Proyecto Quique: un paso más para soñar

Finalizada la pretemporada, el Espanyol afronta la última semana antes de empezar el campeonato de Liga con un ambiente algo enrarecido. Hace poco más de un año, el empresario Chino Mr.Chen aterrizaba en Barcelona para hacerse cargo del club perico, sanearlo y cambiarle la cara. Por dentro y por fuera. Traer estabilidad institucional y económica al club, crecer a nivel social y, sobretodo, potenciarlo en lo deportivo. Hasta el momento todas ellas se han cumplido. En apenas una temporada, el magnate asiático ha terminado con la deuda del club y de la mano de Quique Sánchez Flores y varios futbolistas los blanquiazules han pasado de luchar por el descenso a cerrar la pasada campaña en octavo puesto y con aspiraciones europeas. El primer año fue bueno. En este segundo, siguiendo los plazos del proyecto, el objetivo era y será pelear por los puestos europeos.

La pretemporada ha sido buena y frente a equipos de nivel. Victoria ante el Borussia Dortmund o empates ante Twente y Hamburgo. Todos ellos sin encajar ni un gol. La única derrota llegaría ante el Napoli de Sarri en su presentación en San Paolo. Una de las plazas más complicadas en Europa. Previsible. Sin embargo, tras la ilusión con la que se cerro el pasado curso y las altas expectativas generadas en este, el ambiente se ha enrarecido en las últimas semanas. En primer lugar, el límite salarial, ese que no se sabe muy bien por qué motivo tiene atado a clubs como el Espanyol pero permite que otros muevan cantidades de 200 millones de euros y paguen sueldos astronómic0s, impedía fichar a los blanquiazules si no se producían salidas antes.

Ante esa situación, el mercado quedó paralizado. Llegaron Esteban Granero, Mario Hermoso y Sergio García. Los tres a coste cero. El pirata ha realizado una gran pretemporada, mostrándose como uno de los goleadores del equipo en su faceta de llegador. Futbolista interesante que, como el mismo ha reconocido, se adapta perfectamente al sistema de Quique: Fútbol vertical y directo. Buena apuesta para el centro del campo donde mezclará con los Marc Roca, Jurado, Javi Fuego o, a poder ser, David López. Hermoso, procedente del Castilla, llegaba al club para reforzar la parcela defensiva, muy falta de efectivos la temporada pasada y que obligó a David López a una reconversión extraordinaria como central. Tras la pretemporada, Hermoso apunta maneras y se le ven hechuras de buen central. El tercero, Sergio García, no necesita presentación. El delantero del Bon Pastor regresa a casa para aportar experiencia y una dosis de calidad que seguro será importante.

Con la salida de Caicedo a la Lazio, ya que el ecuatoriano no entraba en los planes del técnico tras una horrible temporada, el Espanyol liberaba la ficha más alta. Es entonces cuando se esperaba que llegaran más refuerzos. Algún fichaje il·lusionante en la parcela ofensiva y alguna otra cara en zona defensiva. Esta última semana, en el descanso del partido frente al Nápoles, el Espanyol anunciaba la incorporación de Naldo, central brasileño procedente del Krasnodar que ya militara en el Getafe anteriormente. Sin embargo, al finalizar ese partido, Quique comentaba estar muy triste y desanimado. La noticia de que el Villarreal, club con el que se comparten los derechos del futbolista, pretendía recuperar al estandarte perico, Gerard Moreno, trastocó el ambiente entre los aficionados y puso al club en alerta. Faltaban movimientos. El mensaje de Quique caló y los blanquiazules ya le han ofrecido una notable mejora de contrato para que permanezca donde él quiere, en su casa.

En esta tramo final de mercado, Mr.Chen llegará a Barcelona para supervisar los últimos movimientos y volver a ilusionar a la afición con nuevas caras. Los próximos podrían ser Didac Vilá, cerca de cerrar su regreso al Espanyol y Diego Reyes, futbolista fundamental para Quique la temporada pasada, cedido por el Oporto, que completaría la zaga blanquiazul y liberaría a David López para ejercer de centrocampista. En definitiva, queda mercado y movimientos por hacer pero las sensaciones a nivel deportivo son positivas. El equipo, cada vez más sólido y consistente se acerca a lo que pretende Quique. El Espanyol mantiene el mismo bloque de la pasada temporada. Ya no tiene obligaciones de vender y, con algún otro refuerzo que vendrá y con la consagración de una buena generación de canteranos que ya se lucieron el curso pasado (Aarón, Marc Roca, Melendo o Marc Navarro) los blanquiazules pelearan por dar otro pasito y soñar con alcanzar puestos europeos. El club trabaja lento pero bien. El Espanyol está en el buen camino. Y esto empieza ya. Suerte pericos.

Sobre Santiago Oliván 58 Artículos
Técnico superior en Producción Audiovisual. Estudiante de Periodismo. Amante de este juego llamado fútbol.