Nàstic de Tarragona 2 – 0 Granada CF: Uche fusila al Granada

Vía lfp.es

No hay peor ciego que el que no quiere ver. El que no vea que Uche debe ser titular en este Nàstic tiene un grave problema. Aunque no esté para los 90 minutos, aunque a cinco minutos del descanso se le viese con la lengua fuera. El nigeriano es el jugador con más calidad de este equipo, a años luz del resto. Se entiende a la perfección con Manu Barreiro, quien le hace el trabajo sucio, y es el bueno de Ikechukwu el encargado de definir. Que le pregunten al portero del Granada, Javi Varas. Puede no intervenir mucho en el juego, puede incluso perder algún que otro balón… pero cuando Uche la tiene, no perdona.

El partido comenzó con un Granada que salió a dominar el encuentro y a presionar de forma muy intensa la salida del balón de los locales. Parecía que Oltra tenía al Nàstic muy bien estudiado. Sabedor de las dificultades del Nàstic en la salida del balón, puso la línea de presión muy arriba para tratar de recuperar el balón en zona de tres cuartos. Hasta le puso a Sergio Tejera, la brújula de este equipo, un marcaje individual: encargó a Raúl Baena no dejar recibir al barcelonés ni un solo balón en condiciones. Pero Oltra se olvidó de lo más esencial: a este Nàstic si le quitas el balón hasta le haces un favor; los granas sufren mucho en el ataque posicional y contra rivales que se le encierran en su campo.

Los primeros minutos del partido fueron intensos pero sin ocasiones para ningún equipo. La primera oportunidad no llegaría hasta el 22′, con un remate de cabeza de Maikel Mesa a la salida de un córner que se marchó fuera. Un minuto más tarde daría la réplica el Granada, con un remate de Joselu que se marchó alto. Y tres minutos después, en el 26′, comenzaría el recital de Uche. Un balón de Javi Jiménez le llegó al nigeriano en zona de tres cuartos, se inventó un auto pase de bandera al primer toque y, ganándole con facilidad la carrera a Menose, definió sin contemplaciones ante Javi Varas.

Pero no acabaría la cosa ahí. Ni tres minutos pasaron cuando Uche interceptó un mal pase de Víctor Díaz y, siguiendo la misma trayectoria que en el primer gol, volvió a encarar a Javi Varas y lo volvió a fusilar demostrando una capacidad de definición a la altura de los mejores delanteros de Europa. Lo había vuelto a hacer. Es impresionante el porcentaje de acierto del nigeriano en las ocasiones que tiene por partido. Ayer tuvo tres y anotó dos. Ni Messi y Cristiano.

En el 36′ tendría el hat-trick en un disparo con la pierna izquierda tras un genial recorte dentro del área. Le pudo el ansia a Uche esta vez -tenía a Maikel Mesa desmarcado y en mejores condiciones para rematar-, y lo reconoció el propio jugador tras la jugada levantando la mano en forma de disculpa hacia la grada, que respondió con una ovación cerrada. ‘Uche, Uche, Uche…’ le cantaba la grada a un jugador que ayer se consagró como el nuevo ídolo grana, si no lo era ya.

Un segundo tiempo intrascendente

Pese a los dos goles de ventaja, había desconfianza en la parroquia local. La fragilidad defensiva que vienen mostrando los granas durante toda la liga y la pólvora arriba del Granada hacían que el temor a un gol de los de Oltra pusiese en peligro una muy necesaria victoria para el Nàstic.

El Granada, como es lógico, salió volcado en busca de un gol que les metiese en el partido. A través de un incisivo Darwin Machís, el mejor jugador de su equipo, penetraron por banda izquierda a placer, aunque sin encontrar soluciones después de los desbordes del menudo jugador, una pesadilla para Abraham -que aún así se marcó un auténtico partidazo-. Da igual donde pongas a Abraham: de la lateral, de extremo, a pierna cambiada… siempre cumple. Y ayer tenía un papelón enfrente: a pierna cambiada, contra un puñal como Darwin Machís y sin ayudas en defensa de Omar Perdomo. Y aprobó con nota.

Oltra puso toda la carne en el asador. Retiró a Baena y a Menose para dar entrada a dos delanteros: Rey Manaj y Lica. Pero la acumulación de delanteros no es sinónimo de más ocasiones de gol, y es algo que parece que no va a entender nunca Oltra. De hecho, con tres delanteros centros puros en liza se vio al equipo nazarí atascado y sin saber muy bien como encontrar un remate cómodo. La fórmula era la misma jugando con uno, con dos o con tres delanteros: balón a Machís y que busque el uno contra uno. Una pobre propuesta futbolística para un Granada que tiene jugadores para mucho más. A pesar de contar con bajas clave como la de Pedro es incomprensible, por ejemplo, la suplencia de Espinosa en este equipo, uno de los jugadores con más imaginación de la plantilla. Porque ayer al Granada le faltó precisamente eso: un hombre con imaginación que diese otra velocidad al juego visitante y que diese ese último pase.

La ocasión más clara del partido para el Granada llegaría en el 68′, con un remate de Rey Manaj, tras una gran jugada individual de Darwin Machís, que se marchó fuera por poco. Poco más iba a dar el partido. En el 79′ la impotencia pudo con Machís, a quien se le fue la cabeza y le propinó a Abraham un cabezazo con el balón parado. La agresión la vimos todos menos los cuatro miembros del equipo arbitral. Machís se libró de la expulsión y se fue con una amarilla que fue sacada más que otra cosa por aclamación popular. A partir de esa jugada el partido se enredó, con un par de entradas duras de los jugadores de un Granada que ya se daba por vencido.

El partido terminó con una merecida victoria para un Nàstic que no tuvo que pelear mucho. Se encontró muy pronto con una ventaja de dos goles y a partir de ahí se limitó a contener las intentonas del Granada. Rodri firmó, con esta victoria, su continuidad como entrenador del primer equipo hasta final de temporada. En un mes al frente del Nàstic, Rodri ha recuperado la mejor versión defensiva de su plantilla y se empiezan a atisbar los primeros detalles de fútbol combinativo. Parece que este Nàstic irá para arriba. Los visitantes, por su parte, tienen mucho que trabajar, especialmente en defensa. En esta categoría la solidez defensiva da muchos puntos. Que le pregunten a Rodri.

Ficha técnica

Nàstic: Dimitrievski; Abraham, Perone, Molina, Javi Jiménez; Gaztañaga, Tejera (Eddy Silvestre, 69′); Omar Perdomo (Delgado, 61′), Maikel Mesa; Barreiro, Uche (Muñiz, 69′).

Granada: Javi Varas; Víctor Díaz, Menose (Lica, 76′), Saunier, Alex Martínez; Baena (Rey Manaj, 52′), Alberto Martín; Kunde, Puertas (Espinosa, 86′), Machís; Joselu.

Goles: 1-0 Uche (26′), 2-0 Uche (30′).

Árbitro: Moreno Aragón, Colegio Madrileño. No tuvo su mejor actuación. Amonestó a Abraham (54′) y Eddy Silvestre (83′); y a Machís (78′), Alberto Martín (79′) y Saunier (90′).

Incidencias: 5.212 espectadores en el Nou Estadi de Tarragona. Numerosas camisetas del Granada. Sin incidencias entre aficionados.