Se abre el telón en las nuevas competiciones femeninas de fútbol

Todo el mundo sabe que el síndrome post-vacacional se lleva mejor con fútbol. Y es que, en plena vuelta a la dura realidad, las futbolistas inician una nueva competición de la que dicen, será la de más calidad de la historia en nuestro país. Cumplir y continuar planteando retos para seguir en proyección ascendente será el objetivo en un torneo de la regularidad que esta temporada cambia de manos organizadoras y que presenta varias novedades.

 

Reestructuración del fútbol femenino en España

Entre los numerosos frentes abiertos entre La Liga y la Real Federación Española estaba el de hacerse con el mando de las competiciones femeninas. El pulso que le echó Rubiales a Tebas proponiendo una nueva estructura organizativa modificando todas las divisiones, cayó del lado del directivo de la RFEF ya que los clubes se adhirieron a la misma. A pesar de la unanimidad en este sentido, aún son muchas las peticiones que no se han cumplido, sobre todo las relacionadas con el ansiado convenio colectivo. El tiempo nos dirá si el cambio ha sido para mejor, pero lo que está claro es que la temporada 19/20 nos trae novedades, que si bien no son demasiado relevantes en Primera, si lo son en las inferiores.

 

  • La Primera Iberdrola

Desde la Federación han tenido mucho cuidado de que nadie mencione la palabra «Liga». Y para ello una de las primeras decisiones ha sido cambiar la denominación oficial de la competición. Tras los rumores de la Primera División PRO o la Premier Iberdrola (entre otros nombres), se ha optado por uno sencillo que incluyese al patrocinador principal, que un año más sigue siendo el gigante energético Iberdrola, el cual prolonga su compromiso con el deporte femenino.

Un torneo a la regularidad que contará con más inversión económica que nunca gracias a la apuesta de los equipos y a la inyección que han recibido por la venta de los derechos televisivos a Mediapro desde el pasado mes de marzo. A esos ingresos se les une las ayudas y los proyectos que se están creando para hacer más viable la supervivencia de los equipos que no tienen un club grande detrás. Una competición que, si bien no cambia sus aspectos básicos, sí que lo hace en pequeños detalles que pretenden avanzar hacia una profesionalización mayor en diferentes sentidos.

Entre ellos, la presencia de una cuarta árbitra para agilizar el trabajo de la colegiada principal, que no podrá contar con el VAR debido a imposibilidades técnicas en las sedes de los equipos. Unas instalaciones que tendrán que albergar hasta a un mínimo de tres equipos inferiores, condición obligatoria que la RFEF ha impuesto a los clubes adheridos y que tendrán que cumplir en los próximos años. La Copa de la Reina continuará con el formato que se incluyó la pasada temporada, donde todos los equipos de Primera entraran en la primera ronda. Quien logre alzarse con el trofeo, tendrá la oportunidad de jugar por primera vez la Supercopa de España contra las campeonas de la liga regular.

La Primera Iberdrola contará con la presencia de 16 equipos en los que los dos primeros clasificados jugaran competición europea y los dos últimos descenderán a la Reto Iberdrola.

  • La Reto Iberdrola

Una modificación realmente necesaria para dar un salto de calidad en la segunda categoría, ha sido la creación de una división intermedia que conglomerara a los mejores equipos de la infinidad de grupos que existían antes.

Los 30 equipos ascendidos, más los dos descendidos (Málaga CF y Fundación Albacete) conforman los dos nuevos grupos (Norte y Sur) y en cuya inscripción han tenido que cumplir numerosos requisitos que ha dejado por desgracia, a algunos clubes por el camino, como el caso del Atlántida Matamá.

El ascenso lo lograrán los primeros clasificados de cada grupo y el descenso a Primera Nacional los dos últimos.

  • La Primera Nacional

La formarán 98 equipos divididos por cuestiones geográficas en 7 grupos, de los cuales jugarán una fase de ascenso los primeros clasificados de cada uno y el mejor segundo de todos.

