Pacto de silencio por el #DogusGate

Recorte de prensa del Diario AS

El lunes por la noche toda la Málaga futbolera conocía la verdad del #DogusGate, hashtag con el que se ha conocido el “troleo” de unos aficionados a quien se denomina líder del periodismo deportivo malagueño.

Cada verano en Málaga llegan la Feria, el mes de agosto e, indefectiblemente, la noticia de que el Málaga va a ser vendido, de manera “inminente”, a algún grupo inversor extranjero que nos va a convertir en el nuevo PSG.

Este año aún no habían salido noticias de la más que segura venta, así que un par de aficionados decidieron arreglar el entuerto, y el modo elegido fue engañar a una de las “fuentes solventes” del director de Radio Marca Málaga, Antonio Jesús Merchán, conocido por su inquina contra los actuales propietarios del Club malagueño.

El engaño consistía en hacerles creer que el Málaga iba a ser vendido al grupo turco Dogus, que ya está presente en el deporte a través de clubes de baloncesto (Darussafaka o Fenerbahçe).

Como si de un novato se tratara, el ansia de Merchán de dar la buena nueva de la venta, le hizo publicarla antes de proceder a contrastarla. Pues bien, el lunes por la noche se destapó el engaño, dejando en paños menores al citado Merchán.

No es la primera vez que en Málaga se juega a engañar a una prensa local que, como norma general, se posiciona siempre contra la familia dueña del equipo blanquiazul. Todos los malaguistas recuerdan aquella nota de prensa del Diario AS, “informando” de la adquisición del inexistente jugador Sayalongo, fruto también de la inventiva de traviesos aficionados malaguistas.

El espectador no iniciado en la actualidad del Málaga puede estar sorprendido, pero aquí ya sabemos de qué pata cojea cada banco. Ni AS, ni el Diaro SUR, ni la Opinión de Málaga, ni siquiera los más imparciales de El Desmarque, se han hecho eco del engaño.

¿Corporativismo? Quizás no sea ni siquiera eso, sino el hecho de cubrirse las espaldas cuando a ellos les toque ser burlados, o su necesidad de no enemistarse con un medio tan poderoso como Marca. El que escribe esto ya ha sido ninguneado en público por alguno de sus miembros por criticar su mala fe y parcialidad.

Nadie está libre de caer en las garrar de “trolls” que nos engañen, y quizás habría que decirle a Merchán que haría mejor guardándose su bilis para atacar a los propietarios del Málaga. Que en el periodismo, y más en el deportivo, hay que saber aceptar los golpes con, y valga la redundancia, deportividad. No cabe calificar de “desalmados” a los que solo han realizado un inocente ejercicio de demostración de la poca credibilidad de muchos medios de comunicación malagueños, que cegados por su odio, no desaprovechan la oportunidad de arremeter contra su enemigo.

Pero sepan los seguidores del ínclito Merchán (Kakapú para los tuiteros) que según sus propias palabras “En esa línea vamos a seguir”, y lo harán, con “h” incluida, “en haras de ayudar al Málaga”.

Solo un par de consejos: Contrasten las noticias, y utilicen el corrector ortográfico.

 

 

Sobre Carlos Manuel Jiménez 297 Artículos
Trabajando en la Universidad de Málaga. Subdirector del desaparecido Diario de Málaga. Socio del Málaga en 3ª y en Champions.