

Con el pitido final llegó el final del sueño mundialista de España, del que se pueden sacar lecturas muy positivas.

Foto vía: FIFA

Ficha técnica

España: Paños; Leila, Mapi León, Irene Paredes, Corredera, Losada (Nahikari), Patri Guijarro, Virginia Torrecilla (Mariona Caldentey), Alexia (Andrea Falcón), Córdoba, Jennifer Hermoso

Entrenador: Jorge Vilda

Estados Unidos: Naeher; O´hara, Sauerbrunn Dahlkemper, Dunn, Lavelle (Horan), Ertz, Mewis, Rapinoe (Press), Heath, Morgan (Lloyd)

Entrenadora: Jill Ellis

Goles: Rapinoe (5´ y 74´), Jennifer Hermoso (9´)

Estadio: Stade Auguste-Delaune (Reims)

Árbitra: Kulcsar Katalin (comité arbitral húngaro). Amonestó a Rapinoe e Irene Paredes

Miki Camino

Estudiante de periodismo enamorado del fútbol en todas sus formas @MikiCamino98

También te podría gustar...