Mbappé iguala el récord de Joseba Llorente

Foto de Frank94Rock

La Champions League es -indiscutiblemente- la competición de fútbol más importante de la escena internacional. Vivimos en un mundo cada vez más globalizado que provoca que incluso la competición gane en transcendencia y valor año tras año. Hemos llegado a un punto en que un fracaso sonado en la Champions League puede conllevar un demérito del resto de triunfos alcanzados a lo largo del curso. Es por eso que los equipos que la disputan muestran un especial interés en firmar un buen papel, bien conocedores de la importancia implícita de la que dispone. Tanto a nivel nacional como a notoriedad internacional.

Los equipos de la Liga española han rubricado, históricamente, un buen papel en la competición. Son muchos los clubes que han podido vivir en primera persona la gloria europea. Algunos más humildes y otros con más potencial económico. Todos ellos han vivido la experiencia con una ilusión especial. Recientemente es el Atlético de Madrid quien ha conseguido ganarse un lugar entre los clubes más poderosos y mediáticos del mundo. El club también dispone de algunos de los mejores futbolistas del mundo, por ejemplo, tres de sus jugadores han sido nominados para el balón de oro. Un hecho que destacan webs y publicaciones relacionadas con el mundo del fútbol al tratar el partido que disputará el Atleti este fin de semana. Pero hoy no queremos hablar del conjunto madrileño, sino que queremos hacer referencia a otra entidad que también mostró un muy buen papel en Europa hace una década: el Villarreal. Un acto retrospectivo que realza lo que consiguió el conjunto de la Plana; uno de los equipos que consiguió normalizar el hecho de disputar la Champions. Nuestro objetivo no es centrarnos en aquel lanzamiento de penalti que erró Juan Román Riquelme, sino reivindicar en positivo otro hecho que denota la relevancia que ostentó el Villarreal en la Champions. Queremos hablar de un récord que se ha igualado esta semana: marcar tres goles después de entrar en el partido desde el banquillo.

Lo consiguió el futbolista Joseba Llorente el 21 de octubre del año 2008. Fue un partido loco en el que el Villarreal se enfrentó al Aalborg. Era la fase de grupos de la competición y el choque acabó con 6-3 en el marcador. Pues de los 9 goles totales que se anotaron en el partido, tres fueron marcados por Llorente. El jugador entró en la media parte del enfrentamiento ya que Guille Franco le cedió su lugar. El equipo titular de aquella noche fue: Diego López; Ángel, Gonzalo, Fuentes, Capdevila; Senna, Edmilson, Mati Fernández, Cazorla; Rossi y Guille Franco.

El futbolista de Guipúzcoa sólo estuvo dos temporadas en el Villarreal, pero dejó plasmado este hecho para la historia del futbol. Después de una década, su récord ha sido igualado, pero no superado. El delantero que ha conseguido igualar esta meta ha sido Kylian Mbappé, jugador del PSG. El francés ha rubricado tres goles tras salir del banquillo, en el duelo de Champions League ante el Brujas. El jugador, además, cedió una asistencia. Una noche legendaria que quedará grabada por mucho tiempo en los ojos de los seguidores parisinos. Que estemos hablando de un jugador tan mediático remarca lo que Llorente logró el año 2008. 11 años, ni más ni menos. Y de momento su meta no ha sido superada.

La capacidad goleadora que mostró Llorente en el Villarreal es digna de mención, ya que anotó un total de 24 goles en 61 partidos. Tras abandonar el submarino amarillo fichó por la Real Sociedad, fue el fichaje estrella de cara a la reaparición del conjunto Txuri-urdin en la élite española, ya que el curso anterior jugó en Segunda. Curiosamente, se estrenó ante el Villarreal. Un duelo muy emotivo a ojos del futbolista, donde pasado y presente se daban la mano. El jugador no consiguió anotar ningún gol en el enfrentamiento, pero sí cedió una asistencia. El hijo pródigo volvía a casa ocho años después, habiendo escrito una página dorada en el anecdotario de la Champions League: tres goles tras salir del banquillo. Si alguien se atreve a superarlo, que lo intente. Pues, este genio, ha dejado el listón muy alto.

También te podría gustar...