UC Ceares: Fútbol Popular para salvar al equipo del barrio

La historia del club de fútbol del barrio gijonés de Ceares (o Ciares en asturiano) es una de las más llamativas entre los clubes de fútbol popular. El club como tal nació en el año 1946 cuando dos equipos de Gijón, el Blancoval y el Fortuna, deciden unirse por motivos económicos formando el Unión Club Ceares.

En la temporada 1964/65 el club logra su primer ascenso a la Tercera División aunque de forma efímera ya que solamente dura una temporada. Tras dos temporadas más en categoría nacional entre 1986 y 1988, el equipo alcanza su época más prolífica a principios de los 2000 cuando en el año 2003 vuelve a la Tercera División en la que estará hasta la actualidad con apenas un paréntesis en 2007 cuando descendió y volvió a ascender.

En el año 2011, los problemas financieros comienzan a hacer mella en la directiva, con más de 20 años al cargo de la entidad, y el propio Ayuntamiento de Gijón comienza a proponer otros proyectos de fusión con el Llano 2000 o el Manuel Rubio que no convencen a los socios del Ceares ante la posibilidad de perder el nombre y el escudo de su club.

Esto ye La Cruz

Foto: UC Ceares

 

Un grupo de socios, liderados por el primer ‘secretario’ del club Miguel Ángel Lozano, propuso recuperar el club para el barrio y reivindicar el fútbol como deporte popular y social para lo que introdujeron la idea de «un socio, un voto» según la cuál todas las decisiones relevantes se tomarían a partir de ese momento con arreglo al voto de la asamblea y con el objetivo de multiplicar el número de aficionados en el estadio de La Cruz.

Con un presupuesto de 50.000 euros, el segundo menor de la categoría, y manteniendo la base del equipo, incluyendo a su entrenador Florentino Angulo a quien dieron total libertad en el área deportiva del club y propusieron el objetivo de mantener la categoría aunque sin presiones de ningún tipo.

Esta confianza quedó demostrada cuando, después de las primeras 10 jornadas (de 38 totales en Tercera División), el Unión Club Ceares apenas tenía 4 puntos y se encontraba en puestos de descenso. La confianza de sus socios y una gran segunda vuelta, con tres victorias en las últimas tres jornadas, permitieron que se lograse el objetivo de la permanencia.

Desde entonces, el U.C. Ceares se ha mantenido en la competición en el Grupo II -grupo asturiano- de la Tercera División en distintas posiciones de la tabla. En la segunda temporada de la nueva directiva, el club disfrutó de una temporada mucho más tranquila terminando en la posición 12°.

Afición del Ceares

Foto: Pedro Samara

 

La ilusión y el buen hacer del fútbol popular quedarían confirmados durante la temporada 2013/14 en la que, contra todo pronóstico y tras el cambio de entrenador por Nacho Cabo, el Unión Club Ceares comienza a batir todos sus récords históricos.

No solo se mantiene la categoría un año más sino que, con apenas dos derrotas en La Cruz, convierte el barrio en un fortín, batiendo el récord de imbatibilidad y logrando 74 puntos que le permitieron disputar, desde la tercera plaza del grupo, el play-off de ascenso a Segunda División B por primera vez en su historia.

En primera ronda se enfrentó al histórico Águilas F.C. al que venció por 1-0 en Gijón tras el empate a 1 de la ida y, más tarde, cayó en segunda ronda frente a un potente Trival Valderas, campeón del grupo madrileño de Tercera División, que venció al Ceares en casa por 0 a 3 y que apagó el sueño de los asturianos de la Segunda B después del 2-2 de la vuelta. Aquel año los madrileños terminarían ascendiendo de categoría.

Las últimas dos temporadas han sido tranquilas en lo deportivo con un meritorio sexto puesto en la temporada 2014/15 y una décima posición la temporada pasada aunque en un club en el que, gracias a la llegada masiva de nuevos socios, se han multiplicado los equipos de cantera que ha culminado en la creación la pasada temporada de la Escuela Mixta de Fútbol, un proyecto de colaboración entre el U.C. Ceares y el Gijón Fútbol Femenino con el objetivo de «crear un fútbol base para tod@s».

Sin duda la llegada del movimiento del fútbol popular al barrio de Ceares ha sido positiva para el club tanto en lo deportivo como en lo económico -no olvidemos que en el año 2011 había serias posibilidades de desaparición- pero también en lo social.

Los escasos 100 socios que formaban parte del Unión Club en 2011 no solo han aumentado sino que en la actualidad son aproximadamente 450, esto en un equipo de barrio de una ciudad como Gijón que tiene un equipo histórico en Primera División.

Gran parte de la culpa parece tenerla la labor social del equipo que, desde la entrada de la nueva directiva, ha promovido jornadas culturales y literarias, ha revitalizado la ‘cantina’ del campo de La Cruz, ha organizado conciertos benéficos o recogidas de alimentos e, incluso, mantiene una cordial relación con la Asociación de Vecinos de Ceares.

againstmodernfootball

Foto: UC Ceares

 

Como curiosidad, en mayo de 2015 se propuso por parte de un grupo de socios el cambio del nombre del club por el de U.C. Ciares, con denominación asturiana. El 10 de mayo hubo un referéndum y, a pesar de la conciencia asturiana de gran parte de los socios, la mayoría prefirió mantener la denominación histórica.

Para la temporada que empieza, el club tiene preparadas más actividades de lo habitual y existe una ilusión especial ya que se trata de la época del 70 aniversario del Ceares. Se han decidido mantener los precios de los abonos y, entre los nuevos fichajes, se ha hecho efectivo el de Dani Peláez que ya estuvo en el club durante dos temporadas y tiene amplia experiencia en Tercera y Segunda División B.

Alberto Órfão

Periodista internacional, si es que alguno quedamos, unionista -de la UDS y ahora, como no, de Unionistas- y de los leones, pero de los del Sporting Clube de Portugal.

También te podría gustar...