 

Una competición cada vez más atractiva

Los síntomas de que el fútbol femenino español goza cada vez de mejor salud son muy variados. Al papel de la selección española en el reciente Mundial de Francia 2019, se le une la consecución de títulos en las inferiores, inversión económica de patrocinadores y apuesta de grandes clubes por sumarse a un fútbol emergente. Todo esto hace que la calidad de la competición se eleve y se convierta en una liga muy atractiva para futbolistas europeas de mucha calidad.

A pesar de que se anunciaron cupos obligatorios para favorecer el desarrollo de jugadoras españolas, lo cierto es que cada vez llegan más extranjeras que pueblan los clubes. Y es que del poco más del centenar de fichajes que se han dado en Primera Iberdrola, prácticamente la mitad son de futbolistas de otros países, algo que no era habitual en nuestra competición si echamos la mirada atrás. A eso se le suma el regreso de futbolistas españolas como Virginia Torrecilla, que por fin ve como el España se equipara poco a poco en cuanto a condiciones al resto de equipos europeos.

 

Nueva oportunidad para todas

Decía Pitagóras para explicar la realidad, que el principio era la mitad del todo. Y es que a pesar de que la vuelta a la competición vaya a ser este fin de semana, los equipos llevan trabajando durante algo más de un mes para ir cogiendo el físico, la motivación e ilusión suficientes para afrontar un nuevo año en el que intentar solucionar los errores del anterior.

Un Atlético de Madrid renovado en líneas ofensivas, tratará de ganar una vez más en la competición que premia la regularidad y el trabajo de equipo. Tendrá que seguir incidiendo en ello de manera más potente ya que su mayor rival, el FC Barcelona, se ha reforzado con grandes futbolistas. El nuevo CD Tacón (o el Real Madrid encubierto) ha dado más ruido que resultados en pretemporada.

El Athletic Club, con el objetivo retomar el camino hacia puestos más elevados, ha contratado a Villacampa que tratará de formar un once sólido con el que contar la mayoría de la temporada. El Deportivo Abanca, agarrándose al poder de Abegondo y a la ilusión por jugar en la máxima categoría, buscará arrancar puntos de donde sea para lograr la permanencia. El EDF Logroño de la mano del ex futbolista Gerardo, ha armado un equipo con experiencia en Primera para no volver a pasar por los nervios de la última campaña.

El Levante está obligado a agradar más de lo que lo hizo la temporada pasada y para ello se ha encomendado a María Pry. La técnico deja un poco huérfano a un Betis que se sostenía gracias a su trabajo. Ahora, con Antonio Contreras y numerosas incorporaciones. tendrá que pasar una campaña de transición sin apuros para que el nuevo proyecto madure. Tanto Madrid CFF como el Rayo Vallecano, con sus dificultades habituales, tratarán de competir agarrándose a la profesionalidad de sus futbolistas.

Jaspe y Cristian Toro comenzaran desde el principio la temporada con el Espanyol y el Sevilla, algo que no pudieron hacer la pasada campaña. Una Real Sociedad que se hizo fuerte con la consecución de la Copa de la Reina, algo que convenció para renovar a una de sus futbolistas franquicias como Nahikari. El UDG Tenerife que fue de nuevo un quebradero de cabeza para todos los equipos por su eficacia y buen hacer, cuenta con un nuevo técnico para prolongar el cometido. El equipo que más se ha renovado tanto en plantilla como en la periferia de su fútbol, ha sido el Sporting Huelva, que pasará de jugar en la Orden a hacerlo en el Nuevo Colombino.

 

Una Primera Iberdrola apasionante que la abrirán el Sevilla FC y el Granadilla Tenerife a partir de mañana a las 11.00 y que promete ser un nuevo paso de gigante para un fútbol que no para de crecer.

También te podría gustar...