Sevilla FC 1 – 2 FC Bayern Múnich: Los teutones apagan el éxtasis hispalense

El Sevilla y el Bayern midieron sus aspiraciones en la ida de cuartos de final de la Champions League. | Foto vía: sevillafc.es

Demasiado coloso para el Sevilla; demasiado peso pesado para un equipo que aún se encuentra en categoría wélter. El Bayern venció en el Sánchez-Pizjuán con la efectividad de una máquina alemana, contraponiendo el oficio, la calidad y la experiencia del pentacampeón con la ambición casi inocente de un Sevilla muy inferior. Durante ciertos períodos del partido los de Montella llegaron a creer en sus posibilidades, pero las tentativas de los muniqueses golpeaban y rompían la resistencia como olas en tempestad. Tanto, que fue la propia defensa sevillista la que sumó los dos goles visitantes al marcador. Antes, Sarabia había inaugurado el luminoso con un gol tempranero que mantiene unas ínfimas esperanzas de cara a la vuelta. Superar al Bayern en el Allianz por dos goles o más se antoja complicado, casi herculiano, pero supone la última bala de un conjunto que no quiere despedirse tan rápido del sueño europeo.

El partido arrancó con todos los honores que se presuponen a una cita de estas dimensiones: ambiente de gala, himno de la Champions, el único que puede rivalizar con el de El Arrebato en este estadio, y grada volcada en comunión con sus futbolistas. Sergio Rico se cayó del once por decisión técnica, circunstancia que aprovechó Soria para volver a disputar competición europea después de ser el meta que ganó la última Europa League al Liverpool. Navas volvió al flanco derecho de la zaga, Pizarro ocupó el espacio del sancionado Banega, cuya baja pesó a los hispaleneses, y Ben Yedder ocupó la punta de ataque. Anoche no se podía prescindir de los 10 goles (contando la fase previa) del punta franco-marroquí en la presente edición de Champions.

Por parte teutona, el Bayern alineó a Ulreich en portería, parche para la habitual baja de Neuer, y sorprendió dejando en el banquillo a Robben y James Rodríguez. Bernat ocupó el vacío de Alaba y Javi Martínez se ubicó como pivote en un claro 4-1-4-1. Con Heynckes, el Bayern ha ganado en solidez y eficacia, y los jugadores tienen claro un sistema que con Ancelotti se antojaba difuso y variable. Mientras la defensa ha mejorado en fiabilidad gracias a la inclusión de un ‘pulpo’ como Javi Martínez en la medular, el medio del campo sigue siendo la espina dorsal del equipo. A las constantes ayudas de unos lateral que parecen volantes, hay que añadir la llegada de Müller, el cerebro de Thiago y el músculo de Vidal, herramientas al servicio del goleador total Lewandowski. A todo esto, el equipo es capaz de reinterpretar los partidos cuando se atascan y redirigir el juego a las bandas, donde Ribery, Robben o Coman aparecen con auténtico peligro. Una apisonadora multifuncional, eficiente y completa creada para vencer.

Sarabia batió a Ulreich con un remate cruzado. | Foto vía: sevillafc.es

Sarabia batió a Ulreich con un remate cruzado. | Foto vía: sevillafc.es

Los bávaros salieron desde el primer minuto a comerse a su rival, conscientes de las complicaciones que han tenido en los últimos años ante equipos españoles, y buscando una buena renta para no sufrir en casa. Hummels avisó a la salida de un córner, en la que sería la estrategia visitante durante los primeros minutos. Centros, centros y centros. Müller, miembro de esa estirpe de futbolistas indescifrables, desentonaba probando disparos desde fuera del área. El Sevilla resistía y rompía líneas de presión gracias a la buena salida de balón de Kjaer y Lenglet, pero el cuero seguía sin fluir con la naturalidad que lo hace cuando Banega está en el campo. Las descuidadas bandas visitantes fueron talismanes en la búsqueda del área rival.

Ante esta inesperada situación, el Bayern puso el turbo y activó el rodillo, empatando sólo cinco minutos después por medio de una jugada colectiva que Navas introdujo en su propia portería. El de los Palacios llegó muy condicionado a tapar el centro raso de Ribery, y acabó desviándolo al primer palo de un Soria que ya se disponía a bloquear el área pequeña. Una acción desafortunada en una noche en que la pizca de suerte necesaria para doblegar a los gigantes era más necesaria que nunca. El Sevilla volvió a intentarlo armándose de paciencia  y sirviendo centros al área, pero nada volvió a ser lo mismo. 

Ribery fue una defensa para la defensa sevillista. | Foto vía: sevillafc.es

Ribery fue una pesadilla para la defensa sevillista. | Foto vía: sevillafc.es

En la segunda parte, Hummels y Boateng se erigieron en dos tótems difíciles de superar por arriba e implacables por bajo. Por si acaso, Javi Martínez les cubría las espaldas. El navarro le birló una ocasión manifiesta de gol a Vázquez en el 49′ cuando llegaba en tromba al área chica. La garantía de la retaguardia bávara fue suficiente argumento para que los teutones encerraran en su área al Sevilla. Las incursiones de Ribery y los disparos de Thiago y James suponían una ‘gota malaya’ difícil de contener. Luego siguieron centros y balones al área que Soria achicaba una y otra vez. El canterano justificó la titularidad con un paradón a Javi Martínez, que remató sólo un centro en el segundo palo. De la misma forma, y con más atino, ajustició su compatriota Thiago en el 70′ al arquero, que no pudo oponerse al cabezazo del ‘seis’ del Bayern. El remate del centrocampista tocó en Escudero previo paso por las redes. Otra jugada desafortunada que confirmaba el ‘Harakiri’ sevillista.

 

Montella decidió dar la alternativa a Sandro y Muriel, buscando probablemente una reacción que avivara las posibilidades de competir la eliminatoria en la vuelta, pero el partido estaba visto para sentencia. N’Zonzi y Sandro lo intentaron con tiros desde fuera, pero la falta de acierto y el buen hacer de Ulreich impedían la remontada. Sólo el pitido final calmó la desesperación y la ansiedad de los locales, que se desfondaron buscando maquillar el marcador en el tramo final. Ahora, sólo un milagro europeo en uno de los estadios más difíciles del mundo puede mantener con pulso a los de Montella, que compitieron digna pero insuficientemente ante el Bayern. Si hay un equipo abonado a las gestas épicas ése es el Sevilla. De conseguirlo la semana que viene, jugadores y cuerpo técnico se consagrarían como inmortales en el recuerdo de la afición, en una de esas anécdotas que se cuentan durante décadas. Múnich decidirá.

 

Ficha Técnica:

Sevilla: David Soria; Jesús Navas, Kjaer, Lenglet, Escudero; N’Zonzi, Pizarro; Sarabia, Franco Vázquez, Correa (Sandro, min.78); y Ben Yedder (Muriel, min.80).

Bayern Múnich: Ulreich; Kimmich, Boateng, Hummels, Bernat (Rafihna, min.46); Arturo Vidal (James Rodríguez, min.36), Javi Martínez, Thiago Alcántara; Müller, Ribery (Robben, min.79); y Lewandowski.

Goles: 1-0, m.31: Sarabia; 1-1, m.37: Jesús Navas, (pp); 1-2, m.68: Thiago Alcántara.

Árbitro: Daniele Orsato (Italia). Amonestó con amarilla a los visitantes Ribery (m.13), Bernat (m.33) y Müller (m.85) y a los locales Correa (m.15) y Pizarro (m.90).

Incidencias: Partido de ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones. Ramón Sánchez Pizjuán (41.000 espectadores).

También te podría gustar...