Atlético de Madrid 1 – 2 Sevilla FC: Campanada en el Metropolitano

El Sevilla se impuso en el Wanda Metropolitano y encarriló los cuartos de Copa del Rey del lado nervionense. | Foto vía: sevillafc.

El Sevilla se impuso en el Wanda Metropolitano y encarriló los cuartos de Copa del Rey del lado andaluz. | Foto vía: sevillafc.es

Sigue instalado el Sevilla en una montaña rusa esta temporada, abonado a su PortAventura personal. La dinámica futbolística del conjunto andaluz se resume en dar a su afición una de cal y una de arena: el partido del fin de semana ante el Alavés fue la arena, el de hoy ante el Atlético la cal. La ansiada cal. Aunque el partido que los enfrentaba a los colchoneros se presumía como el más igualado del cuadro de cuartos de final de Copa del Rey, es inneglable que el Atlético se postulaba como principal favorito. Parte de la culpa la tenía el factor campo, con un Wanda inexpugnable del que sólo el Chelsea había podido sacar una victoria desde su inauguración. Un enorme y honorable mérito para el currículum de un equipo que no hace ni una semana recibió el toque de atención de los Biris, el sector más radical de su afición, por el mal rendimiento sobre el césped. Fluctuaciones del destino.

Para el partido, ninguno de los dos técnicos se guardó nada. Simeone quiso mantener en el once a su columna vertebral, alternándola con la entrada de piernas frescas como las de Lucas (que jugó en el lateral izquierdo), Vitolo y Diego Costa. Moyá ocupó la portería, una decisión que a la larga le saldría cara al técnico argentino. Pocos colman el vacío de Oblak. Por parte visitante, Montella tampoco escatimó en recursos, consciente de la importancia de sacar un buen resultado del Wanda Metropolitano. Las únicas sorpresas fueron la ubicación de Mercado en el centro de la zaga y el cambio en el tridente atacante: Sarabia, Correa y Muriel dejaron en el banco a Navas, Nolito y Ben Yedder.

El pitido inicial dio paso al duelo de convicciones y estrategia. El Atlético quería tener la iniciativa y llegar combinando al área de Sergio Rico; el Sevilla aguardaba concentrado, con dos líneas de jugadores implicados en defender y achicar espacios. Encajar pronto augura calamidad para los nervionenses por regla general. Los del Manzaneros tardaron en enchufarse porque sus dos cerebros, Koke y Saúl, no carburaban. La primera gran ocasión llegó en el minuto 19, cuando Sergio Rico se estiró para enviar a córner un remate de cabeza de Diego Costa. La pantera ponía a prueba al meta internacional español, que sigue salvando los muebles del equipo día sí y día también. Ocho minutos después llegó el turno del Sevilla, que a punto estuvo de adelantarse en un mano a mano de Correa con Moyá. El portero le ganó la partida al argentino, pero el enfrentamiento seguiría. El balear estaba siendo la gran noticia atlética en la primera mitad del partido, monótona y con pocas acciones, reencontrándose con su mejor nivel cuando se le puso a prueba. Sarabia tuvo la más clara con un disparo lejano que de nuevo se encontró con el vuelo del meta local.

Correa desató la euforia en el 89 con un gol de bella factura. | Foto vía: sevillafc.es

Correa desató la euforia en el 88 con un gol de bella factura. | Foto vía: sevillafc.es

En la segunda parte entró Correa, el rojiblanco, y con él una marcha más. Un centro suyo en el 65 pudo acabar en gol después de que Lenglet lo cabeceara al palo de su propia portería. El acoso y derribo era el mantra de los del Cholo, que llamaron a filas a la velocidad de Carrasco y al olfato de Torres. Simeone sabía de la importancia de amasar una buena renta en casa ante un equipo que se deshace a domicilio pero que en las competiciones del K.O es complicado en casa. Mientras, el Sevilla resistía y salía cuando podía a la contra, pero sus escaramuzas pocas veces creaban peligro. En el 73′, Costa derribó el muro y superó a Rico con un remate cruzado con la izquierda después de un rebote en una acción a balón parado. El hispano-brasileño recogió el balón en el exterior del barullo y no perdonó. Va casi a gol por partido desde que ha vuelto a la disciplina atlética.

A partir de ahí, la intensidad local no aminoró un ápice, buscando el segundo gol a la desesperada. Rico tapó en dos ocasiones a Carrasco y Correa, y siguió tirando de las esperanzas sevillistas de sacar un buen resultado para la vuelta. La suerte se alineó con el esfuerzo del meta: en el 80′, un centro de Navas desviado por Lucas acabó introduciéndose en la portería local después de que Moyá no acertara a descifrar el efecto del esférico. El ex portero del Getafe lo palmeó con la yema de los dedos para despejarlo, pero su esfuerzo fue contraproducente ya que cambió la trayectoria del balón. El Sevilla había empatado casi sin proponérselo. Y casi sin proponérselo también acabó creyendo en la victoria. En el 88′, con los jugadores de Simeone volcados al ataque, un despeje de cabeza a banda encontró a Ben Yedder, que brindó a su vez con la testa un balón al espacio para Correa. No había oposición o, al menos, no era suficiente. Godín estuvo flojo en la marca del ex del Toulouse, Savic lento en el repliegue, y Moyá no cerró bien la portería en su última batalla con Correa. Resultado: gol del delantero argentino en el 88′. El banquillo sevillista entró en erupción, mientras en el de al lado afloraba la incredulidad.

Sin tiempo para asimilar lo ocurrido, el árbitro señaló el final del encuentro. La eliminatoria se resolverá la semana que viene en el Ramón Sánchez-Pizjuán, a donde el Atlético se lleva un resultado inmerecido y una eliminatoria cuesta arriba. Por su parte, los andaluces refuerzan su moral con un triunfo de casta y de fe que simboliza el gran encanto del futbol: su carácter impredecible, la dificultad por efectuar un augurio infalible. Una cualidad y virtud que contrasta con el aspecto más vomitivo de este deporte; la ira y la violencia que desata. Antes del partido, un joven de 22 años fue apuñalado cuando se dirigía al estadio con una camiseta del Frente Atlético en la que es, lamentablemente, una más de tantas acciones condenables entre aficionados al futbol. ¿Aprenderemos algún día a honrar a este señor deporte siendo caballeros y no alimañas?

Ficha Técnica:
Club Atlético de Madrid: Moyá; Juanfran, Savic, Godín, Lucas; Vitolo (Correa, min.46), Gabi, Saúl, Koke (Fernando Torres, min.82); Diego Costa, Griezmann (Carrasco, min.67).

Sevilla F.C: Sergio Rico; Corchia (Geis, min.87), Mercado, Lenglet, Escudero; N’Zonzi, Banega; Sarabia, Vázquez (Jesús Navas, min.75), Correa; Muriel (Ben Yedder, min.83).

Goles: 1-0, Diego Costa (min.73); 1-1, Jesús Navas (min.80); 1-2, Correa (min.88).

Árbitro: Jaime Latre del Colegio Aragonés. Mostró amarilla a Saúl (68′) y Mercado (58′).

Incidencias: Wanda Metropolitano. 51.643 espectadores. Minuto de silencio por ‘Panadero’ Díaz.

También te podría gustar...