La hazaña del CD Calahorra

Foto vía luisjacalahorra.com

No siempre ganan los buenos. Esa frase puede ser la que mejor encaje para describir la increíble hazaña que vivió en la temporada 2000-01 el CD Calahorra. Por aquel entonces el equipo riojano competía en el Grupo II de la Segunda División B, junto a equipos de la talla del Burgos CF, el Barakaldo CF, el Real Unión o la Cultural y Deportiva Leonesa. La andadura del equipo calagurritano en la categoría de bronce empezó en la temporada 1998-99, y se acabó en 2003-04, pero los aficionados rojillos jamás olvidarán la primavera de 2001, en la que estuvieron a punto de alcanzar la gloria.

A comienzos de la temporada, los riojanos se marcaron como objetivo acabar en mitad de tabla, intentando no pasar ningún apuro. El equipo estaba formado por canteranos de Osasuna y exjugadores de la categoría de plata entre los que destacaban Carlos Cuéllar (actual jugador del Norwich City inglés), Dulce (ex del mítico CD Logroñés), Txiki (ex de Elche CF y SD Eibar entre otros), Ochoa (ex de Real Murcia, Alavés o CD Numancia) o Pacheta (sobrino de José Rojo y ex jugador del Burgos CF, actualmente en la Peña Deportiva de Santa Eulalia).

El equipo empezó fuerte, venciendo 1-3 a la SD Beasain, pero cuatro partidos sin ganar hicieron que perdiera fuelle. Sin embargo, los calagurritanos estuvieron trece jornadas seguidas sin conocer la derrota (desde la 19 hasta la 32), lo que les llevó a lo más alto de la tabla. Una derrota ante el Eibar B estuvo a punto de costarles un susto, pero se rehicieron gracias a las victorias contra Barakaldo CF y CD Tropezón, que les volvieron a dar alas. Finalmente, una victoria en El Plantío (0-1), propició que el equipo acabara en la tercera posición, lo que les clasificó para jugar la liguilla de ascenso.

La liguilla de ascenso más disputada

Tras la euforia de la clasificación para disputar la Liguilla, quedaba lo más complicado, acabar primero y conseguir el ansiado sueño de ascender a la categoría de plata. Ese sueño empezaría el día 20 de mayo, cuando los calagurritanos se enfrentaron al Espanyol B en lo que es hoy la Ciudad Deportiva Dani Jarque. En el feudo del filial blanquiazul vencieron al conjunto perico gracias a un gol de Ipintza en el minuto 16.

El segundo partido se disputó el día 25 de mayo contra el Atlético B en La Planilla. Un filial rojiblanco que por aquella época contaba con varios jugadores de sobra conocidos en el ámbito nacional, entre ellos: Antonio López (Campeón de Europa, ex capitán del Atlético e internacional), Diego Rivas (UE Llagostera), Óscar Sánchez y Richi (ambos ex del Real Murcia), Raúl Molina (ex delantero del RC Recreativo y del RCD Espanyol entre otros), Mario (ex de Real Valladolid y actual jugador del Real Zaragoza) o el ex cordobesista Asen. Comenzaron bien los rojillos, quienes se adelantaron con un gol del ariete Ipintza, pero en el segundo tiempo Dani Ruiz y Richi remontaron para el conjunto madrileño y el resultado acabó 1-2 para desgracia de los locales.

El día 1 de junio el CD Calahorra comenzó a ver realizado su sueño. Viajaron hasta el campo del Cerro del Espino (Majadahonda) para disputar el segundo partido frente al Atlético B. Los pupilos de Emilio Remírez se impusieron al filial rojiblanco en un partido que siempre quedará en la memoria de cualquier ciudadano del pueblo riojano. Durán abrió la lata para los rojillos en el minuto 22, y tras el descanso, el defensa central Costanilla marcó el gol de la tranquilidad, el definitivo 0-2, lo que les acercaba más al ascenso.

Ese sueño cada vez cogía más forma, el día 8 de junio volvieron a enfrentarse al filial blanquiazul, esta vez en La Planilla, donde también consiguieron la victoria, eso sí, sufriendo como nunca. Gerard Autet adelantó a los pericos en el minuto 42, pero los locales no se vinieron abajo, y tras la reanudación, consiguieron dar la vuelta al encuentro en los últimos minutos. Txiki de penalti en el 71′ de partido y más tarde Beramendi en el 84′, fueron los autores de la remontada rojilla.

Llegó lo más difícil. El equipo riojano se enfrentaría a uno de los “gallitos” de la categoría, el Polideportivo Ejido de Antonio Tapia. Los celestes contaban en sus filas con jugadores tan emblemáticos como Marcos (ex portero del Racing), Patri (ex del Sevilla FC), Francisco (actual técnico de la UD Almeria) o el vallisoletano Santi Sedano. El marcador no se movía a favor de ninguno de los dos equipos hasta que en el minuto 76 de encuentro, Sergio Cruz adelantó a los visitantes, dejando fríos a los aficionados. Tan solo diez minutos más tarde, un autogol de Dulce dejaba la eliminatoria casi sentenciada para los ejidenses. Los calagurritanos buscarían el milagro en tierras almerienses una semana después.

cuellar

Carlos Cuéllar llora desconsolado sobre el césped del Santo Domingo

El 24 de junio pasará a la historia como el día en el que se cometió una de las mayores injusticias con el fútbol riojano. Los de Emilio Remírez viajaron a El Ejido en busca de una remontada imposible. Los primeros 45 minutos transcurrieron con dominio alterno de ambos equipos, y se llegó al descanso con empate a cero en el marcador. Los rojillos abrieron la lata en el minuto 53 gracias a un gol del calagurritano Adrián, pero los almerienses reaccionaron rápido y empataron con un gol de Patri en el minuto 60. Más allá de eso, al CD Calahorra se le anuló un gol claro que el árbitro no vio, alegando que había muchos papeles en el fondo de la portería, y más tarde, un claro penalti no pitado a favor de los visitantes truncó el sueño del club riojano y fue el Polideportivo Ejido quien ascendió a Segunda División.

Hay veces que, por mucho que un equipo se esfuerce al máximo, por las circunstancias que sean, un club no puede conseguir su sueño. Ese fue el caso del CD Calahorra. Por eso no siempre ganan los buenos en este deporte injusto que es el fútbol.

Sobre Víctor Polo 56 Artículos
Abajas (Burgos), 1992. Redactor en Los Otros 18.